Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Los suizos reciclan e incineran casi toda su basura



Suiza produjo más de cinco millones de toneladas de desechos urbanos en 2006. Recicló alrededor de la mitad de ellos. La otra parte, casi por completo, terminó en las bóvedas de incineración.

Con una tasa de reciclaje de más del 50%, Suiza se coloca entre los países más avanzados en materia de recuperación de desechos. Cada suizo produce 714 kilos de basura en promedio anual, lo que lo convierte en uno de los campeones europeos en la producción de residuos.

La evacuación de la basura es un problema que una vez más afectó a Nápoles, en la región de Campania, Italia, atrayendo la atención de la opinión pública internacional sobre las consecuencias de una mala gestión de los desechos.

Esta situación de emergencia no sólo se explica por la influencia de la camorra, la mafia local, en el jugoso mercado de la basura, sino también por la carencia de infraestructuras para el tratamiento de los residuos. A esto se agrega una tasa de reciclaje extremadamente bajo: apenas 10,6% en Campania, en comparación del 24,3% en toda Italia, según indica un sondeo publicado por el diario 'La Repubblica'.

Por esa razón, las autoridades de la Campania se vieron obligadas a reabrir sus vertederos de basura ya cerrados. Una decisión que suscitó la ira de los ciudadanos y ha llevado a la exportación costosa de los restos hacia otras regiones italianas, hacia Alemania y, muy pronto, hacia Suiza.

El arte del reciclaje

Las voces que reclaman la reducción al máximo de los daños provocados por los desechos a la salud y al medio ambiente se escuchan desde hace mucho tiempo. La Unión Europea (UE) se rige con el principio de las cuatro 'R', es decir, la reducción de las materias primas empleadas, la reutilización de los productos, el reciclaje y la recuperación de la energía contenida en los desperdicios.

Aún cuando no forma parte de la UE, Suiza está considerado como un país ejemplar en el trato de residuos. Con un porcentaje de más de 50% de basuras urbanas tratadas, el país es uno de los más ecológicos de Europa. La tasa de reciclaje supera incluso el 95% de algunos tipos de materiales, tales como el vidrio.

"No hay casi más margen de maniobra para mejorar el reciclaje de basuras producidas por los hogares, pues ya se maneja de forma muy competente", explica Mathias Tellenbach, jefe adjunto de la sección 'Desechos y materias primas' de la Oficina Federal de Medio Ambiente. Por el contrario, aún podría hacerse algo en lo que concierne a los materiales plásticos utilizados en la industria.

Para impulsar este hábito, numerosas comunas suizas han introducido la "tasa por saco de basura". Cada bolso repleto de desechos debe tener pegada una etiqueta que compruebe que la tasa para su evacuación ha sido pagada. Sólo así puede ser tomada por el camión de la basura. En cambio, el reciclaje del vidrio, el papel y los desechos orgánicos es gratuito, pero cada hogar se encarga de ubicarlo en los depósitos específicos para su reutilización.

Una fuente de energía

En Suiza existen 29 centros de incineración de basura. De acuerdo a la Oficina Federal de Medio Ambiente, 3,65 millones de toneladas de basura se quemaron en 2006, de las cuales 417.000 toneladas fueron de países limítrofes.

Las fábricas de tratamiento representan un método eficaz para reducir el volumen de los residuos y, además, participan también en el aprovisionamiento energético del país. En 2006, la quema de basura generó una producción de 1.823 gigawatts/hora (GWh), es decir, 3,1% de la producción eléctrica global de Suiza.

Una pequeña parte de los restos termina su camino en los vertederos: "Desde el año 2000 está prohibido depositar en ellos residuos combustibles y químicamente inestables*, recuerda Tellenbach. "Únicamente los surgidos de la combustión de desechos y algunos materiales de construcción o escorias industriales terminan aún en los depósitos".

En ese ámbito, Suiza también se coloca entre los más avanzados. En otros países, los vertederos son más utilizados que las bóvedas de incineración: en Italia, por ejemplo, se entierra el 63% de los desechos, en Grecia, el 91% y en Gran Bretaña, el 78%.

Grandes productores de basura

La Confederación Helvética es menos ejemplar en lo que se refiere a la reducción de materias primas desechadas. Con 714 kilos anuales de basura por habitante, Suiza está entre los campeones europeos en la producción de basura.

Mathias Tellenbach estima, sin embargo, que hay que ser prudente en los datos comparativos con otros países europeos: "Debido a que el sistema de recolecta de basura es muy eficaz en Suiza, prácticamente ningún tipo de residuo escapa de los registros estadísticos. En otros países, por el contrario, las estadísticas podrían resultar menos completas."

Aunque aún queda el hecho de que Suiza presenta cifras más altas con respecto a países que difícilmente pueden ser acusados de poco eficaces, como Alemania (638 kilos por habitante en 2003), Austria (610 kilos), Suecia (471 kilos).

"Las comparaciones entre países siempre son difíciles, pero es cierto que cada habitante de Suiza produce al año basura que corresponde a diez veces su propio peso", concluye Mathias Tellenbach.

swissinfo, Andrea Tognina
(Traducido del francés por Patricia Islas Züttel)



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×