Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El ILC, más de 50 años al servicio de la educación

El Instituto Línea Cuchilla fue fundado en 1962 por un pastor suizo. 

(ILC)

El Instituto Línea Cuchilla (ILC) es uno de los grandes ejemplos educativos de la Argentina y motivo de profundo orgullo para la comunidad suiza.

Más de 400 jóvenes acuden cada año a la Institución helvética, donde reciben una formación integral que los prepara para ganarse la vida.

Fundado en 1962 por el pastor suizo Jorge Bäschlin, el Instituto Línea Cuchilla (ILC) pertenece a la Iglesia Evangélica Suiza y actualmente acoge a 400 alumnos de ambos sexos, a quienes ofrece una educación integral, en jornada completa, que incluye la enseñanza secundaria obligatoria y el aprendizaje de carreras técnicas y agrotécnicas.

En un país que enfrenta cotidianamente una crisis en el sector educativo, donde la deserción escolar avanza y los paros docentes son moneda corriente, el ILC escapa a esa dinámica y destaca por su trabajo y prestigio.

Un paisaje muy particular

La provincia de Misiones posee el clima más tropical de la Argentina y una de las comunidades helvéticas más numerosas del país. Por eso no extraña a nadie que la entrada a Ruiz de Montoya sea una construcción suiza típica que resume la cultura y la tradición locales.

Allí se ubica el Instituto, que se ha ganado un papel preponderante en el panorama educativo de la provincia mesopotámica.

En esta zona de tierras coloradas y abundantes lluvias, el equipo educativo del ILC ha encontrado la forma de articular teoría y práctica para que los jóvenes aprendan desde conceptos de electricidad, mecánica, soldaduría, herrería y carpintería en la escuela técnica; hasta la cría de ganado bovino y porcino, la apicultura, la producción de leche y el tratamiento de una huerta de subsistencia familiar en la escuela agrotécnica.

Listos para ganarse la vida

Los alumnos, con edades entre los 11 y los 18 años, obtienen al finalizar sus estudios un Título Oficial de Técnico en Equipos e Instalaciones Electromecánicas y Técnico en Producción Agropecuaria.

Su director general, el zuriqués Felix Bräm, explica a swissinfo que estas escuelas fueron concebidas como una posibilidad de dar herramientas a los jóvenes para poder insertarse en la vida laboral una vez terminada la enseñanza obligatoria.

Según el directivo suizo, muchas de las familias que componen la comunidad escolar se encuentran en una situación económica difícil. Para ellos, el ILC cuenta con la posibilidad de otorgar becas.

"Originalmente el colegio fue fundado para que los hijos de los inmigrantes suizos (estamos hablando de alrededor de 2.000 familias suizas que viven en la región) puedan trabajar la tierra para que luego puedan volver capacitados a sus campos", explica a swissinfo Bräm.

"Esta filosofía sigue intacta y hoy hay una convivencia entre alumnos que pueden pagar la mensualidad relativamente cómodos y otros, casi un 40 por ciento, que reciben una beca de la que se hace responsable la Institución".

Un lugar para vivir y educarse

La realidad de la provincia de Misiones indica que la mayoría de los jóvenes no tiene posibilidad de hacer estudios terciarios o universitarios. Muchas veces por lejanía o por pobreza, los chicos ni siquiera acceden a la escuela.

Por esta razón, el ILC dispone de una residencia donde viven 150 varones y 40 señoritas, lo cual brinda una solución a aquellos jóvenes procedentes de lugares aparatados de la provincia o que no tienen los medios económicos para regresar cada día a su casa.

"Es una necesidad desde el punto de vista geográfico. La mitad de nuestros alumnos viene de regiones alejadas, a más de 50 kilómetros del Instituto, y el ILC mismo está ubicado a siete kilómetros de la Ruta Nacional 7, lo que lo hace un lugar de difícil acceso", sostiene Bräm.

"Aquí en Misiones, cuando no se vive cerca de alguna de las dos grandes rutas provinciales, se está realmente marginado en cuanto al acceso a la escolaridad. Por un lado, por la parte de selva y monte que queda, y porque la tierra misionera (la tierra roja), a raíz de las grandes lluvias típicas de la zona, vuelve muchas veces los caminos intransitables", agrega.

Escuela Agrotécnica y Técnica

Mientras la escuela agrotécnica forma a los chicos en ganadería, cultivos como mandioca y maíz, producción de yerba mate, huerta, viveros y forestación, la rama técnica les da los primeros conocimientos en el manejo de materiales, herramientas y máquinas.

También aprenden a reciclar materiales y manejar equipos de avanzada, y los futuros electricistas y mecánicos aprenden a planificar y concretar trabajos.

Y aunque esto parezca mucho, no es todo. Porque los chicos, explica el director general, aplican todos esos conocimientos para contribuir al funcionamiento del ILC, parte esencial en el espíritu auto-sustentable de la Institución.

Bräm cuenta que la Granja Suiza, marca registrada del ILC para los productos que fabrican, es un pilar importante de este proyecto:

"Granja Suiza, además de una pequeña fábrica que aporta al proyecto auto-sustentable, tiene, al mismo tiempo, una connotación pedagógica".

"Nosotros trabajamos con nuestros alumnos desde lo que es la materia prima hasta la gestión de venta de los productos Granja Suiza, que son mermeladas, dulce de leche, quesos, té de rosella, pepinos, chucrut, entre otros",

"Los chicos aquí pueden aprender a trabajar la materia prima para el bien de su propia educación y para ayudar a ganar recursos dentro del ILC", concluye.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×