Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Un día después


Tras el rechazo a limitar más la inmigración en Suiza




Esta vez no hay un nuevo freno a la inmigración. (Keystone)

Esta vez no hay un nuevo freno a la inmigración.

(Keystone)

Los medios observaron con interés el rechazo, en  referéndum, a la iniciativa para contener el crecimiento de los inmigrantes en Suiza y contribuir en programas de control de natalidad en los países pobres, a través de la ayuda al desarrollo helvética. 

“La sencilla ecuación consistía en que cuantos menos pobres nazcan, menos pobres inmigrarán en el futuro al idílico país helvético”, indica Rosalía Sánchez, en la información sobre los resultados de las 3 votaciones que este domingo tuvieron lugar en Suiza, publicada en elmundo.es.

“Los helvéticos han votado este domingo en referéndum una iniciativa para limitar el porcentaje de crecimiento de los inmigrantes que residen en Suiza, una propuesta que ha sido rechazada por el 74% de los votos. La inmigración pobre, que amenaza con desbordar los sistemas sociales y la imagen de bienestar de los países más ricos, ya ha sido motivo de nuevas regulaciones en Alemania y Reino Unido”.

La meta de la iniciativa rechazada ayer, presentada por una asociación denominada Ecología y Población (Ecopop), era limitar la inmigración para preservar el medio ambiente. Por ello su nombre: ‘Freno a la superpoblación para reducir la huella ecológica’. Planteaba que la inmigración neta –el número de inmigrantes menos el número de emigrantes– no superase durante tres años una media anual del 0,2% de la población residente y que, además, al menos el 10% de la ayuda pública al desarrollo se destinara a proyectos de planificación familiar voluntaria en los países pobres.

En Suiza, la mayoría de los grupos políticos y sociales del país coincidían en que la iniciativa era demasiado estricta, así como perjudicial para Suiza, su prosperidad económica y su tradición humanitaria. “No podríamos firmar ningún tratado internacional que entorpeciera o bloqueara la asignación de mínimo el 10% de los recursos a la planificación familiar. Suiza inventaría el colonialismo del siglo XXI”, sentenciaba Isabelle Moret, diputada del Partido Liberal Radical (PLR, derecha), en entrevista con swissinfo.ch.

Para Lucía Abellán, en un artículo previo publicado en 'El País', el referéndum era un reto a la Unión Europea: ‘Suiza reta a la UE con un referéndum para impedir la entrada de inmigrantes’ y con ello, el país helvético se jugaba una de las claves de su prosperidad.

Esto, luego de que Suiza hace nueve meses, también en las urnas, hubiera decidido frenar la inmigración con el único socio comercial al que le abre las puertas a su mercado laboral: la Unión Europea.   

La prensa helvética este lunes advierte justamente que esa iniciativa, que sí fue aprobada hace nueve meses, es hoy aún motivo de adaptaciones de un gobierno que tiene que adecuarse a la decisión popular de establecer la preferencia nacional en la mano de obra y establecer un sistema de contingentes.

El 'Neue Zürcher Zeitung' indica que un veredicto favorable ayer a la iniciativa de Ecopop, “habría sido fatal, pues habría privado al Gobierno de todo margen de maniobra en su búsqueda de compromiso con la UE.

Para 'La Tribune de Genéve' se trata esta vez de un “un voto real y no uno táctico”, de protesta. 'Le Temps' advierte, sin embargo, que sería grave pensar que se trata de “un retroceso de los electores, un voto de corrección”. 

swissinfo.ch

×