Navigation

Magia y fascinación de los colores de la India

Un acercamiento al significado espiritual de las pinturas. Museum Rietberg/Labaro

En la India, la vida religiosa como la cotidiana, la vida artística como la comercial, todo permanece envuelto en un halo de color que deslumbra por su finura.

Este contenido fue publicado el 06 septiembre 2004 - 16:13

La sala de Haus zum Kiel de Zúrich muestra la fascinante pintura hecha por maestros de la India.

Piedras preciosas, plantas y tierra, son elementos indispensables en la creación pictórica que expresan los maestros de la India desde hace ya varios siglos.

La exposición actual en el Haus zum Kiel de Zúrich, a diferencia de otras que presentaron figuras hindúes en miniatura hechas de papel, pone el acento en la pintura sobre tela que se produce en la región de Rajastán.

Los colores representan un papel fundamental en la cultura de este país y, claro, en el arte de la pintura todavía más. Casi nada queda sin colorear, todo brilla y cobra vida bajo la luz del sol.

El color hace la diferencia

La religión y los complejos rituales del hinduismo están también envueltos por el simbolismo de sus colores. Cuando un creyente en India va a orar a los templos se pone sobre la frente una marca de ceniza o de polvo de cinabrio para diferenciarse de los demás.

Las estatuas de las divinidades están pintadas con colores que indican su función ritual; mientras que, dentro de la sociedad es fácil reconocer el estado civil de una mujer sólo por el color que ha puesto a sus cabellos.

La mujer casada se presenta con su cabellera pigmentada de rojo para testimoniar que ella pertenece a su marido. Es una forma de mostrar públicamente que ella es la compañera de su hombre todo el tiempo.

Los pigmentos que se usan en la vida diaria y religiosa hindú tiene una estrecha relación con la gran tradición de la alquimia, y particularmente con Ayurveda.

Los secretos de la naturaleza

En la exposición llamada 'Colores de la India' del Haus zum Kiel, aparecen en la sala doce cajas finamente acabadas con su cubierta de cristal dentro de las cuales el visitante va descubriendo los pigmentos extraídos de la naturaleza.

Con estos pigmentos, que después de un largo procedimiento se harán polvos, van a producirse los colores para llevar a cabo la delicada pintura propia de la región de Rajastán, una zona situada en el suroeste de Nueva Delhi.

Estos pigmentos han sido clasificados por los conocedores en cuatro grandes categorías:

a) pigmentos minerales, b) pigmentos extraídos de la tierra, c) pigmentos orgánicos, como los que provienen de ciertas plantas o animales, entre ellos los mosquitos, d) pigmentos sintéticos o alquímicos producidos artificialmente bajo fórmulas químicas.

Los colores presentados en esta muestra son, por ejemplo, el blanco que viene del mármol o del carbonato de calcio, el naranja salido de los corales del mar, el verde de la piedra malaquita, el ocre extraído de la amatista, etc.

Los colores que se obtienen de la naturaleza para hacer estas pinturas religiosas, llamadas pichhvai, que en hindi significa 'detrás', el artista los amalgama con una sustancia llamada goma arábiga y luego los diluye en el agua para comenzar a pintar sobre la tela.

La hoja de oro o de plata, otro elemento que sirve para ornamentar y que se usa también con frecuencia, se produce químicamente bajo procedimientos artificiales.

Pintar y venerar a los dioses

Estas pinturas sobre tela de Rajastán se encontraban generalmente colgadas en los templos, justamente detrás de las estatuas de culto como el dios Shrinathji, una transposición de Krishna.

La creación de las pinturas pichhvai tiene una tradición que se remonta al siglo XVlll y XlX. En ellas aparece Krishna danzando y tocando alegremente su flauta junto con sus compañeras. La danza es una especie de juego amoroso que significa la unión y la devoción de los fieles con su divinidad.

La religiosidad en este tipo de pinturas en la India es grande y profunda.

El aprendiz, o joven que está junto al maestro, tiene que tener la suficiente paciencia para aprender la elaboración y procedimiento de sustancias y colores que dura largo tiempo, para después empezar a pintar.

Estas pinturas son una especie de iniciación en las que el aprendiz pasa por diferentes etapas espirituales, que corresponden a las etapas de elaboración de la pintura, hasta llegar a convertirse en un verdadero maestro.

Durante el proceso de creación de las pinturas pichhvai el alumno deberá encontrar él mismo el hilo que lo haga crecer espiritualmente, igual que el alquimista deseaba unirse con su trabajo de transformación a la Gran Obra del universo.

La exhibición 'Los Colores de la India' nos acerca al significado espiritual de las pinturas de Rajastán, así como al conocimiento de sus materiales y técnicas. Terminará el 7 de noviembre de 2004.

Araceli Rico, Zúrich

Datos clave

La muestra del Haus zum Kiel se centra en las pinturas de Rajastán.

Los rituales del hinduismo están envueltos en simbolismos de colores.

El blanco procede del mármol; el anaranjado, de los corales; el verde, de la malaquita...

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.