Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Por qué hay enemistad entre suníes y chiíes?

Por


Procesión de Aschura para conmemorar el día en el que fue asesinado el imán Hussein, nieto de Mahoma, en Kerbala. La imagen muestra un retrato de Hadrat Ali Ibn Abu Talib, yerno de Mahoma.

Procesión de Aschura para conmemorar el día en el que fue asesinado el imán Hussein, nieto de Mahoma, en Kerbala. La imagen muestra un retrato de Hadrat Ali Ibn Abu Talib, yerno de Mahoma.

(Reuters)

En Irak, Pakistán o Bahrein se habla a menudo de tensiones entre suníes y chiíes. Son conflictos que alimentan los integristas de ambas orientaciones islámicas, según Arnold Hottinger, antiguo corresponsal en Oriente Medio del 'Neue Zürcher Zeitung'.

El autor de numerosos libros sobre el Islam y el mundo árabe explica las diferencias entre chiismo y sunismo y el papel de ambos en los países de la región.

swissinfo.ch: ¿Cómo es que la minoría suní puede gobernar por encima de la mayoría chií, por ejemplo en Bahrein, donde actualmente se registran levantamientos populares?

Arnold Hottinger: Es una cuestión de poder que resulta de la historia. Bahrein tiene un gobierno suní y un pueblo mayoritariamente chií: el 70% de la población es chií. La misma explicación es válida para el caso de Irak, cuya mayoría es chií.


Irak pertenecía al Imperio Otomano. Los turcos eran suníes y colocaron en Bagdad a gobernadores suníes. Cuando los ingleses se hicieron después con el poder en Irak, mantuvieron a los chiíes en condiciones de inferioridad y promovieron a los suníes.

Pero  la diferencia entre chiíes y suníes en el norte de África, donde comenzaron las revoluciones, no tiene ningún papel. Allí viven suníes.

swissinfo.ch: ¿Cómo se produjo la división en esa comunidad religiosa?

A.H.: En los albores de la historia del Islamismo hubo una discusión política sobre quién debía guiar a la comunidad musulmana.

Los musulmanes, hoy denominados chiíes, opinaban que los descendientes biológicos del Profeta debían liderar el Islam. Y quienes en la actualidad son calificados de creyentes suníes consideraban a su vez que las personas más idóneas eran las llamadas a dirigir.

swissinfo.ch: ¿Quiere decir que todos los imanes chiíes de la actualidad son descendientes del Profeta?

A.H.: No. Alrededor del siglo IX ya no había ninguna descendencia  biológica. Los chiíes creen que el último Imán pasó a la eternidad y volverá de allí. Tal idea sugiere la imagen de una especie de Mesías, como en el Cristianismo. Él renacerá en el Día del Juicio. Hasta que llegue ese momento le representan los religiosos (teólogos). Pero la religiosidad se ha desarrollado de distinta manera en cada uno de los países.


Irán es el único Estado chií. Allí ha surgido la creencia de que cada creyente debe elegir un guía espiritual. Y si un religioso cuenta con numerosos feligreses, es llamado ayatolá.

Es necesario darse cuenta de que los chiíes de Irán se diferencian mucho de los chiíes árabes.

swissinfo.ch: ¿En qué sentido?

A.H.: El chiismo persa se ha mezclado mucho con la religión primitiva del Zoroastrismo. Los persas, hoy iraníes, tienen otro idioma, otra historia y una cultura diferente.

swissinfo.ch: ¿Cómo se originaron los Estados suníes?

A.H.: El Estado tiene un papel mucho más importante en el Sunna, porque los suníes creían que quien podía conducir mejor el Estado es el justo, el legítimo sucesor del Profeta. En el Sunismo se le llama Califa. No desciende de profetas, sino que es el elegido de Dios por sus éxitos políticos.

swissinfo.ch: ¿Se podría establecer una diferencia general en la evolución de chiíes y suníes, si por ejemplo citamos la secularización?

A.H.: No. No se puede decir que los chiíes son más seculares que los suníes o viceversa. Irán ha conseguido con la Revolución de Jomeini, en 1978, dar el primer paso hacia un Estado teocrático. Es decir, un Estado regido por teólogos (guías religiosos). Aquello fue algo totalmente nuevo, algo nunca visto en el chiismo ni en el sunismo. Jomeini inventó la idea del Estado teocrático. En términos de poder existe el Estado teocrático, pero ya no es aceptado por gran parte del pueblo. Eso se ve en las manifestaciones en Irán.

El líder religioso del chiismo árabe Al-Sistani se opone a la idea del Estado teocrático.

swissinfo.ch: ¿Cómo se explica que suníes y chiíes se enfrenten hasta cruentamente, por ejemplo en Pakistán?

A.H.: Eso tiene que ver con el fundamentalismo. En ambas vertientes islámicas hay corrientes fundamentalistas apoyadas por personas que siguen al pie de la letra lo expuesto en el Corán y en la Sharía. Si un suní en Pakistán exagera esa interpretación y llama herejes a los chiíes da lugar a hechos violentos.

Hay fundamentalistas en todas partes. Si uno piensa en los protestantes evangélicos de Estados Unidos que rechazan el Darwinismo, son también, a mi juicio, fundamentalistas. Y hay muchos grupos fundamentalistas en cada religión. También en el catolicismo.

swissinfo.ch: ¿Hay diferencias entre suníes y chiíes con respecto a la obligación que tienen las mujeres de llevar velo?

A.H.: Este punto no tiene nada que ver con las diferencias entre chiíes y suníes, sino que es una cuestión de fundamentalismo religioso. Jomeini, por ejemplo, era muy fundamentalista y reintrodujo en Irán la obligación de llevar el velo.

swissinfo.ch: ¿Son suníes o chiíes los musulmanes en Suiza?

A.H.: Son casi todos suníes. Los  musulmanes de los Balcanes también son suníes, dado que los Balcanes pertenecieron al Imperio Otomano, y éste era sunita. Claro que no se puede excluir la visita de un turista chií (risas).

Islam

El Islam es una religión monoteísta que se basa en el Profeta Mahoma. De acuerdo a la tradición islámica, el arcángel Gabriel se le apareció por primera vez cuando tenía 40 años, y en el curso de su vida posterior le fue dictando los versículos de la revelación divina del Corán.

Los cinco ‘pilares’ del Islam establecen los deberes esenciales que cada musulmán debe cumplir: Schahada (profesión de la fe islámica), Salat (oración en cinco veces), Zakat (contribución caritativa), Saum (ayuno en el Ramadán), Haddsch (peregrinación a la Meca).

Fin del recuadro

Zoroastrismo

El zoroastrismo o Zaratustrismo surgió probablemente en Baktrien alrededor de 1800 A.C.–700 A.C. como una religión dualista con rasgos monoteístas (al menos inicialmente) y unos 120.000–150.000 seguidores extendidos originalmente en la región iraní.

Su fundador fue Zaratustra (zoroasta griego). En el centro del credo establecido por él se encuentra el dios creador Ahura Mazda, a quien acompañan la divinidad inmortal (Amesha Spenta) y su adversario, el demonio malvado Angra Mainyu (Ahriman).


Aunque los zoroastristas conocen varias divinidades (por ejemplo Anahita o Mithra) se trata esencialmente de una religión marcada por el dualismo entre Ahura Mazda y Ahriman.

En la Antigüedad estaba muy difundida la variante zurvanista del Zoroastrismo, variedad en la cual el espíritu malo y el espíritu bueno eran los hijos del “tiempo infinito” (Zurvan/Zervan).

El Zoroastrismo es una religión escrita y se basa en la escritura sagrada Avesta. Las imágenes de Dios son ajenas en el Zoroastrismo. No obstante, admite el Templo del Fuego.

Fin del recuadro

Arnold Hottinger

Nació en 1926, creció en Düsseldorf (Alemania) y Basilea.

Se graduó en 1952 en Zúrich, tras culminar sus estudios de Orientalismo y Filología Románica.


Realizó estudios posteriores en París, Chicago, El Cairo y Beirut.


Hottinger tiene conocimientos de árabe y domina otros seis idiomas.


De 1961 a 1999 ha sido corresponsal en Beirut del diario suizo Neue Zürcher Zeitung, así como en Madrid y Nicosia (Chipre).


Trabajó para varias emisoras de radio (entre ellas Radio Suiza Internacional) y publicó en varios medios escritos.

Hottinger ha escrito varios libros sobre el Islam, el mundo árabe y Oriente Medio, algunos de los cuales son obras de consulta.

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×