Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

CERN Un nuevo 'starter' para acelerar las partículas

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

El Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) inaugura hoy el Linac 4, su nuevo acelerador linear. Es el primer eslabón de la cadena que envía partículas en el LHC, el gran acelerador circular de 27 kilómetros. Pero antes de llegar al LHC, las partículas se aceleran primero en una línea recta de 30 metros, luego se inyectan en tres anillos sucesivos de diámetros crecientes. Y en cada etapa, las partículas ganan energía.

Linac 4 (sucesor del Linac 2) es la máquina que da el impulso inicial. Su mayor potencia se inscribe en el proyecto LHC alta luminosidad, que de aquí a 2025 permitirá multiplicar por 10 la energía de las haces de las partículas en el gran acelerador. Y esto con el fin de aumentar el número de colisiones y, por ende, la cantidad de datos que registran los detectores. Los fenómenos que los físicos buscan con más curiosidad se producen, de hecho, a niveles de energía que el LHC aún no permite alcanzar.

El Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) inaugura hoy el Linac 4, su nuevo acelerador linear. Es el primer eslabón de la cadena que envía partículas en el LHC, el gran acelerador circular de 27 kilómetros. Pero antes de llegar al LHC, las partículas se aceleran primero en una línea recta de 30 metros, luego se inyectan en tres anillos sucesivos de diámetros crecientes. Y en cada etapa, las partículas ganan energía.

Linac 4 (sucesor del Linac 2) es la máquina que da el impulso inicial. Su mayor potencia se inscribe en el proyecto LHC alta luminosidad, que de aquí a 2025 permitirá multiplicar por 10 la energía de las haces de las partículas en el gran acelerador. Y esto con el fin de aumentar el número de colisiones y, por ende, la cantidad de datos que registran los detectores. Los fenómenos que los físicos buscan con más curiosidad se producen, de hecho, a niveles de energía que el LHC aún no permite alcanzar.


(Maximilien Brice/ CERN)

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.


×