Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El interminable problema de los desechos

Barriles con contenido radioactivo en el almacén provisional de Würenlingen, en el cantón suizo de Aargau.

(Keystone)

Desde hace 30 años se busca un depósito final de desechos nucleares en Suiza. Pero, hasta ahora, ninguna solución se avizora.

La opción fuera de las fronteras helvéticas para basura altamente radioactiva no se descarta.

Desde febrero de 2005 está vigente la Ley sobre Energía Nuclear en la que se estipula que la basura atómica producida en Suiza debe ser desechada dentro del país.

También el procedimiento de aprobación de las decisiones en torno a estos desechos se ha modificado: Los cantones no tienen más derecho ha participar en las decisiones sobre los basureros atómicos. El gobierno federal tiene la palabra.

Para encontrar el basurero atómico propicio, el ministro de Energía, Moritz Leuenberger conformó un consejo consultivo. Éste deberá apoyar el proceso de búsqueda en diversos cantones.

Proceso arduo

Uno de los sitios pensados es Benken, en el cantón de Zúrich. Pero sobre esta idea ya se escucharon protestas desde Austria y Alemania.

En la pasada sesión de otoño en el Parlamento Federal, la cámara de senadores ejerció presión para que se tome pronto una decisión.

El ministro Leuenberger calcula que eel certificado de eliminación de basura altamente radioactiva se obtendrá en la segunda mitad de 2006 y el proceso para finalmente decidir el sitio adecuado para construir el esperado almacén subterráneo en 2010.

En el caso de que deban realizarse más perforaciones geológicas en los terrenos estudiados, el plazo para decidir el emplazamiento de basura nuclear podría extenderse hasta el 2014.

El vicedirector de la Oficina Federal de la Energía, Werner Bühlmann, opina, a su vez, que la entrada en funcionamiento del cementerio atómico no ocurriría antes del 2040.

¿Mirada al exterior?

Suiza también avizora una opción fuera de su territorio para desechar sus desperdicios altamente radioactivos.

Junto con representantes de las compañías responsables de las centrales nucleares y la Nagra - la sociedad cooperativa nacional para el almacenamiento geológico de los desechos radioactivos – participa en un proyecto de investigación de la Unión Europea (UE) para estudiar la posibilidad de encontrar un basurero conjunto en el extranjero.

El proyecto, conocido bajo las siglas de SAPIERR, tiene sede en Suiza a través de la oficina 'Arius' y en él participan 14 países europeos.

El coordinador del proyecto, Charles McCombie, indicó a swissinfo que ya tuvo lugar una reunión de SAPIERR en Bruselas, en la que se presentó una lista de sitios con ciertas aclaraciones que debían hacerse para su evaluación. Sin embargo, no existe aún un lugar definido.

Rusia descartada

En mayo de 2004 aún se nombraba a Rusia como una posibilidad. El mismo McCombie explicó entonces a la televisión suiza de expresión alemana, la DRS, que "Rusia había mostrado el interés de recibir otro tipo de basura, que podría ser almacenada junto con sus grandes cantidades de desechos en un mismo sitio". Pero, que para ello, se requeriría un "nuevo y muy diferente nivel de los controles internacionales".

Ahora McCombie no habla de Rusia. "SAPIERR no tiene nada que ver con Rusia. Queremos encontrar soluciones dentro de la UE. Esta es la política de la UE, Rusia nunca fue prevista".

Además, afirma que Suiza ha expresado oficialmente y en repetidas ocasiones que tiene el interés de participar en un basurero internacional de desechos altamente radioactivos.

"La doble vía de Suiza con una opción interna y otra externa para el almacenamiento final de los desechos atómicos es un buen ejemplo", dice McCombie.

Una declaración que no respalda Michael Aebersold, de la Oficina Federal de la Energía. El gobierno federal no forma parte del proyecto SAPIERR, indica a swissinfo.

La legislación helvética en materia de desechos atómicos prevé en principio una solución dentro de Suiza y "estamos resueltos a preparar soluciones en Suiza", advierte Aebersold.

¿Es plausible una solución internacional?

Tras la última ampliación de la Unión Europea (UE), trece de sus miembros utilizan energía atómica, por lo que hay una necesidad de coordinar los procedimientos utilizados sobre el tema nuclear.

También el miedo al terrorismo nuclear impulsa a los Estados a acrecentar los controles internacionales de la basura radioactiva. "Desde el 11 de septiembre de 2001, la solución multilateral es mucho más aceptada", indica McCombie. "La garantía de la seguridad para 29 almacenes en Europa es seguramente más difícil que para uno o dos centros de desecho."

Una opinión que también comparten las Autoridades Internacionales de la Energía Atómica (IAEA). Su director general, Mohammed El Baradei, subraya desde hace dos años que se deben tomar en consideración soluciones internacionales para el manejo de los desechos altamente radioactivos.

swissinfo, Jean-Michel Berthoud
Traducido del alemán por Patricia Islas

Datos clave

En Suiza hay cuatro plantas de energía nuclear con cinco reactores en total.

En promedio, el 38% de la producción de energía en Suiza es cubierta por las centrales nucleares. En invierno el porcentaje asciende a 45%.

Suiza no posee hasta ahora ningún depósito final de basura radioactiva.

Fin del recuadro

Contexto

A partir de febrero de 2005, entró en vigor en Suiza la nueva Ley sobre Energía Nuclear.

Esta legislación advierte que los desechos atómicos producidos en Suiza deben, en principio, ser almacenados en un cementerio nuclear dentro del país.

Actualmente, una parte del combustible nuclear proveniente de las estaciones nucleares suizas se exportan a los depuradores de basura altamente radioactiva que se encuentran en La Hague, Francia, y Sellafield, Inglaterra.

Suiza tiene la obligación de volver a recibir estos desechos tratados. En promedio unos 12 metros cúbicos anuales.

Esta basura es almacenada de manera provisional en Würenlingen, en el cantón de Aargau.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×