Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Brasil: Europa está sobrerrepresentada en el G20

Celso Amorim, ministro de Asuntos Extranjeros de Brasil.

(MRE)

El ministro brasileño de Asuntos Exteriores Celso Amorim en entrevista con swissinfo.ch aborda los temas de libre comercio, de la lista negra de paraísos fiscales y de otros aspectos de las relaciones entre Suiza y Brasil.

Celso Amorim no está en contra de que Suiza participe en el G20, sin embargo se opone a que Europa esté sobrerrepresentada en ese foro con relación a los países emergentes.

swissinfo.ch: Hace unos días concluyó la visita a Brasil del ministro del Interior de Suiza Didier Burkhalter y una delegación de 15 representantes del ámbito científico helvético. Un viaje para señalar la cooperación científica como prioritaria entre ambos países, como también lo son las relaciones económicas con el BRIC (compuesto por Brasil, Rusia, India y China). ¿Cuál es su opinión sobre este nuevo interés?

Celso Amorim: En primer lugar, disponemos de una relación estratégica con la Unión Europea, lo que demuestra el gran interés de Europa por Brasil.

Para hablar más específicamente de Suiza, desarrollo relaciones con ella. Participo también con regularidad en el Foro Económico Mundial de Davos. Fue un gran placer para mi recibir a la ministra de Asuntos Exteriores Micheline Calmy-Rey y a la ministra de Economía, Doris Leuthard, en Brasil y encontrarme con ambas en Suiza.

Percibo este interés como una consecuencia lógica de los resultados de la economía brasileña, de las acciones que realizamos a nivel mundial –no sólo en el marco del BRIC, que usted ha mencionado, sino también en el contexto de las relaciones con otros países- y como efecto también de una visión independiente de las relaciones internacionales.

Tuve, por ejemplo, conversaciones muy útiles con Micheline Calmy-Rey sobre Irán, antes del acuerdo que recientemente hemos concluido con Turquía. Con Doris Leuthard, mi colega en las relaciones comerciales, también mantenemos una buena interacción.

swissinfo.ch: En un debate de la Cámara de Comercio Latinoamericana en Suiza, los empresarios se quejaron de la dificultad para ingresar al mercado brasileño ante la ausencia de un acuerdo de libre comercio. Suiza concluyó 24 de esos acuerdos fuera de la Unión Europea, cuatro de ellos con países latinoamericanos. ¿Cuándo mejorará la situación en lo que concierne a Brasil?

C.A.: Tenemos un muy buen acuerdo con Suiza, que funciona bien, pero se trata de un acuerdo de cooperación económica y comercial, no de libre comercio. Ese acuerdo de cooperación desembocó esencialmente en la puesta en marcha de una comisión mixta que ya se reunió en varias ocasiones y que ha permitido ya resolver ciertos problemas aparecidos en el marco de nuestras relaciones bilaterales.

En lo que respecta a un convenio de libre comercio, habrá que concluirlo en el contexto del Mercosur. Constituimos una unión aduanera con sus imperfecciones y por ello deberíamos negociarlo en común. Nosotros no tenemos objeción alguna. Creo que el hecho de que estamos actualmente en un proceso de negociación con la Unión Europea mostrará qué tipo de negociación podemos tener con Suiza y los otros miembros de la Asociación Europea de Libre Intercambio (AELE).

Evidentemente, existen a primera vista resistencias de ambas partes. Habrá algunas dificultades en los países del Mercosur con relación a ciertos productos manufacturados. Tal como, del mismo modo, habrá dificultades del lado suizo en lo que respecta a los productos agrícolas. Pero yo no veo esto como un obstáculo. Conviene negociar y alcanzar acuerdos mutuamente ventajosos.

swissinfo.ch: ¿Cuál es su parecer ante las preocupaciones de numerosas empresas suizas, sobre todo las farmacéuticas, en lo que se refiere al tema de las patentes?

C.A.: Brasil no se opone a las patentes. Brasil se opone a los abusos que provocan que los precios aplicados no correspondan al requerimiento de la inversión que ha sido permitido y que no correspondan tampoco a las posibilidades y a las capacidades de los países.

swissinfo.ch: ¿Es decir que Brasil esperar mantener su posición de interpretar libremente el respeto de la propiedad intelectual?

C.A.: Habrá siempre divergencias y por ello tenemos a la Organización Mundial de Comercio en Ginebra. Sin embargo, hemos negociado bien para que una empresa suiza invierta en Brasil: [NDLR: Novartis construyó su primera fábrica de vacunas en América Latina en el Estado de Pernambuco]. Esas inversiones son bienvenidas.

Brasil no predica la falta de respeto de las patentes, pero existen situaciones, como la del sida, donde no hay otra solución que la de adoptar la opción de los medicamentos genéricos. Brasil fue uno de los primeros países del mundo donde el número de enfermos del sida ha descendido considerablemente. Esto fue posible gracias a los medicamentos genéricos. El programa fue financiado a 100% por el gobierno y éste no habría tenido jamás el dinero necesario para conseguir esta meta si hubiese tenido que pagar el precio de los medicamentos de origen.

En muchos casos ha habido negociaciones, especialmente con las empresas suizas, que han presentado un precio que pudo considerarse como razonable, de tal modo que las empresas mantuvieron sus ventas dirigidas al gobierno brasileño. Considero que esas diferencias son normales en esta perspectiva.

Ahora no renunciaremos a nuestra prioridad, que es la de dar tratamiento a estos enfermos, una vez que tenemos los medios para hacerlo.

swissinfo.ch: Y sobre el conflicto directo entre ambos países por la inscripción de Suiza en la ‘lista negra’ de paraísos fiscales del fisco brasileño, ¿en qué ha quedado este asunto?

C.A.: Tengo entendido que ese caso ha sido resuelto.

swissinfo.ch: ¡Pero la inscripción sólo se ha suspendido!

C.A.: Sí, fue suspendida; el problema no existe por ahora. Creo que la cuestión está en el modo de tratar el problema. Usted sabe que en todos los países del mundo, las autoridades fiscales son muy celosas en sus atribuciones, equivalentes a aquellas de las autoridades fiscales americanas.

Pero creo que encontraremos una solución si dejamos de basarnos en los países, para basarnos en sus actividades. Estas actividades que se benefician de privilegios fiscales deben, evidentemente, ser objeto de una compensación en el país, para evitar que se cree una competencia desleal.

Suiza no aparece en lista alguna de países que sean paraísos fiscales. Tuve conversaciones a ese respecto con Doris Leuthard y Micheline Calmy-Rey. En menos de una semana resolvimos el problema..

swissinfo.ch: Suiza desea participar en el G20 sobre todo para participar en la búsqueda de soluciones para evitar una nueva crisis financiera internacional. ¿Brasil la apoyará en sus aspiraciones?

C.A.: Yo diría que Suiza está ya muy presente en los organismos financieros internacionales. Muchos de ellos tienen su sede en Suiza. En Basilea está el Banco Internacional de Pagos. También tenemos el Comité de Basilea sobre el Control Bancario.

Francamente, creo que Europa está sobrerrepresentada. No tenemos nada en contra de Suiza. Todo estará bien si llega a insertarse en el G20 sin que aumente el desequilibrio de los países en vías de desarrollo. Sin embargo, este problema debe ser resuelto en Europa.

Alexander Thoele, Brasilia, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas)

Relación con Suiza

Celso Amorim (68 años) es ministro de Asuntos Extranjeros de Brasil desde 2003, un puesto que ya ocupó anteriormente entre 1993 y 1995.

El canciller también fue embajador ante Naciones Unidas, un cargo que ha ocupado en dos ocasiones en la sede de la ONU en Ginebra, Suiza.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes