Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Un acuerdo muy profesional, lejos de toda demagogia"

Deben tomarse lecciones del caso UBS en EEUU, afirma el experto Cédric Tille.

(Keystone)

Suiza y los EEUU firmaron un acuerdo "favorable" sobre el conflicto entre el UBS y el fisco estadounidense que no crea esa brecha tan dudosa en el secreto bancario suizo, juzga Cédric Tille, ex colaborador de la Reserva Federal en Washington y profesor del Instituto de Estudios Superiores Internacionales del Desarrollo de Ginebra. Entrevista.

Por otra parte, Suiza anuncia la venta de su participación de 6.000 millones de francos en el UBS.

El gobierno helvético anunció la noche del miércoles (19.08) que su préstamo será convertido en acciones para después ser otorgado a inversionistas institucionales. Esta transacción, unos 332 millones de acciones, deberá realizarse este jueves.

La decisión fue hecha pública apenas unas horas después del anuncio de la firma del acuerdo, con efecto inmediato, que prevé que los Estados Unidos retiren la demanda presentada ante los tribunales en Miami para obtener los nombres de 52.000 titulares de cuentas del UBS, en el marco de un proceso civil contra el principal banco suizo.

El acuerdo implica también la ayuda mutua a nivel administrativo entre los gobiernos suizo y estadounidense sobre "unas 4450" cuentas a nombre de clientes estadounidenses del que fuera el número uno mundial en gestión de fortuna. Entrevista con el economista Cédric Tille:

swissinfo. ¿Su reacción ante el acuerdo?

Cédric Tille: Se trata de un acuerdo que evita una disputa entre Suiza y los EEUU. Me parece suficientemente favorable... Resulta muy positivo ver que los dos países se pudieron arreglar amistosamente y sin pasar por un proceso.

Para Suiza, el acuerdo es favorable, en el sentido de que se recurrirá al derecho suizo. El Convenio [de doble imposición] existente no requerirá de cambios esenciales. Las investigaciones se realizarán en el marco del proceso administrativo que mantiene el derecho de recurso ante el tribunal administrativo. Dicho de otro modo: Suiza no tuvo que doblegarse a la ley estadounidense violando el derecho suizo.

Otro punto positivo, vista la situación [financiera] difícil del UBS, es que no hubo multa. En cuanto al número de nombres -4450-, esto es sustancial. Esto significa que el nuevo proceso activado y la existencia de aspectos concretos que justifican el anuncio de nombres evitan que éste tome la forma de una 'fishing expedition' [caza a gran escala de abusadores potenciales del fisco].

swissinfo: ¿Observa puntos molestos en el acuerdo?

C.T.: No realmente. En toda la negociación en estos últimos meses ha habido momentos de tensión, pero se ve que los estadounidenses no buscaron lastimar al UBS por simple placer. Al final, este acuerdo es muy profesional, lejos de toda demagogia.

swissinfo: Los Estados Unidos pidieron que no sean publicados los criterios de fraude y de infracción para los 4450 nombres en cuestión, antes de 90 días. ¿Por qué?

C.T.: El plazo para la autodenunciación [de defraudadores del fisco] aún está vigente y con ello, EEUU prefiere conservar una ambigüedad que permita presionar a algunos a denunciarse, incluso si no son los autores del montaje financiero que se circunscribe estrictamente en el acuerdo. Esta falta de claridad es una incitación para los contribuyentes a ponerse en regla con el fisco.

swissinfo: ¿Se puede decir ya que las preocupaciones del UBS en EEUU son cosa del pasado?

C.T.: Así lo espero. La lección aprendida ha sido muy dolorosa. De hecho, no habría tenido que haberse llegado a ella, en un asunto donde el UBS llegó muy lejos... Probablemente no tendremos ya el derecho de ese tipo de despido de clientes estadounidenses por este tipo de arreglos 'offshore'.

El hecho de que este caso sea arreglado de modo amistoso quita un gran peso de encima a las perspectivas de negocios del UBS en EEUU. No hay que olvidar que hace unas semanas, los estadounidenses señalaban que hubiesen podido embargar los negocios allí del banco...

Un aspecto sorprendente, además, es que un buen número de bancos están a punto de retirarse de la gestión de cuentas estadounidenses 'offshore', dada la carga administrativa inducida por el IRS (...) Es la prueba de que esta actividad no es esencial.

swissinfo: ¿Con este acuerdo se preserva el secreto bancario suizo?

C.T.: Sí, el aspecto esencial es que el procedimiento se hará bajo derecho suizo, ahora el derecho de recurso. Éste será un poco acelerado, solicitud razonable por parte de los EEUU, desde mi punto de vista. Pero sin tener que colocarnos en una situación de violación del Convenio de Doble Imposición anterior.

swissinfo: ¿Hay riesgos suplementarios de que países como Alemania o Francia se aprovechen de esta situación?

C.T.: Los Estados Unidos no han abierto una brecha. Si ellos hubiesen obtenido una suspensión del derecho suizo, una anulación del derecho de recurso, por ejemplo; claro que otros países aprovecharían ese resquicio.

Lo esencial está a salvo a nivel del funcionamiento de las instituciones jurídicas suizas. No hay cartas a jugar, aunque las presiones se mantendrán. Pero esos países no podrán hacerse valer con una excepción ofrecida a los Estados Unidos para solicitar el mismo género de trato. La presión se mantiene bajo control.

swissinfo: En esta asunto del UBS en EEUU, el gobierno estaba realmente obligado a implicarse tanto?

C.T.: Obligado sí, debido a la talla del UBS que le impedía tomar el riesgo de que el banco se fuera en picada. El UBS juega un papel enorme en el mercado doméstico. Es la razón que explica que hayamos hecho un acuerdo entre dos gobiernos. El UBS hará lo que se le pida, la negociación ha tenido lugar entre Estados.

La dimensión de los dos gigantes de la banca suiza, que representan cerca de un tercio del mercado interno, será el problema al que deberá enfrentarse Suiza en los próximos años a nivel estructural. Incluso sin comportamientos que violen las leyes, estos bancos bien podrían tener rendimientos débiles o pérdidas de ciertos activos y presentar un peligro sistemático enorme. Este caso recuerda de nuevo el peligro de un sistema dominado por dos actores.

swissinfo: ¿Finalmente, hay enseñanzas del caso UBS en EEUU?

C.T: No hay que olvidar esta regla de oro: sea lo sea que usted haga, no provoque al Tío Sam. Él siempre reacciona, y con consecuencias negativas.

La pregunta que queda también es: ¿Cómo pudieron producirse tales comportamientos en uno de los principales bancos suizos sin que la dirección dijera nada? No se necesita ser jurista para darse cuenta de que algo no es normal cuando se deben usar nombres codificados.

swissinfo: El Partido Socialista presentó una querella penal contra Marcel Ospel y Peter Kurer, dos ex dirigentes del banco. ¿Cree que se justifica?

C.T.: Esta medida molesta a algunos pero yo encuentro que es una iniciativa más bien positiva. No tengo una sensibilidad socialista, pero el Estado de derecho debe funcionar.

Los dirigentes del UBS estaban al corriente de las prácticas en cuestión; será el tribunal al que le toque decirlo formalmente. Yo dudo de lo contrario, vista la amplitud de las prácticas. Y si fuera el caso, resultaría aún más inquietante. Esto significaría que ese gran banco era un barco a la deriva, cuyo capitán no sabía lo que hacía una parte de la tripulación.

Por ello es necesario esclarecer los hechos, sea cual sea la forma de hacerlo ya sea una demanda penal o una comisión del parlamento encargada. Lo que hay que evitar es que este momento propicio se ignore y se vuelva al "business as usual". Deben tomarse lecciones de esto.

Pierre-François Besson, swissinfo.ch
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Berna se retira del UBS

El gobierno helvético anunció la venta de su participación de 6.000 millones de francos en el UBS.

El préstamo hecho por Berna será convertido en acciones, para después dirigirlo a inversionistas institucionales.

El Ministerio de Finanzas encargó a un consorcio bancario de efectuar esa colocación de modo acelerado.

Esta transacción –cerca de 332 millones de acciones- se debe realizar este mismo jueves.

El gobierno también decidió revender al UBS los cupones restantes del préstamo en conversión obligatoria por una indemnización de 1.800 millones de francos.

En total, estas operaciones reportarán una plusvalía de 1.000 millones de francos al Estado Federal.

Este paso se produce tras el aumento de capital anunciado por el UBS el 25 de junio pasado y la firma del acuerdo extrajudicial alcanzado con los Estados Unidos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes