Perspectivas suizas en 10 idiomas

ChatGPT causa furor en las escuelas y universidades suizas

un ordenador portátil con el programa de chatGPT
ChatGPT, el programa de inteligencia artificial más popular del momento. © Keystone / Christian Beutler

En unos cuantos meses, ChatGPT ha generado curiosidad, artículos de prensa y debates: el programa de inteligencia artificial se usa en las escuelas y universidades a tal grado que inquieta al profesorado.

Desde su lanzamiento el pasado 30 de noviembre del 2022, la herramienta que resume textos o responde preguntas de los usuarios en forma de conversación seduce a cada vez más jóvenes y estudiantes. Considerado por algunos más poderoso que Google o Wikipedia, el programa es una bendición para los amantes de las trampas y los malos alumnos, quienes lo utilizan para escribir sus tareas.

En los pasillos de la Universidad de Ginebra, ChatGPT no es un tabú. “Yo ya lo he utilizado, pero únicamente para ayudarme a resumir los temas de mi examen”, asegura un alumno entrevistado por la RTS. “En los estudios de literatura debemos, sobre todo, analizar las fuentes y textos antiguos e históricos. La inteligencia artificial no nos es pues de mucha ayuda”, relativiza otro universitario.

>> Una emisión al respecto (en francés) de RTS:

Contenido externo

Buscando la inspiración

“Por lo que escucho a mi alrededor, la gente lo usa fundamentalmente para inspirarse”, afirma otra estudiante entrevistada en los pasillos del alma mater ginebrina.

Inspiración: eso es justamente lo que buscaba un universitario que acaba de presentar un trabajo académico escrito parcialmente por ChatGPT. Como no existen reglas claras aún sobre el uso de este programa, decide testimoniar de forma anónima.

“No tengo la impresión de hacer trampa. Pero, como se nos exige cierta destreza en la escritura a la hora de explicar algunos conceptos, su uso sí puede quizás impedir este aprendizaje porque ChatGPT escribe muy, muy bien”, explica este universitario que cursa el final de su carrera y usó por primera vez la aplicación hace poco.

La profe estaba flipando

ChatGPT también es muy atractivo para los alumnos de bachillerato, a tal grado que su uso ya inquieta a los establecimientos escolares. Algunos estudiantes no dudan en utilizar este software para potenciar sus resultados y ofrecer a los maestros trabajos casi perfectos… Al menos en apariencia.

“Hice mi presentación de inglés en ChatGPT, cero errores. También lo usé para realizar un análisis en francés de un pasaje de la obra ‘Dom Juan’ de Molière… soy demasiado perezoso para escribir tres páginas. Puse en marcha el programa y la profesora estaba flipando de lo perfecto que era”, asegura un adolescente de Lausana, quien admite que hace trampas regularmente.

El joven se siente seguro y no cree que lo vayan a atrapar. “Es imposible. Esta herramienta toma información de todos los sitios de Internet, escribe oraciones bonitas, recopila información, y crea cosas reales. Nos lo sirve todo en bandeja de plata”, afirma, al tiempo que agradece a Elon Musk, uno de los cofundadores de la empresa emergente que desarrolló ChatGPT.

¿Supervisar y formar en vez de prohibir?

La aparición de ChatGPT crea nuevas zonas grises que han llevado a la ciudad de Nueva York a prohibir su uso en las escuelas. En la Suiza francófona no hay prohibiciones hasta ahora. De hecho, las reflexiones se encaminan más bien hacia la supervisión de esta práctica, como ya sucede en la Universidad de Neuchâtel (Unine).

“Si les pido a los estudiantes que presenten un trabajo, podría solicitar también una discusión posterior, una especie de defensa de su presentación. Ahí veríamos con bastante claridad si el alumno domina su asignatura”, dice Martin Hilpert, vicerrector de la Unine.

La escuela ya ha experimentado situaciones en el pasado en las que ha debido adaptarse a los avances tecnológicos. En la Suiza francófona, algunos directivos del sector educativo establecen un paralelo entre ChatGPT y la llegada de las calculadoras, los motores de búsqueda o Wikipedia. Se trata de herramientas que finalmente han podido integrarse en la enseñanza.

>> Inteligencia artificial: ¿es el gran sustituto? El debate (en francés) sobre el programa RTS Infrarouge:

Contenido externo

Un apoyo en la preparación de los cursos

Aunque muchos profesores temen que la inteligencia artificial sea el origen de más trampas, otros han decidido utilizarla en la preparación de sus cursos, como Eric Vanoncini, profesor de filosofía y colaborador del servicio de educación mediática (SEM) para las escuelas del cantón de Ginebra.

“Como parte de mis clases, algunas veces he utilizado las respuestas del ChatGPT para guiar alguna reflexión sobre lo que hacemos en filosofía, el acceso al conocimiento, la confiabilidad de las fuentes, y todo el proceso de investigación”, explica.

“También puede ser un asistente potencialmente interesante (para los profesores). Le pedí que corrigiera anónimamente el ensayo de uno de mis alumnos. Y le he solicitado varias veces preparar secuencias de enseñanza para mí, o ejercicios para completar (para los alumnos). ChatGPT hace todo esto de manera relativamente satisfactoria”, dice Eric Vanoncini.

Rediseñar las evaluaciones

Oportunidad o riesgo, ChatGPT está redefiniendo las reglas, y camina varios pasos por delante del mundo educativo y académico. Algunos cantones no descartan rediseñar áreas completas de la educación, como las tareas o las evaluaciones.

En cualquier caso, el tópico de la inteligencia artificial está en la mente de todos. Figurará en el orden del día de la próxima Conferencia Intercantonal de Educación Pública. En el cantón de Vaud, se presentará una interpelación ante el llamado Gran Consejo para discutir un posible marco legal en esta área.

Diferenciar entre un texto humano y uno de IA

El reto para aceptar esta nueva tecnología es poder distinguir entre el texto escrito por un humano y el producido por una inteligencia artificial.

Actualmente existen varios programas que pueden hacerlo. La empresa matriz de ChatGPT ofrece su propio detector, pero actualmente no es muy eficaz con los textos escritos en francés.

La empresa propone otra solución: integrar en el texto una especie de marca de agua invisible, como en los billetes, que permitiría identificar los textos escritos artificialmente.

Mostrar más

Debate
moderado por Sara Ibrahim

¿Es la inteligencia artificial una ayuda o un perjuicio?

¿Debemos permitir que los ordenadores, cada vez más capaces de efectuar tareas que requieren inteligencia humana, actúen por nosotros?

67 Comentarios
Ver la discusión

Adaptado del francés por Andrea Ornelas 

Los preferidos del público

Los más discutidos

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Puede encontrar todos nuestros debates aquí y participar en las discusiones.

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR