Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Hani Ramadan tropieza con la ley escolar ginebrina

Hani Ramadan defiende sus convicciones religiosas y adelanta un recurso ante el Tribunal Federal de Suiza.

(Keystone)

El gobierno de Ginebra licenció al educador de origen egipcio por reincidir contra la ley escolar. Ramadan defendió la Charia en un artículo publicado por 'Le Monde'.

El cantón de Ginebra aplica con rigidez el laicismo en la educación.

Titular de tres licencias y un doctorado en Letras y Filosofía de la Universidad de Ginebra, donde nació en 1959, Hani Ramadan posee la ciudadanía suiza desde 1983. Dos años antes, en 1981, comenzó a dar clases de francés en un Liceo de Meyrin (GE).

En 1995 sucedió a su padre, Said Ramdan, al frente del Centro Islámico de Ginebra, la más pequeña de las dos instituciones religiosas y culturales musulmanas en la Ciudad de Calvino.

No fue nombrado oficialmente para tal función, pero es visto como el 'imán' de su comunidad y se encarga de encabezar las oraciones de los viernes y de celebrar los matrimonios religiosos.

La gota que colmó el vaso

Desde los años 80, Hani Ramadan se dedicó a defender regular y públicamente sus convicciones religiosas. Ese propósito le creó algunas dificultades con su empleador, el Departamento de Instrucción Pública del Estado de Ginebra.

Un artículo publicado por el rotativo francés 'Le Monde' en su edición del 10 de septiembre de 2002, con la firma de Hani Ramadan, provocó gran ruido. Bajo el título de "La charia incomprendida", el autor trata esencialmente de demostrar que la lapidación de las mujeres o de los hombres adúlteros no es tan cruel como parece.

Sugiere asimismo que el Sida es un castigo divino, lo que, a juicio del Departamento de Instrucción Pública es la gota que colmó el vaso. Actuando en consecuencia, el 11 de octubre dispuso la suspensión inmediata de labores de Hani Ramadan.

Al mismo tiempo, el gobierno cantonal pidió al ex fiscal Bernard Bertossa la apertura de una investigación del asunto.

Falta al deber de fidelidad

En el informe presentado la semana pasada por el ex magistrado se lee claramente que nadie critica la enseñaza impartida por Hani Ramdan a sus alumnos, ni siquiera quienes ven en él a un 'profe muy severo'.

El antiguo fiscal señala, en cambio, al menos dos razones que justifican el licenciamiento del profesor de francés. La primera se basa en el artículo 120 de la ley de instrucción pública, que establece la laicidad de la enseñanza. Según Bernard Bertossa, la función de Imán, ejercida por Hani Ramadan, lo sitúa en la ilegalidad.

Además, "al afirmar opiniones claramente contrarias a los valores que la escuela pública debe defender y transmitir", Hani Ramadan ha faltado a "su deber de fidelidad", precisa Bertossa.

Recurso anunciado

"Lucharé por mis derechos", de´claró Hani Ramadan en una entrevista publicada este jueves en el diario valesano 'Le Nouvelliste'. El educador rechaza las afirmaciones del informe de Bernard Bertossa y sostiene que contiene "inexactitudes".

"Como musulmán, no entiendo lo que quiere decir. Yo no soy un hombre religioso, sino director de un Centro Islámico", añade el profesor suspendido. Hani Ramadan señala además que está dispuesto a recurrir hasta el Tribunal Federal, si es preciso.

En conversación telefónica con swissinfo, confirmó tal propósito, pero declinó comentar más sobre el asunto.

swissinfo/Marc André Miserez.


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×