Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

2009: Año de lucha contra la recesión

El gobierno inyectará 1.500 millones de francos en medidas de apoyo a la economía suiza en 2009.

La crisis financiera internacional provocará consecuencias significativas a la economía helvética en 2009: tras 4 años de crecimiento sostenido, una recesión resulta inevitable.

Al renunciar a un plan masivo de estímulo, el gobierno espera respaldar la coyuntura con una serie de intervenciones a lo largo del año.

Suiza no escapa de los efectos negativos en el clima económico mundial. Los expertos pronostican para el 2009 un retroceso de la producción económica de al menos el 0,8%.

Pese al colapso de los mercados financieros, a finales de septiembre aún el gobierno suizo mostraba un cierto optimismo. El buen estado de las exportaciones y las cifras del consumo interno permitían dejar abiertas las esperanzas de continuar con una economía suiza en crecimiento, al menos en este año en curso.

Pero la angustia crediticia, provocada por las turbulencias en el sector bancario, ha afectado en los últimos meses a la economía real. Los mercados tradicionales de la exportación de productos suizos – dirigidas principalmente a los Estados Unidos, la Unión Europea y el Japón- han comenzado ha contractarse en el tercer semestre del 2008.

Desde octubre pasado la situación se ha "dramáticamente agudizado también en Suiza", dijo recientemente la ministra de Economía helvética, Doris Leuthard.

Tras la drástica reducción de las ventas, muchas empresas han anunciado la supresión de empleos o la introducción de puestos de trabajo a tiempo parcial.

Perspectivas poco alentadoras

"Aunque Suiza parece mejor librada que otros países industrializados, nuestra economía depende demasiado de las exportaciones como para poder una 'excepción", explica Aymo Brunetti, al frente de la Dirección de Política Económica de la Secretaría de Estado de Economía (seco).

Según el economista, el problema del comercio exterior podría agravarse en el 2009, teniendo en cuenta las perspectivas por alentadoras de los principales socios económicos helvéticos.

"En los Estados Unidos se delinea un periodo muy difícil: al hundimiento coyuntural se suman problemas estructurales, ligados especialmente a los adeudos en el sector de la economía doméstica y al freno del consumo", añade Brunetti.

Las previsiones para Europa no son mejores, advierte el especialista. "A pesar de las diferencias que pueda haber entre diversos países, en su conjunto esperamos un crecimiento negativo. Para los países emergentes -que en los últimos años han sido los encargados en impulsar la economía mundial-, se espera, por lo menos, un brusco freno".

Caída de las exportaciones

Para Suiza, tras años de crecimiento espectacular, las exportaciones deberán sufrir una caída del 2,6% en 2009, según pronostica el grupo de expertos del gobierno federal helvético. Una marcada contracción coyuntural se registrará en las inversiones privadas, que se verán afectadas por el deterioro de las ventas al exterior.

En los primeros dos trimestres, la economía será respaldada principalmente por el sector de la construcción, que aún se ve favorecida por un gran número de pedidos, y por el consumo interno, pero éste también se aminorará a finales de año. El aumento de las inversiones estatales y la merma en los precios de las materias primas, en particular, del petróleo, deberán amortiguar la crisis, al menos, en parte.

Si bien la recesión se hará sentir inevitablemente en el mercado del trabajo, sus efectos no serán inmediatos. El número de parados será aproximadamente del 3,3%, mientras que para el 2010 se proyecta un aumento ulterior (4,3%).

Reactivación significativa a finales del 2009

Aún que con tono prudente, los expertos del gobierno suizo esperan las primeras señales de reavivamiento económico a finales del 2009.

"Hoy día resulta extremadamente difícil hacer previsiones, pero creemos que en la segunda parte del año comenzarán ha tener los programas de respaldo al sector financiero anunciados por muchos países para favorecer la coyuntura económica", explica Brunetti.

Tras haber acordado, junto con la Banca Nacional Suiza, un plan de rescate para el UBS de 68 mil millones de francos suizos, el gobierno suizo ha decidido renunciar –a diferencia de muchos tros gobiernos-, a un masivo programa de relanzamiento económico. En cambio, las autoridades helvéticas decidieron intervenir con diversos paquetes de medidas que se aplicarán en varias etapas.

Un primer paquete de 900 millones de francos será inyectado a inicios de año para estimular las inversiones de la iniciativa privada, en particular, en el sector de la construcción. Le seguirá un segundo crédito de 600 millones destinado a reforzar la infraestructura. La tercera fase de la intervención se centrará en medidas fiscales a partir del 2010.

Desgraciadamente, admitió Doris Leuthard, ministra suiza de Economía, las autoridades pueden hacer poco para ayudar a la industria de las exportaciones, que depende de la evolución económica mundial. Leuthard intenta aún acelerar las negociaciones para concluir los nuevos acuerdos de libre intercambio con diversos socios económicos destacados, como Japón, China y Rusia.

swissinfo, Armando Mombelli
(Traducido del italiano por Patricia Islas Züttel)

Evolución del PIB

2008:

Suiza: 1,9%
Unión Europea: 1%
Estados Unidos: 1,3%
Japón: 0,4%

2009:

Suiza: -0,8%
Unión Europea: 1%
Estados Unidos: 1,2%
Japón: -0,6%

2010:

Suiza: 1%
Unión Europea: 1%
Estados Unidos: 0,9%
Japón: 0,6%

(Previsiones del Grupo de Expertos del Gobierno de Suiza)

Fin del recuadro

Medidas antirecesión

900 millones de francos, ya aprobados por el Legislativo, serán empleados a partir de enero de 2009 para impulsar inversiones en el sector empresarial (incluye programas de ahorro energético y para promover la construcción civil).

650 millones serán utilizados para mejorar las infraestructuras, en particular, para el mejoramiento energético en construcciones antiguas y para inversiones en la manutención vial y ferroviaria. Este crédito será evaluado en junio por la Asamblea Federal.

1.200 millones de francos se dirigirán en 2010 a reducir la carga fiscal a los contribuyentes privados.

Para evitar en la medida de lo posible los despidos en masa, el gobierno intenta introducir el empleo parcial en las empresas afectadas por la crisis.

Las ayudas estatales al sector empresarial, concesiones actualmente establecidas por un plazo máximo de un año, podrían prolongarse aún 6 meses más.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes