Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Reacciones en Suiza


Atentados: "Una señal de una fuerza monstruosa"


Por Marcela Águila Rubín


Túnez anuncia el reforzamiento de la seguridad y el cierre de mezquitas, mientras los turistas vuelven a sus hogares y Kuwait entierra a sus muertos. La comunidad internacional despertó este fin de semana con el amargo resabio de la violencia que se registró el viernes, segundo de Ramadán, y que dejó un saldo de decenas de muertos y heridos en diversos países.

“El horror alcanzó las dos orillas del Mediterráneo e incluso más allá”, subraya el cotidiano suizo ‘Le Temps’ en un artículo intitulado “Evitar la trampa del odio”, y en referencia a los ataques terroristas que habrían sido perpetrados por el grupo extremista Estado Islámico.

Por su parte, 'La Tribune de Genève' alude a los atentados del viernes como "actos terroristas devastadores" y de una "potencia simbólica monstruosa". Considera que, de comprobarse la coordinación entre ellos, "los mensajes a los herejes" del mundo entero son de una limpidez aterradora".

Precisa que la decapitación en Francia, practicada por Daech (Estado Islámico) en Irak es exportada por primera vez a Europa. "El mensaje: llegamos hasta ustedes, en el corazón de Europa, con nuestra prácticas". 

A su vez,  el ministro suizo de Exteriores, Didier Burkhalter, ratificó el apoyo de su país a la democratización en Túnez y destacó el interés de Suiza en “mejorar la estabilidad alrededor de nosotros”, con la ayuda humanitaria y los buenos oficios. 

A poco de conocerse la ola de atentados, el viernes pasado, el Gobierno de Suiza condenó los hechos.

“Debemos luchar contra la intolerancia, el extremismo y el terrorismo. No podemos dejarnos intimidar por este tipo de actos”, declaró la presidenta de la Confederación, Simonetta Sommaruga. “El Consejo Federal (Gobierno), en nombre del pueblo suizo, expresa sus condolencias a las familias de las víctimas y a los Estados concernidos”, declaró la también ministra de Justicia.

En Túnez, anuncian cierre de mezquitas

El viernes pasado, una persona armada abrió fuego en el balneario tunecino de Susa dando muerto a 38 turistas entre los cuales había ciudadanos alemanes, belgas e ingleses (estos últimos, la mayoría), de acuerdo con las autoridades locales.

Este fin de semana, los paseantes comenzaron a volver a sus países en vuelos especiales que fueron organizados para tal efecto, mientras que el Gobierno de Túnez anunció el fortalecimiento de las medidas de seguridad, con la participación del ejército, en sitios turísticos y arqueológicos, el cierre de mezquitas "fuera de la ley" (unas 80) y la celebración en septiembre de un congreso nacional para luchar contra el terrorismo.

En Kuwait las fuerzas de seguridad se encuentran en alerta máxima luego de que 26 fieles perdieran la vida durante uno de los peores ataques terroristas contra el emirato y el primero contra un lugar de recogimiento. El ataque se produjo a la hora del rezo semanal en la mezquita de Al Imam Al Sadeq y dejó también más de 200 heridos.

También Francia se mantiene en alerta luego de que un empleado asesinara y decapitara a su jefe en una empresa ubicada en Isère para luego colocar la cabeza de la víctima en una reja, flanqueada por banderas islamistas.

Crear islamofobia y represión

De acuerdo con 'Le Temps', el propósito del grupo Estado Islámico es suscitar la islamofobia en Francia, una deriva represiva en Túnez y el odio confesional en Kuwait.

“¿Cómo no vincular los tres atentados? ¿No surgen de una misma ideología nauseabunda que preconiza el odio y la primacía de una mezquina interpretación del Corán contra todos los otros?”, añade el diario al advertir que “más que nunca hay que resistir y recordar que debemos estar unidos, cristianos, musulmanes y todos los demás frente a una ideología tóxica”.

No solamente en Suiza, sino en los diversos confines, los medios de prensa dan cuenta de la sangrienta jornada del viernes, en la que, como lo señala el New York Times:

“En cuestión de horas y en tres diferentes continentes, militantes efectuaron ataques que mataron a decenas de civiles, horrorizaron a las poblaciones y replantearon las espinosas preguntas sobre la cambiante naturaleza del terrorismo internacional y lo que se puede hacer para luchar en su contra”.

El diario americano subraya que los ataques se produjeron en momentos en que se da una rápida evolución en las más peligrosas organizaciones terroristas del mundo “las cuales siguen buscando formas de golpear y de expandir su ideología a pesar de más de una década de costos esfuerzos de Estados Unidos y otros para acabar con sus líderes”.

Amén de los ataques señalados, más de 150 civiles fueron muertos en Kobané y decenas más en Somalia durante una jornada “inflamada de violencia con la marca de los yihadistas”, en palabras de Le Monde.

Sin evidencia de coordinación

“Esta ola asesina se produce tres días después de un llamado del Estado Islámico (EI) que combate en Irak y en Siria, incitando a los musulmanes en el mundo a emprender una guerra santa contra los “herejes” durante el Ramadán, que comenzó el 17 de junio. Pero nada indica hasta ahora que los ataques del viernes hayan estado coordinados”, añade el cotidiano francés.  

El País, evoca igualmente el llamado hecho por el Califato (el aniversario de cuya proclamación se cumple el lunes) a sus adeptos de atacar a los “herejes” durante el Ramadán. El diario español refiere el “avance sin freno del terror del islamismo radical” y considera que con los ataques simultáneos en lugares tan distintos como Túnez, Kuwait y Francia, “la violencia yihadista ha mostrado este viernes su capacidad letal”.

Para el diario español, los ataques se han producido contra tres habituales objetivos yihadistas que representan a los “enemigos” más citados en sus proclamas: Túnez, que se aleja del islamismo radical; los fieles chiíes y los países europeos.  Y ello, en paralelo a la embestida de Al Shabab (filial de Al Qaeda), en Somalia y del EI contra civiles en Kobane.

“Es en ese frente en el que la coalición liderada por Estados Unidos, integrada también por países árabes y occidentales, pone en duda la eficacia para combatir a unos “ejércitos” surgidos de la noche a la mañana y que son capaces de poner contra las cuerdas a sus enemigos en sus propias casas”.

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×