Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Siento que aquí puedo ayudar"

Felix Bräm, con su esposa y sus tres hijos. 

(Bräm)

Felix Bräm llegó a la Argentina en 2003 para asumir la dirección general de una institución de la Iglesia Evangélica Suiza considerada un "modelo educativo".

Hoy vive con su familia en Ruiz de Montoya, un pueblo misionero que alberga a una de las colonias helvéticas más numerosas del país.

Felix Bräm nació hace 40 años en Thalwil, una pequeña ciudad a orillas del Lago de Zúrich, y antes de afincarse en la Argentina como director general del Instituto Línea Cuchilla (ILC), vivió cinco años en Perú y otros dos en Chile, países donde trabajó en colegios suizos y continuó su formación pedagógica.

Licenciado en Matemáticas, Geografía, Historia y Educación Física en su país natal, y magíster en Gestión y Planificación Educacional en la Universidad de las Américas, de Chile, Bräm está convencido de que el "sistema dual", que une teoría y práctica, es el mejor camino para capacitar a los alumnos.

Bräm se casó en Chile, en 1992, con Nancy Farías con quien tuvo tres hijos: Lukas, de 10 años, Julia, de 8, y Rafael, de 6. Toda la familia habla el suizo alemán y el español, y se ha adaptado a la apacible vida de Ruiz de Montoya, un pequeño pueblo en la provincia de Misiones, con una población de aproximadamente 4.500 habitantes.

swissinfo conversó con el directivo sobre su llegada a la Argentina, el trabajo que realiza en el Instituto Línea Cuchilla, la experiencia vivida y los proyectos.

swissinfo: ¿Cuáles fueron las circunstancias que lo llevaron a venir a la Argentina?

Felix Bräm: Yo había visitado el ILC en 1992, invitado por un ex profesor universitario mío, y me quedé trabajando un año como voluntario, por lo que conocía muy bien la forma de trabajo.

Después de haber estado en los colegios suizos de Perú y Chile, me convocaron para reemplazar en el cargo de director general a Juan Rodolfo Würgler, quien durante más de 20 años dirigió el colegio y actualmente es Cónsul Honorario de Misiones, además de ser hasta ahora el representante del Instituto.

swissinfo: Estuvo en Perú, Chile, y ahora en Argentina. ¿Por qué su interés por América Latina?

Felix Bräm: Son esas 'casualidades' que no existen. Fue conocer otras culturas, convivir con otra gente. Que ahora esté en Argentina tiene mucho que ver con lo que se hace aquí, en este colegio: creo en el sistema dual, donde aparte de la teoría los chicos tienen que trabajar la práctica.

Ese fue siempre uno de los ideales pedagógicos más grandes que tengo, y siento que aquí puedo ayudar a construir algo para el futuro de los alumnos.

swissinfo: ¿Cómo es trabajar en un lugar donde la pobreza es casi la característica principal del lugar?

Felix Bräm: Me imagino que como en muchos otros lugares. Obvio que estamos trabajando en una región social y económicamente marginada, pero muchas veces la educación depende de la voluntad de muchas personas.

Y aquí tenemos más de 400 alumnos, pero también tenemos más de cien personas trabajando en distintas áreas del colegio, ofreciendo una posibilidad para los alumnos, muchos de los cuales normalmente no la tendrían.

swissinfo: ¿Cómo hacen para seguir creciendo, mantener la infraestructura y la calidad educativa, siendo una institución auto-sustentable?

Felix Bräm: Creo que en cuanto a los alumnos estamos en un tope con los 400 chicos que tenemos. No hay que olvidar que hay alrededor de 180 alumnos que residen en el ILC, de los cuales 45 son mujeres.

Somos un colegio público de gestión privada y de alguna forma tenemos que auto-solventarnos. Por un lado, recibimos el apoyo del estado provincial en la gran mayoría de los sueldos de los docentes, y por otro lado está el aporte de los mismos padres y nuestro aporte de la producción de forestación, ganadería, lechería y la fábrica de alimentos.

También recibimos una parte de donaciones de amigos, de empresas y de iglesias, tanto de Argentina como de Suiza.

swissinfo: ¿Las chicas también estudian la parte agrotécnica o tienen otros programas?

Felix Bräm: Nosotros tenemos dos ramificaciones del polimodal. Los chicos vienen para terminar del séptimo al noveno año de la escolaridad obligatoria y después ofrecemos el polimodal de agricultura, donde se reciben de agrónomos, y una formación en mecánica.

Las chicas saben lo que les espera cuando vienen aquí, y ellas lo aceptan y lo eligen. Aquí no hay distinción en lo que estudian ni en las tareas que realizan.

swissinfo- ¿Cómo es el vínculo con Suiza y qué cantidad de suizos estima que trabajan o estudian dentro del Instituto?

Felix Bräm: Aproximadamente, podemos hablar de 20 adultos, entre docentes y auxiliares, y 41 alumnos que tienen pasaporte suizo.

Aunque hay un 10 por ciento del alumnado y un 20 por ciento del personal con nacionalidad suiza, hay que aclarar que no en todos los casos se mantienen grandes nexos. Hay muchos que ya no hablan el idioma, por ejemplo, y también hay otros que mantienen lazos muy arraigados. De todos modos, en algunos casos se van perdiendo muchas cosas.

swissinfo: ¿Tiene proyectado dictar los idiomas suizos en el colegio?

Felix Bräm: Estamos haciendo esfuerzos para poder enseñarlo, tanto a nivel del ILC como de las asociaciones suizas.

Hace pocas semanas tuvimos aquí una capacitación con un docente que vino desde Suiza, donde nos juntamos con educadores y responsables de distintas asociaciones helvéticas que dictan clases de alemán y francés en Argentina, donde estuvimos viendo las posibilidades de impulsar más el estudio de los idiomas.

La idea es fortalecer otros aspectos como la cultura, la geografía y la historia, para que exista un nexo real que sea base para aprender estos idiomas.

Durante todo este año, a manera de proyecto piloto, dictamos clases optativas a alumnos y personal, con vistas a poder incorporarlo a futuro.

swissinfo: ¿Tienen planeado hacer algún intercambio educativo con Suiza?

Felix Bräm: El nexo del ILC con Suiza siempre fue muy fuerte, y en enero de 2004 el Ministerio de Cultura de Suiza nos aceptó como una escuela internacional, como un colegio que trabaja con la comunidad suiza. Esto es muy positivo para nosotros, no sólo por la ayuda económica, sino porque abre la posibilidad de poder intercambiar consultas a nivel de los directores de colegios suizos.

Estamos intentando retomar la idea de hace algunos años atrás, donde jóvenes de Argentina fueron a Suiza y viceversa, con el sistema de pasantías, pero para poder hacerlo el punto clave es el idioma y en eso estamos trabajando.

Entrevista swissinfo: Norma Domínguez


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes