Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Medvédev, las sombras de su victoria

La prensa considerado que el escrutinio presidencial en Rusia había sido ganado de antemano.

(swissinfo.ch)

El sucesor designado por Vladimir Putin, Dmitri Medvédev, logró una victoria aplastante en la elección presidencial del domingo en Rusia.

Diversos observadores en ese país y en el extranjero mencionan las sospechas de manipulación en los sufragios. En Suiza, la prensa también se interroga.

Al final de la votación, Vladimir Putin declaró el domingo (02.03) por la tarde que la victoria de Dimitri Medvédev garantizaba la continuidad de su política. Por su parte, el presidente elegido prometió mantener el camino trazado por su predecesor.

Considerada como ganada de antemano, la elección rusa abre la vía a un tándem en la cumbre del Estado. Frente a la perspectiva de esa inédita situación política, Dmitri Medvédev aseguró a la prensa de su país que no sería fuente de tensiones.

Vladimir Putin, futuro primer ministro, y Dmitri Medvédev procederán juntos a la revisión del Gobierno, pero la política exterior, aseguró el nuevo presidente, seguirá a cargo del jefe de Estado.

"Tenemos confianza uno en otro y eso es, probablemente, lo más importante", subrayó Dmitri Medvédev, que colabora desde hace más de 17 años con Putin, y que era su sucesor designado.

Ganado de antemano

"Es sólo la quinta vez en la historia milenaria de Rusia en que el dirigente del país es elegido democráticamente. Pero nunca antes la elección del pueblo había sido jugada de antemano de esa manera", comenta el periódico de Zúrich, 'Neue Zürcher Zeitung' (NZZ). El tono es el mismo para el conjunto de los editoriales de la prensa suiza de este lunes.

Los diarios subrayan que la estrategia introducida por Vladimir Putin funcionó como estaba previsto. Pero el 'Bund', habla de una "victoria paradójica". Para el cotidiano bernés el carácter democrático de esa elección presidencial debe estar sujeto a caución, pero Dmitri Medvédev también habría ganado en una "competencia electoral conforme a la regla".

Por su parte, el diario de expresión alemana 'Tages Anzeiger' considera que "la jornada electoral de ayer da una mala imagen del sistema Putin" tras una elección presidencial que "parece más bien una entronización".

Rechazan que sea un déspota

Otro tema evocado por los comentaristas suizos es el de los contornos del poder en el Estado ruso.

"Con su voluntad de quedarse en el poder, Putin puso patas arriba las estructuras institucionales. Algunos consideran que ya ahora los burócratas del Kremlin no saben a quien deberán obedecer: al presidente Medvédev o al primer ministro Putin", subraya el periódico de Zúrich.

Especialista en el tema de Rusia, el profesor de literatura Georges Nivat destaca sin embargo, en el diario francófono 'Le Temps', de Ginebra, que contrariamente a una idea muy extendida en Occidente, "Putin no es amo absoluto".

Recuerda al respecto que Putin "negó no sólo el culto de la personalidad", sino que también renunció a "levantar el dedo ante su mayoría parlamentaria para modificar la Constitución y reivindicar el tercer mandato presidencial".

Un gesto que subraya también el 'Neue Zürcher Zeitung' (NZZ). "Putin instauró en Rusia una manera de gobernar más bien inspirada en un cierto 'zarismo'. Pero también hay que recordar en su favor que renunció a manipular la Constitución y a hacerse elegir una tercera vez como presidente".

swissinfo

Dmitri Medvédev

Dmitri Medvédev, de 42 años, creció en San Petersburgo. Su padre es profesor, su madre, filóloga.

Concluyó la facultad de Derecho con un doctorado en 1990. En aquella época conoció a Putin, entonces adjunto del alcalde de San Petesburgo, Anatoli Sobtchak, convirtiéndose en su asesor jurídico.

En 1999, el Primer Ministro Putin lo llamÓ a Moscú para darle el puesto de vicedirector de la poderosa administración presidencial y luego el de presidente del consejo de Gazprom.

En 2005, Medvédev entró al gobierno. Avanzó rápidamente y obtuvo el puesto de viceprimer ministro, al lado de Serguéi Ivanov, ministro de la Defensa y antiguo miembro de la KGB que también pasaba por un delfín eventual de Putin.

Medvédev está casado y tiene un hijo de 11 años

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes