Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

“Las soluciones verdes siempre deben ser rentables”

Bertrand Piccard en el escenario.

El piloto y psicólogo suizo Bertrand Piccard visitó Cancún para exhortar al mundo a fijarse metas más ambiciosas en materia de energías renovables.

(Comisión Reguladora de Energía/México)

Bertrand Piccard, creador del Solar Impulse -el primer avión solar que dio la vuelta al mundo sin utilizar carburante- dijo en México que su nuevo desafío es identificar mil proyectos que permitan mejorar el medioambiente, abaratar el consumo energético de las familias y generar ganancias a los inversionistas.

Si de desafíos se trata, los del suizo Bertrand PiccardEnlace externo jamás son tímidos. El actual es identificar un millar de proyectos que sean fácilmente adoptables por los gobiernos y las empresas, al tiempo que ayudan a reducir el calentamiento global. Su nombre formal es “1 000 soluciones rentables para resolver el cambio climático” (conocido en las redes sociales como #1000 solutions).

Y esta misión trajo al piloto suizo a la ciudad mexicana de Cancún, en donde fue uno de los oradores principales del VII Foro Mundial de Regulación de EnergíaEnlace externo (WFER 2018). Un encuentro al que asistieron 1 200 participantes de 80 países, entre los que se contaban reguladores, empresarios, académicos y científicos que buscan sumar esfuerzos para mejorar la eficiencia energética del mundo.

Lo imposible, en la mira

Ante el auditorio reunido en el sureste mexicano, Piccard narró una anécdota vivida hace poco más de una década con el Solar Impulse, avión solar que le enseñó a creer que los límites no existen.

“Cuando nos reunimos con la firma Airbus para explicarle que pensábamos diseñar un avión capaz de volar sin usar carburante, los ingenieros de la compañía dijeron a los directivos que esto era imposible. Les parecía una locura. Cuando fue diseñado, afirmaron que jamás lograría volar. Pero Solar Impulse alzó el vuelo. Dijeron entonces que sería incapaz de mantenerse en el aire durante trayectos largos, que terminaría por caerse. Sin embargo, el avión dio la vuelta al mundo y cuando concluyó su periplo, los mismos ingenieros dijeron que a los directivos de Airbus que este grupo debía sumergirse lo más pronto posible en la aviación eléctrica”, deslizó con humor.

“Lo que parece improbable en un momento, resulta claro y evidente en otro. Pero el problema no es la aviación, ya que esta es responsable de solo 5% de la emisión del CO2 que contamina actualmente la tierra y el agua. De ahí que debamos poner en marcha proyectos capaces de atender el 95% restante”, expresó el aeronauta nacido en Lausana.

Y para conseguirlo, consideró que es indispensable confiar en que aquello que parece imposible, será viable algún día.

Soluciones escondidas en todos lados

Durante el foro de Cancún se habló sobre políticas para reducir la contaminación por CO2 a nivel global, sobre nuevos marcos regulatorios que se requieren y los modelos de negocios que permitirán reducir el costo de las energías ‘verdes’. Algunos de los participantes fueron John Betkoski, presidente de la Confederación Internacional de Reguladores de Energía y Lucio Monari, director de Energía y Practica Global Extractiva del Banco Mundial.

En este contexto, Bertrand Piccard afirmó que las soluciones para una mejora energética están en todos los sitios y en todos los países del mundo. “Pero, frecuentemente, escondidas en laboratorios o en empresas emergentes, o en empresas grandes que no hacen lo suficiente para que dichas soluciones sean conocidas por todo el mundo”.

“He descubierto que en México hay compañías que se especializan en calentar agua con el sol de los techos de las casas, esto me parece fantástico y puede instalarse en muchos otros lugares. Hay otras compañías que producen biogás con los desechos de los animales; y alguna más que fabrica azúcar con los desperdicios de la agricultura. Todo este conocimiento hay que difundirlo”, expresó el pasado viernes 23 de marzo durante su participación en el WFER 2018.

Durante la jornada previa, el suizo había realizado una visita fugaz por un pequeño grupo de empresas emergentes mexicanas que, como él, trabajan en el objetivo de aportar soluciones para combatir el cambio climático.

Rentabilidad, premisa indispensable

Para Piccard, quien también completó la primera circunvalación al mundo en un globo aerostático sin realizar ninguna escala (1999), el combate al cambio climático no está reñido con el dinero.

“Las 1 000 soluciones también deben ser rentables. Si requieren subvenciones gubernamentales, entonces generan oposición de inmediato. Por ello, también debe considerarse ese aspecto”, expresó.

Añadió: “si queremos avances y crecimiento en las energías limpias, debemos ofrecer ventajas a cambio. Debemos diseñar dispositivos, crear programas y tecnologías que permitan ahorros, que ayuden a las familias a reducir el costo de su factura energéticas. Y que a las empresas les permitan ganar dinero. Así será más fácil proteger el medioambiente”.

Desde su perspectiva, las empresas emergentes aportan mucho en este ámbito, pero requieren apoyos, financieros y regulatorios. “La mayoría de los países no están haciendo lo suficiente en materia de eficiencia energética en este momento”, dijo, “los gobiernos se fijan metas con tecnologías de hace 10 años y debemos mirar al futuro”.

El poder de las alianzas

“Mi más grande ambición es lograr que la gente que aporta soluciones se relacione con los reguladores, con funcionarios de gobierno y tomadores de decisiones, pero también con los dueños de los capitales para generar sinergias. Esto es perfectamente posible”, consideró Piccard.

Aseguró que cuando se establecen alianzas siempre es posible hacer más. Y la mejor forma de lograr resultados transformadores es relacionarse con personas que piensan de forma totalmente opuesta a la propia porque se les ocurrirán soluciones distintas a las nuestras, “posiblemente mejores”, refirió.

Detalló también que las energías limpias no requieren más regulaciones, sino regulaciones más modernas, y mercados abiertos que les permitan desarrollase.

Las 1000 soluciones que elegirá la ‘World Alliance for Clean Technologies’, encabezada por Piccard (ver recuadro), deben estar listas antes del 3 de diciembre del 2018. El tiempo corre y por ahora solo hay 474 miembrosEnlace externo con sus respectivos proyectos. Aún falta más de la mitad del trabajo y quedan alrededor de 250 días para concretarlo. Una cuenta regresiva que no asusta a quien emprendió esta empresa.


Solar Impulse: Alianza mundial

Cuatro meses después de completar la vuelta al mundo en un avión Solar, la Fundación Solar Impulse, encabezada por André Borschberg y Bertrantd Piccard, puso en marcha la World Alliance for Clean Technologies durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático número 22 (COP22) celebrada en Marrakech en 2016.

Su misión es ofrecer soluciones tangibles a los retos medioambientales que enfrenta el mundo.

La meta es que el grupo de expertos independientes que trabaja para esta alianza mundial seleccione 1 000 soluciones eficientes que presentarán formalmente en la COP 24, que se celebrará en Katowice, Polonia, en diciembre del 2018, para luego realizar una gira para presentar estos proyectos a gobiernos y empresas durante el 2019.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes