Navigation

"Con un sueño y con el corazón"

Sus conceptos de almacenamiento incluyen transportadores como éstos. Stöcklin

Así llegó hace 15 años a México el ingeniero Peter Riesterer para instalar el primer sistema de almacenamiento y manejo de materiales del grupo Stöcklin en ese país.

Este contenido fue publicado el 14 mayo 2004 - 20:31

La primera piedra del ejemplo esculpido con tesón por una de las PYMES helvéticas que paso a paso se ha abierto camino en México.

Los principales actores del intercambio comercial y de inversiones entre México y Suiza son los empresarios.

Firmas conocidas en todo el mundo como Roche o Nestlé encabezan el listado de 350 empresas suizas presentes en México.

Y compañías clasificadas dentro del catálogo de la pequeña y mediana industria, como es el caso del Grupo Stöcklin, especialista helvético en sistemas de equipos de almacenamiento y en el mercado desde hace 70 años.

El grupo tiene subsidiarias en Europa y América Latina, y Peter Riederer, miembro de la empresa desde hace 25 años, ha participado en sentar las bases de Stöcklin en países del Viejo Continente, como Inglaterra o Países Bajos, así como al otro lado del Atlántico: en Brasil y México.

“En México empezamos con la primera instalación hace 14 años. Fue para Sandoz, (actualmente Novartis) con sede central en la ciudad de Basilea”, recuerda el actual director general de Stöcklin Logistics de México S.A. de C.V.

En la casa matriz de Stöckling, ubicada en Dornach, en la periferia de Basilea, el ingeniero recibió a swissinfo para conversar, justamente, del camino recorrido en México y de las circunstancias específicas de ese mercado.

En 2001 surge la subsidiaria

El contrato con Sandoz en 1995 se hizo a través de una representación, “y según la ley helvética”, en tiempos en que no se pensaba que las ventas en ese país latinoamericano significarían hoy día entre el 5 y el 10% del presupuesto de la división Sistemas del grupo.

Cuatro años después el constructor y diseñador de conceptos automatizados de almacenamiento obtuvo un nuevo contrato en Querétaro con una empresa alemana de productos para automóviles.

“Vimos inmediatamente el potencial de México”, recuerda Riesterer, al comentar que Stöcklin "tuvo la suerte de encontrarse con un mexicano, el ingeniero René Salcedo, que tuvo el mismo sueño de desarrollar un negocio”.

Y pronto llegaría otro contrato, esta vez en Xochimilco, el primer proyecto que se hizo directamente en México.

De esta manera fue fundada la subsidiaria en México en 2001, basada en las ventajas que México ofrece en recursos humanos y su conexión con el TLC y Europa.

“En mi opinión, México es una economía fuerte, con mucho potencial, que promete definitivamente éxito”, aunque las nunca descartables posibilidades de riesgo hicieron que Stöcklin creciera “paso a pasito, de manera sana”.

Por ello Riesterer aconseja a los interesados en invertir en México empezar también con pasos pequeños y con inversiones razonables, para que los riesgos que pudieran ocurrirles a las empresas de tamaño medio y pequeño no sean demasiado grandes.

La dificultad del desconocimiento

“Para nosotros la dificultad al comienzo fue entender las reglas en México para crear y administrar la subsidiaria de manera correcta.”

Stöcklin solicitó los servicios de una consultoría de renombre internacional en esos primeros días del arranque de la empresa. “El problema es que eso cuesta bastante dinero”.

De ahí la importancia de las relaciones humanas, pues gracias a éstas, Riesterer encontró una posibilidad más económica: un despacho integrado por 20 personas que ahora hacen la contabilidad del negocio “a un costo mucho más razonable para una empresa de nuestro tamaño”.

El suizo destaca el valor de trabajar con una empresa mexicana: “Un aspecto ético muy importante para mí, para desarrollar así también trabajo y negocio para una empresa mexicana y de esta forma crear una situación de ‘win-win'”.

Sobre la corrupción, el ingeniero Riesterer comenta que existe en todo el mundo y que hasta ahora nunca tuvo problemas al respecto en México. “Necesitas una porción de confianza y una gran porción de entendimiento de negocios para asegurar los procedimientos”.

Distancia y mentalidad distinta

Una advertencia significativa: No hay que ir a México con la mentalidad suiza, pues se estaría condenado al fracaso. A juicio de Riesterer, la clave es saber dónde están las debilidades y los fuertes de los subalternos para motivar sin tono duro.

“No digo que los mexicanos trabajan menos que otros, sólo tienen otra forma de hacerlo, pero explicándoles la importancia de la eficacia, el problema es resuelto en conjunto y logramos los objetivos”, asegura.

Por otra parte, a los mexicanos hay que decirles: “Este tornillo debes fijarlo al 100% y no sólo 80%, de lo contrario, los clientes no estarán satisfechos pues esperan una entrega de alta calidad”.

Otro consejo más. “Manejar una subsidiaria a control remoto en México desde Suiza es imposible, pues en donde hay tanta diferencia en mentalidad y cultura se requiere de presencia”.

Stöcklin Logistics de México tiene una estrategia de expansión hacia el norte mexicano, donde se encuentran las empresas conectadas al mercado del TLC en América del Norte, pero todo esto, sin perder su política prudente y apoyado por la dirección general del grupo. Actualmente son 8 los miembros de la subsidiaria mexicana, con 20 empleados temporales.

Y aunque la producción para todas las filiales sigue en Suiza, “siempre estamos buscando comprar subsistemas y mano de obra directa en el mercado de México para que pueda participar ese país en el éxito y desarrollo de la empresa”, indica Riesterer, un hombre que expresa profundo respeto por México y cree en él.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Ver en MÁS SOBRE EL TEMA: 'Aumento del 17% en exportaciones a México' y 'Además de cifras, el esfuerzo humano'

Datos clave

Grupo Stöcklin
Ventas mundiales en millones de dólares:
1998: 100 mill.
1999: 134 mill.
2000: 110 mill.
2001: 100 mill.
2002: 125 mill.
2003: 132 mill.

End of insertion

Contexto

El Grupo Stöcklin tiene tres divisiones:
-Sistemas de almacenamiento y manejo de materiales
-Contenedores para transporte y almacenaje
-Montacargas

En México la división activa es la de Sistemas de almacenamiento.

Cada uno de estos completos sistemas de almacenamiento y manejo de materiales de Stöcklin es un nuevo prototipo diseñado para un cliente específico.

Su objetivo es hacer más eficaz el aprovechamiento de tiempo y espacio de un almacén con necesidades de alta calidad para sus clientes.

Sistemas instalados en México:

Kostal, Querétaro
Promeco, Xochimilco
Aventis, Ocoyoacán
Envases Innovativos, Toluca
Panamco Golfo, Coatepec
Panamco Bajío, Celaya
Panamco Bajío, Zamora
Panamco Bajío, León
Novartis, D.F.
Liemont, D.F.
Bayer, Toluca
Firmenich, Toluca
Cimsa, Cuernavaca
Wyeth, D.F.
Altana, D.F.
Pfizer, Toluca
Roche Syntex, Toluca

Stöcklin cubre todo el sector de almacenamiento en el campo de productos farmacéuticos en México.

El ingeniero Peter Riesterer es uno de los cientos de precursores de las relaciones entre México y Suiza y que hacen posible el acercamiento, no sólo en el terreno de inversiones, sino en el de los lazos sociales, culturales y ayuda mutua, forjados entre miembros de ambas sociedades.

El empresario asistió a la recepción organizada por la Embajada de México en Berna para saludar al presidente de México, Vicente Fox, en visita oficial el pasado 12 de mayo, una oportunidad para hacer un breve balance de las relaciones mexicano-helvéticas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo