Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Medicina para el cuerpo y para el alma

Emmanuel, Lea y Laura Schmied en su casa de San Cristóbal.

(swissinfo.ch)

Emmanuel, Laura y la pequeña Lea (de dos años y medio de edad) recibieron a swissinfo en su hogar de San Cristóbal de las Casas.

Una casa modesta en un barrio pobre de los suburbios de la ciudad chiapaneca.

Los términos de su contrato establecían una prima de vuelta a casa pero, en el terreno, ingresos que permitieran un tren de vida equiparable al de aquellos con los que iban a convivir y, se trataba de los menos favorecidos entre los desfavorecidos.

Sin embargo, los jóvenes suizos no llegaron a México en busca de comodidad.

Su arribo al país dio respuesta a una solicitud del Consejo Indígena Campesino Evangélico de México (CICEM) para que el Departamento Misionero (DM) de las Iglesias Protestantes de la Suiza de habla francesa enviara una enfermera.

Laura correspondía al perfil buscado y, junto con su marido, partió en la primera misión de la pareja.

Afinar el idioma

Con apenas algo más de 20 años, pero una enorme decisión de colaborar con las comunidades indígenas, los Schmied llegaron al Distrito Federal en 1998 y ahí estuvieron unos tres meses para familiarizarse con el país y darle los últimos toques a su español.

"Tuvimos suerte, nuestra integración se dio paso por paso y tuvimos un buen cuadro alrededor de nosotros para acompañarnos", comenta Laura en referencia al personal del CICEM.

Partieron luego a un campo mazahua en el Estado de México con su misión de "estar con la gente y ayudarlos en lo que necesitaran". Específicamente, impartir cursos sanitarios, en algún momento también de carpintería -oficio de Emmanuel-, y asistir a los fieles en problemas de índole pastoral.

Lea nació en zona mazahua y desde los 10 días comenzó a "trabajar" con sus padres. Así, mientras ellos explicaban las maneras de prevenir enfermedades, las bondades de las vacunas, o los métodos para evitar familias numerosas, la pequeña dormía plácidamente en una hamaca.

Jornadas agotadoras

En sus encuentros con las comunidades locales, los Schmied no desdeñaron la herbolaria mexicana pero si se cuidaron de prevenir a sus interlocutores sobre los riesgos de la charlatanería. Sobre todo tras conocer del caso de un paciente que debió ingresar al hospital con el intestino necrosado tras una sangría de 3 mil pesos (500 francos).

Las jornadas de los Schmied eran largas. Además de los cursos, Laura atendía a los pacientes que venían a la iglesia -en donde se concentraban sus actividades- o los visitaba en sus casas. Y a ese programa de consultas -del cuerpo y del alma-, seguían los cultos.

Luego de dos años de vivir entre mazahuas, los Schmied, que ya eran tres, partieron a tierras chiapanecas.

El cambio era contundente. La exhuberancia del sureste mexicano contrastaba con la aridez mexiquense que dejaban atrás. La nueva, era también tierra fértil para La Palabra y para la palabra. La una, por la apertura ecumenista de don Samuel Ruíz, la otra, por el entusiasmo de la población.

"Gente comprometida"

"Es gente muy comprometida con los proyectos. En las comunidades por Simojovel tuvimos una respuesta fuerte que te estimula a trabajar. Ellos mismos quieren encontrar maneras de ir adelante", destaca la pareja.

Con asiento en San Cristóbal, los Schmied se encargaron de visitar unas seis comunidades chiapanecas cuya población total es de alrededor de 15 mil habitantes. A veces volvían a casa luego de una extenuante jornada. Otras dormían con la gente de las iglesias, en sus casas, o en el templo.

Y en medio de ese trajín incesante, los Schmied conocieron "en la práctica" las desigualdades, supieron de la generosidad sin límites de los más pobres, y observaron a su bebé convertirse en una muñequita encantadora, que este fin de año conocerá su otra tierra, la de los paisajes nevados.

Marcela Águila Rubín, San Cristóbal de las Casas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×