Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La Teología de la Liberación en el contexto suizo

Marcha de salvadoreños en conmemoración del Arzobispo Oscar Arnulfo Romero.

(Keystone Archive)

Genera líneas de reflexión en materia de asilo e integración, sostiene catedrático de la Universidad de Ginebra.

Henry Mottu, profesor de Teología Práctica, considera que esa corriente de pensamiento “interpela” a la sociedad suiza.

"¡Si nos interpela, y cómo...! Pienso que los teólogos de la liberación nos interpelan porque están en el terreno y han conocido la persecución política", comenta el catedrático en entrevista con swissinfo.

Para él, además del tema de la integración de los extranjeros o el asilo político, la Teología de la Liberación plantea un reclamo al compromiso de Suiza con muchos regímenes militares o dictatoriales, en un pasado reciente.

"Los intercambios y el secreto bancario, la entrada en Europa y todos esos temas relacionados con el dinero, también es otro aspecto en el que nos llama la atención. Pero aquí hay problemas porque, desde que se toca el tema del dinero, los suizos son reticentes a reconocer muchas cosas", expresa.

Situación surrealista



El profesor piensa que Suiza vive una situación un poco surrealista. "Aquí, estamos en un contexto muy local, de lenguas, de religiones, de clases sociales; pero formamos parte de un contexto más amplio del que somos parte y a veces no nos queremos dar cuenta de esto".

El análisis de clases sociales es otro punto en el que los teólogos de la liberación son críticos con respecto a Suiza.

"Ese análisis no está superado. La caída del Muro de Berlín no significa que ya no existen las clases sociales. El problema de la desigualdad sigue vigente, el tratamiento diferenciado de personas se sigue dando. Por lo tanto, mientras persistan estas realidades sociales, la Teología de la Liberación tendrá un gran futuro", opina.

Persecución de teólogos de la liberación

En torno a la persecución de los representantes de la Teología de la Liberación, Mottu alude a los asesinatos en El Salvador del arzobispo Oscar Arnulfo Romero (1980) y de los jesuitas de la Universidad Centroamericana (1989).

La persecución religiosa también se ha dado, especialmente en contra del brasileño Leonardo Boff, quien fue juzgado por la antigua Inquisición, hoy llamada Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, en 1984. La presión fue tal, que el franciscano tuvo que renunciar al ministerio sacerdotal en 1992.

"Creo que en este punto, ellos nos testimonian de la vitalidad de una fe que nace en medio de los sufrimientos del pueblo", opina.

Próximo a jubilarse, el profesor Henry Mottu ofrece, como un adiós a las aulas, un curso público sobre 12 personalidades internacionales relacionadas con la "Teología Práctica".

Además de hablar sobre Martin Luther King, Dorothée Sölle, Dietrich Bonhoefer, el programa incluye a Gustavo Gutiérrez y Leonardo Boff, principales exponentes de la Teología de la Liberación.

La autenticidad de Gutiérrez y los desafíos de Boff

Para el profesor Mottu, uno de los valores más destacables de Gutiérrez, considerado el padre de la Teología de la Liberación, es su autenticidad.

"La teología de Gutiérrez me enseñó a dialogar. Yo aprendí a no rechazar mi herencia europea, de Hegel, Kant y los filósofos del Siglo de las Luces, para ponerla en relación con los problemas de pobreza y de exclusión social", explica.

Además, la teología de Gutiérrez se construye desde la base de la sociedad y con otra idea de sus integrantes.

"Es decir, los pobres, en su teología, no son objeto, son sujeto de su historia, son los maestros de su destino. El pobre, el otro, la no persona, tiene que volverse una persona, un sujeto.

“De acuerdo con Gutiérrez, la teología debe esforzarse en concebir al pobre a partir de un objeto para volverlo un objeto actuante. Todo el mundo tiene derecho a eso, incluyendo a las personas de las capas sociales explotadas".

Para Mottu, ese es el gran mensaje de Gutiérrez, teólogo peruano nacido en Lima en 1928, licenciado en Psicología y Filosofía de la Universidad Católica de Lovaina y fiel sacerdote de la Iglesia Católica.

La terrible Inquisición



"La historia del cristianismo en América Latina, como ideología, fue una cosa horrible. La Inquisición fue una deriva terrible. Pero siempre hubo voces de protesta y ellas regresan ahora”, subraya el especialista.

Con Leonardo Boff, se entra a un tema central de la iglesia, que es el carisma y el poder.

"Bajo la inspiración de Boff, yo me interrogo si hay todavía esperanza, en Europa, de ver nacer comunidades eclesiales de base. Y si es el caso, ver qué posibilidades reales hay", anota.

swissinfo, Luis Vázquez, Ginebra

Contexto

El arzobispo Oscar Arnulfo Romero fue asesinado en El Salvador en 1980.

En 1989, jesuitas de la Universidad Centroamericana corrieron la misma suerte.

Leonardo Boff, una de las figuras más representativas de la Teología de la Liberación, fue juzgado por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, en 1984.

La presión fue tal que el franciscano tuvo que renunciar al ministerio sacerdotal en 1992.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes