Navigation

La UE quiere negociar con Suiza un acuerdo sobre fraude fiscal

Nueva presión desde Bruselas en materia de delitos fiscales. Keystone

La Comisión Europea propuso negociar un acuerdo de cooperación con Suiza en contra del fraude y la criminalidad financiera. El Ejecutivo comunitario advierte el incremento de actividades ilegales en las que Suiza estaría implicada como base externa.

Este contenido fue publicado el 14 julio 2000 - 17:20

Según explica el Ejecutivo comunitario en un comunicado de prensa emitido desde Bruselas, el fraude organizado, el contrabando, sobre todo de cigarrillos, y otras actividades ilegales, en la que Suiza está implicada como base fuera de la Unión Europea, "ha adquirido proporciones considerables".

Esta situación se agravará con la entrada en vigor, el próximo año, de los siete acuerdos bilaterales firmados entre Suiza y la Unión, ya que se intensificarán las relaciones económicas entre ambas regiones.

En este sentido, la Unión exige medidas para mejorar la cooperación en la lucha contra el crimen organizado, "en interés", afirma Bruselas, tanto de la Comunidad como de la Confederación Helvética.

Para las negociaciones, la Comisión, a instancias de los comisarios Michael Schreyer, de Presupuesto, Chris Patten, de Relaciones Exteriores y Antonio Vitorino, de Justicia e Interior, ha adoptado una recomendación pidiendo al Consejo de ministros un mandato para abrir negociaciones con Suiza y conseguir un acuerdo anti fraude que acabe con los miles de millones de dólares que estas actividades ilícitas cuestan a la Unión Europea cada año.

Se trata de la última iniciativa de una serie que inició la Comisión en 1997 con el objetivo en mente de mejorar la cooperación con Suiza en materia de crimen financiero.

Y es que, los delitos fiscales representan para la Unión Europea un obstáculo importante en sus relaciones con este país alpino. Ya en 1978 el Consejo Europeo adoptó un protocolo que vinculaba a los Estados signatarios para darse ayuda mutua judicial en los delitos de orden fiscal. Sin embargo, Suiza no lo ha ratificado todavía.

De hecho, lo que para la Comunidad es "crimen financiero", Suiza lo califica eufemísticamente de fraude. Tanto es así que para la Unión es un problema que Berna no quiera denominar como delito los fraudes aduaneros y que la evasión fiscal no sea castigada penalmente.

No obstante, la visita a Bruselas del jefe de la diplomacia suiza, Joseph Deiss, esta misma semana, ha abierto nuevas esperanzas a la cooperación en esta materia, aunque no se cumplan todas las expectativas comunitarias.

En este sentido, Deiss abogaba por estrechar la relaciones y por mantener el acuerdo de ayuda mutua de carácter administrativo en materia aduanera, algo a todas luces insuficiente para la Unión.

Suiza, además, parece más interesada en otros ámbitos de cooperación como son los temas de seguridad y las políticas europeas de inmigración y asilo, por lo que parece claro que utilizará estas prioridades como contrapartida en las negociaciones que tanto interesan a la Comunidad.

El mandato que quiere pedir la Comisión deberá ser aprobado por el Consejo de ministros, que previsiblemente no pondrán inconvenientes a un problema que quieren solucionar desde hace ya varias décadas.

Elena Aljarilla, Bruselas

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.