Navigation

Ajos chinos y argentinos en el mercado suizo

Aconsejan consumir frutas y verduras de temporada. Keystone

La oferta alimentaria suiza no tiene límites aún en época invernal: cocos de Sri Lanka, uvas de Sudáfrica, aguacates de Chile, limones y espárragos de México.

Este contenido fue publicado el 21 febrero 2007 - 16:53

¿Cuántos litros de petróleo se requieren para traerlos desde tan lejos? El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Federación de Consumidores de la Suiza francófona defienden el consumo de alimentos autóctonos.

En el transcurso de los últimos diez años, los productos perecederos que se venden en los supermercados helvéticos se han diversificado: mangos, aguacates, papayas o tomates en pleno invierno pueden ser adquiridos a precios "aceptables" a ojos del comprador.

"La globalización de los mercados y los bajos costos energéticos lo hacen posible. Pero esa verdura que llega a nuestra mesa fue transportada a través de grandes distancias o se cultivó en invernaderos con calefacción, consumiendo petróleo y contribuyendo con ello a las emisiones dañinas de CO2", indica Corina Gisler, portavoz de la sección suiza del WWF.

Papel del consumidor

De acuerdo a cálculos de la WWF presentados en su página internet, "la alimentación representa el 20% del consumo de energía en Suiza y sus consecuentes repercusiones de efecto invernadero."

A juicio de Gisler, la gente debe conocer este gasto de energía y sus efectos en el ámbito ecológico. "Un manojo de espárragos llegados de México provoca la combustión de 5 litros de petróleo para su transporte; en cambio, la misma verdura cosechada en Suiza sólo 0,3 litros", ejemplifica.

"El consumidor no hace grandes reflexiones al respecto, por lo que le aconsejamos evitar la compra de esos alimentos para concentrase en la verdura y fruta local, en la oferta biológica que no utilizan fertilizantes químicos y en el comercio justo, centrado en garantizar al menos al productor un ingreso básico para su subsistencia y derechos laborales esenciales en los países del Sur"

Consumo responsable

Los grandes nombres del mercado al menudeo en Suiza afirman que esta oferta de alimentos exóticos responde a la demanda, las organizaciones de consumidores no están de acuerdo con esa afirmación.

"Jamás he escuchado que un consumidor pida traer esos alimentos a Suiza", afirma Aline Clerc, de la redacción 'Yo compro mejor' (J'achete mieux'), el diario de la Federación de Consumidores de la Suiza Francófona.

A juicio de Clerc el consumidor compra estos alimentos porque los tiene a la vista, pero muchos son los clientes que afirman, por ejemplo, que el sabor de la fruta no es el mismo, como es el caso de las fresas españolas y el buen sabor de sus semejantes helvéticas cosechadas en verano.

"Aquí llegan muchas reacciones de consumidores en contra de la venta de frutas y legumbres fuera de estación debido a razones ecológicas y también a causa del sabor."

Clerc recuerda que la energía utilizada para producir los alimentos tiene efectos en el medio ambiente por lo que recomienda mirar la procedencia de los productos perecederos para elegir aquel que haya recorrido menos kilómetros.

"El consumidor somos cada uno de nosotros. Por ello hay que estar informados y ser cada vez más conscientes de los efectos de nuestro consumo."

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

Varias organizaciones reclaman al consumidor que sea más sensible en el origen de los productos que compra en el mercado. Los defensores ecológicos mencionan los efectos en el medio ambiente a causa de los intercambios comerciales mundiales.

Suiza tiene poca tierra de cultivo y las condiciones climáticas, geográficas y económicas no permiten una producción barata, por lo que la agricultura local sólo subsiste gracias a la subvenciones.

Mientras tanto no cesa el arribo de alimentos traídos de otras partes del mundo, entre ellos, fruta, verdura y carne.

Para los supermercados suizos la principal crítica ha sido que se importen verduras, como el tomate, traídos de regiones como Almería, España, donde el agua es escasa y se concentra para la cosecha de alimentos de exportación, dejando más empobrecida la región a nivel ecológico.

Por otra parte, los países del Sur se quejan de no tener una independencia alimentaria y de que los productos de primera calidad son dirigidos hacia los países ricos.

End of insertion

En un supermercado de Berna

Entre los alimentos de origen exótico:

-Aguacates de Chile (pieza 2.20 Fr.)
-Limones de Brasil y México (100g a 0.90 Fr)
-Papayas de Brasil (pieza 3.50)
-Litchis de Sudáfrica (100g a 0.70 Fr)
-Melones de Honduras (pieza 4.40 Fr)
-Plátanos para cocer de Ecuador (4.90 Fr/kilo)
-Cocos de Sri Lanka (pieza 1.90 fr)
-Uvas sin semilla de Sudáfrica (500 g por 3.60 Fr)
-Pimiento morrón rojo de España (7.60 Fr/kilo)
-Pimiento morrón amarilla de España (9.80Fr/kilo)
-Pimiento morrón verde de España (6 Fr/kilo)
-Berenjenas de invernadero de España (4.50Fr/kilo)
-Calabacines de Marruecos (3.50Fr/Kilo)
-Tomates de invernadero de España (3.20Fr/kilo)
-Pepinos Nostrano de España (5.80Fr/kilo)
-Judías verdes de Marruecos (500 g. por 4.80 Fr.)
-Ajos de China (250 gr. por 2.70 Fr)
-Ajos de Argentina (pieza 1.20Fr)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo