Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Muzeum Susch, Engadina El nuevo museo donde mandan las mujeres

Dos obras de arte

En primer plano, escultura sin título de Ellen Cantor (1961-2013); al fondo, “Guerras étnicas. Grandes vanidades todavía vivas” de Zofia Kulik, (polaca, nacida en 1947), forma parte de la exposición inaugural del Muzeum Susch, Mujer mirando a hombres que miran a mujeres. El título está tomado de un ensayo de Siri Hustvedt (2016) en respuesta a una exposición de Pablo Picasso, Max Beckmann y Willem de Kooning en la Pinacoteca de arte moderno de Múnich titulada ‘Mujeres’, 2012.

(Carlo Pisani/swissinfo.ch)

El pueblo de Susch, en la parte baja del Paso Flüela, habitualmente era un lugar de paso tranquilo entre la Alta y la Baja Engadina en el cantón de los Grisones. Ahora alberga uno de los espacios artísticos más impresionantes de Suiza: el Muzeum Susch, obra de la multimillonaria coleccionista polaca Grażyna Kulczyk, que, con un ambicioso programa centrado en el papel de la mujer en las artes y las ciencias, ha abierto sus puertas en enero.

Susch (206 habitantes, desde 2014), a unas dos horas de Zúrich, se ha convertido en punto importante en el mapa turístico de los Grisones. A la Clínica Holística Engiadina (abierta en 2010), un spa para pacientes con estrés laboral y depresión, se le suma el Muzeum Susch, que ofrece otro tipo de terapia para los sentidos.

La enorme (re)construcción del antiguo monasterio y fábrica de cerveza (con partes del siglo XII), en la que se ha excavado un paso subterráneo que conecta ambos, alteró por completo el día a día del pueblo. “Todo ha cambiado”, declara una persona de la localidad a swissinfo.ch cuando atravesamos el puente sobre el río Inn hacia el museo. “¿Ve que la corriente está bajando? Bueno, pues antes de la construcción solía subir, así que ahora resulta mucho más fácil pescar”, añade con una gran carcajada.   

Mareike Dittmers, la directora, también está sorprendida por la gran afluencia de visitantes que el museo ha recibido justo tras su inauguración el 2 de enero: 2 000 personas en dos semanas; más de 8 000 en los tres primeros meses. Además de la amplia cobertura en la prensa internacional. “Supongo que el público enseguida se ha dado cuenta de que es algo especial, no solo exótico”, explica.

De hecho, en la actual tendencia de museos privados que están emergiendo en todo el mundo –especialmente en China y Estados Unidos– el Muzeum Susch sobresale. “La mayoría de estos museos privados creados por multimillonarios son meras fanfarronerías”, dice Chus Martínez, española y directora del Instituto Susch, el grupo de estudio que funciona junto con el programa del museo. “Muzeum Susch, por otro lado, es un museo privado basado en la investigación, que en sí mismo es algo rarísimo”, añade.   

La idea que Martínez tiene del Instituto es la de ser una extensión de un centro de investigación (el Centro de Excelencia de la Mujer) que ha establecido como directora del Instituto de Artes en la Academia de Arte y Diseño de BasileaEnlace externo, perteneciente a Universidad de Arte y Ciencias Aplicadas del Norte de Suiza (FHNWEnlace externo), donde también dirige Der Tank, el espacio de exposición del Instituto. Historiadora de arte y conservadora consagrada, Chus Martínez ha tratado temas de género durante muchos años, y su posición en torno al feminismo va mucho más allá de las nociones simplistas de “guerra de sexos”. Ella mira hacia el futuro.

La mecenas práctica

Durante la renovación del museo, Grażyna Kulczyk ha tenido una presencia constante en Susch. Supervisó cada uno de los aspectos del proyecto y seleccionó cuidadosamente a sus colaboradores. Pero el nuevo museo no pretende ser un mero almacén bonito en el que albergar su extensa colección. Para mantener un intercambio constante con otras instituciones, en cada exposición solo entre el 40% y el 50% de las obras mostradas pertenecen a la colección de Kulczyk.

Y esto no se aplica solo para obras de arte y objetos; también para el personal. El museo no tiene un conservador principal, sino que prefiere trabajar con expertos invitados. Mujer mirando a hombres que miran a mujeres, la exposición actual, ha sido concebida por Kasia Redzisz, conservadora jefa de la Tate Liverpool (Inglaterra).

En el Muzeum las mujeres ocupan prácticamente todos los puestos destacados, de arriba abajo. En el equipo solo hay un hombre: Krzysztof Kościuczuk, el conservador ejecutivo. Sin embargo, tal y como explica Martínez a swissinfo.ch, el enfoque feminista no es la tarjeta de presentación de la institución. “En torno al género hay otros muchos temas importantes: el colonialismo, el racismo, la pobreza, la desigualdad”.      

Las primeras críticas al diseño del museo se han hecho en esta dirección. El crítico basado en Zúrich Aoife Rosenmeyer plantea algunas preguntas en torno a la accesibilidad al museo, situado en una región turística bastante adinerada, no lejos de St. Moritz. ¿No refuerza esto el circuito elitista de las artes?

“El clasismo, en cambio, sigue estando muy presente, ya que el mercado del arte engrasado de manera especial por el bombo, la exclusividad, el pedigrí y la procedencia: y el Muzeum Susch fomenta ese ambiente”, escribe Rosenmeyer. Esta es una pregunta que evidentemente estará ahí, pero que hasta ahora no ha molestado al programa. Dittmer se enorgullece de destacar el hecho de que cada etapa de este proyecto se ha realizado con la participación plena de la comunidad local.    

En cualquier caso, Suiza es en sí misma un lugar privilegiado, una comunidad cerrada dentro de la cerrada comunidad europea. Y un país muy tradicional y patriarcal, ¿no es así? Sí y no, argumenta Chus Martínez.  

El Muzeum también comprende una residencia artística y un programa dedicado a las actuaciones artísticas, además de una serie de simposios y conferencias. Para presentar estas actividades presenciales, en lugar de llevar a cabo una operación editorial, el museo ha optado por ofrecerlas a través de podcasts. Se espera que este año salgan a la venta 15. Los visitantes también pueden descargarse una aplicación para navegar por los espacios expositivos.

Grazyna Kulczyk

(Anoush Abrar)

Grażyna Kulczyk es una activa (aunque discreta) mecenas de las artes contemporáneas. Una pasión que ha desarrollado desde sus más modestos años de estudiante, a finales de los 60, en Polonia. Sin dinero para comprar obras de arte, Grażyna Kulczyk comenzó a coleccionar carteles. Después, en la década de 1980, para exponer las obras de sus artistas favoritos utilizó el concesionario de coches de su difunto marido, en vez de una galería. A medida que, con el fin del régimen comunista, la fortuna familiar creció de manera exponencial –y jugando Grażyna un papel activo en el negocio– decidió encauzar sus adquisiciones en el arte contemporáneo, dando prioridad a artistas de Polonia y de la Europa del Este, muchos de ellos mujeres.

En 2003 compró una fábrica de cervezas en ruinas en Poznan, su ciudad natal, Stary Browar, que transformó en un moderno centro de artes visuales e interpretativas, alquilando el resto del espacio a tiendas y restaurantes. De esta manera, el centro cultural podría subvencionarse, en gran parte, por los ingresos del centro comercial contiguo. Los ambiciosos planes para Stary Browar fueron abortados pronto por el desfavorable clima cultural fomentado por Ley y Justicia: partido nacionalista en el poder desde 2005. Stary Browar se vendió en 2015 a Deutsche Asset and Wealth Management, por 290 millones de euros (325 millones de dólares).

Tras mudarse a los Grisones con su colección, pensar en el futuro Muzeum Susch fue cosa del destino. Atrapada en un atasco en Susch, de camino a su casa en Tschlins, vio el viejo y ruinoso complejo del  monasterio y la fábrica de cerveza e imaginó que su sueño se hacía realidad en Suiza.

La Sra. Kulczyk también forma parte de comités y juntas directivas de la Tate Modern (Reino Unido), del Museo de Arte Moderno de Varsovia y de la comisión del fondo de mujeres contemporáneas del Museo de Arte Moderno de Nueva York (Moma).

Fin del recuadro


Traducción del inglés: Lupe Calvo

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes