Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las consecuencias de la pandemia Precariedad o clandestinidad para las prostitutas sin ingresos

Desde el 16 de marzo, las prostitutas no pueden ejercer su actividad y, por tanto, no tienen ingresos, como ocurre en otros sectores de la población activa en Suiza.

(Anne-Camille Vaucher)

Desde el 16 de marzo, la profesión más antigua del mundo está prohibida para prevenir la propagación del coronavirus. Sin ingresos, las prostitutas a veces no tienen ni vivienda ni comida. Una situación dramática que entraña el riesgo de empujar a algunas a la clandestinidad.

"Si no pudiera vivir en casa de una amiga, estaría en la calle"
Carlos

Fin de la cita

La crisis del coronavirus pone a la prostituta en una situación difícil, pero se considera afortunada en comparación con sus hermanas. Aunque ha perdido todos sus ingresos, tiene una casa. "Vivo con mi novio, y nos las arreglamos para salir adelante por el momento." La mayoría de las trabajadoras del sexo en Suiza viven y trabajan en un salón dirigido por un gerente. "Algunas de mis compañeras de trabajo se quedaron sin hogar cuando el establecimiento cerró. Algunas de ellas pudieron regresar a sus países de origen, Hungría, Moldavia o Rumania. Otras tienen un novio o un cliente con el que pueden vivir temporalmente aquí", dice Alexandra.

En Suiza, la prostitución se considera una forma de actividad económica independiente desde el punto de vista jurídico y los ingresos están sujetos a impuestos. En caso de pandemia, las personas con permiso de residencia tienen teóricamente derecho a una indemnización con cargo al seguro de pérdida de ingresos (APG). Este es el caso de Alexandra. "Creo que me presentaré", dice, aunque no parece estar muy familiarizada con el procedimiento.

Conversamos con Carlos*, un trabajador sexual de origen latinoamericano, en Suiza desde hace unos 3 años. "Si no pudiera vivir en casa de una amiga, estaría en la calle", dice el hombre, que solamente habla español. Sin embargo, Carlos tendrá que ayudar a pagar el alquiler cuando pueda tener ingresos.

De la precariedad a la clandestinidad

Mientras que Carlos y Alexandra han encontrado soluciones temporales, la situación empuja a otros y otras trabajadoras del sexo a seguir ofreciendo sus servicios ilegalmente. Carlos sabe de personas que lo hacen y Alexandra también conoce a mujeres que se prostituyen en sus apartamentos. "Todavía veo anuncios en internet", indica.

Las plataformas en internet dedicadas a los anuncios en el sector están fuera de servicio durante la epidemia. Un ejemplo es el sitio web suizo KXY, que hoy alienta a los usuarios a recurrir al "sexo" telefónico.

Uno de los mayores temores de la asociación de apoyo a las trabajadoras del sexo del cantón de Vaud, Fleur de pavé, es que las mujeres o los hombres pasen a la clandestinidad. "Cuanto más se oculta la prostitución, más peligrosa es. Además del coronavirus, las trabajadoras del sexo se exponen a la violencia o se arriesgan a descuidar la protección de su salud", explica la subdirectora de la asociación, Sandrine Devillers.

El estigma y la pobreza, la doble pena

Para evitar lo peor, los empleados de Fleur de pavé siguen recorriendo las calles de Lausana (Vaud) para mantener el contacto con las trabajadoras del sexo, recordarles las instrucciones e identificar sus necesidades. Sin embargo, es difícil ponerse en contacto con estas personas, que se aíslan en casa. Sin embargo, en las oficinas de la asociación, el teléfono suena cada vez más a menudo. "Necesito comer", dicen voces desesperadas. "Nos hemos relacionado con organizaciones que ofrecen ayuda alimentaria o refugio de emergencia. También podemos ayudarles con los procedimientos administrativos" relativos a su permanencia en Suiza, explica Sandrine Devillers.

Las mujeres con un visado Schengen de 90 días, solo de paso por Suiza, son comunes en el rubro. La barrera del idioma a veces les impide utilizar la asistencia a la que tienen derecho, pero no solo eso. "Nuestra sociedad estigmatiza a las trabajadoras del sexo. Esto significa que no se sienten legitimadas para pedir apoyo, por ejemplo, yendo a un comedor de beneficencia", señala la subdirectora deFleur de pavéEnlace externo.

La mayoría de las trabajadoras del sexo en Suiza no tienen derecho a una compensación de la APG, dice Sandrine Devillers. Por consiguiente, Fleur de pavé, al igual que otras asociaciones similares en diversos puntos de Suiza, ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos para ayudar a satisfacer las necesidades más urgentes de los y las trabajadoras del sexo.

Las mujeres en la calle

Las trabajadoras sexuales no están cerca de ver el final del túnel. "La prostitución será probablemente una de las actividades que permanecerá prohibida durante más tiempo", subraya Sandrine Devillers. Con el paso del tiempo, las situaciones dramáticas podrían multiplicarse, especialmente en lo que respecta a la vivienda.

Muchas prostitutas dependen de la buena voluntad de los propietarios de los salones, que cobran un alquiler por el uso de sus instalaciones. Cuando han tenido que cerrar, algunos han sido benévolos al permitir que las trabajadoras del sexo continúen en el salón de forma gratuita. Otros fueron intransigentes.

"Nuestra sociedad estigmatiza a las trabajadoras del sexo. Esto significa que no se sienten legitimadas para pedir apoyo"
Sandrine Devillers

Fin de la cita

Loïc, gerente de un salón de belleza en Bulle, entrevistado por el sitio de noticias en línea Heidi.news, apoya a dos mujeres que han quedado varadas en Suiza: "Son rumanas, pero residen formalmente en Alemania e Italia. Las fronteras cerradas les impiden regresar. Una de ellas acaba de llegar a mi casa y por lo tanto no tiene reservas. Le ofrezco comida. Ambas se quedarán gratuitamente el tiempo que sea necesario".

Al principio de la crisis, Fleur de pavé había escrito a los gerentes de los salones pidiéndoles que fueran comprensivos y que concedieran a sus inquilinos una gratificación temporal. "¿Cuánto tiempo seguirán aceptándolo?”, se pregunta Sandrine Devillers.

"Las personas que se encuentran en la parte más baja de la pirámide social son las que más sufren en tiempos de crisis", reitera.

>>>En Berna, también, la policía ha pedido a los gerentes de los salones de encuentro que muestren su buena voluntad:

¿Es la Prostitución 2.0 una solución?

Fin del recuadro

Fleur de pavé anima a las trabajadoras del sexo a optar por soluciones en línea. La asociación ya había dado un paso en esta dirección en 2018 al poner en marcha el sitio "Llámame para jugar" con la organización Aspasie, con sede en Ginebra, un sitio gratuito de publicidad de servicios sexuales subvencionados por la Confederación. La plataforma ahora solo ofrece servicios a través de webcam o teléfonos. Una página especialEnlace externo explica a los clientes y a los profesionales del sexo cómo comprar u ofrecer servicios sexuales a distancia. "Hemos puesto a disposición de las prostitutas tutoriales para recordarles las normas que deben observar y explicarles cómo establecer medios de pago seguros", añade la subdirectora de Fleur de pavé, Sandrine Devillers.

*nombres conocidos por el equipo editorial

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Contenido externo

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes