Navigation

No habrá Schengen sin libre circulación

Benita Ferrero-Waldner, comisaria europea de Relaciones Exteriores, presentó el punto de vista de la UE. Keystone

La Unión Europea lanza una advertencia a Suiza. Si la extensión de la libre circulación no supera la prueba de las urnas en septiembre, los acuerdos de Schengen/Dublín no podrán entrar en vigor.

Este contenido fue publicado el 07 junio 2005 - 12:42

Los ministros helvéticos Micheline Calmy-Rey y Christoph Blocher se manifiestan sorprendidos por tales declaraciones.

Un día después de la votación sobre los tratados de Schengen (seguridad interna) y Dublín (asilo), Bruselas lanza una advertencia a Berna. Los tratados no podrán entrar en vigor, si los suizos rechazaran la extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la Unión Europea (UE), en el referéndum previsto para el 25 de septiembre.

Así lo afirmó la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner. "La entrada en vigor de Schengen/Dublín requiere que los 25 estados miembros reciban un trato igualitario".

"Si no fuera el caso, deberíamos poner este problema sobre la mesa y el acuerdo no podría entrar en vigor", puntualizó la comisaria austriaca.

La extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la UE es una adaptación de uno de los acuerdos sectoriales que Suiza y la UE firmaron en el marco de la primera ronda de negociaciones bilaterales.

Los tratados están sujetos a la denominada "cláusula guillotina": si uno de ellos es echado atrás, todos los demás quedan invalidados.

Es la primera vez que la Comisión Europea condiciona de forma oficial los tratados de Schengen/Dublín, que son objeto de la segunda ronda de negociaciones bilaterales entre Berna y la UE, a la libre circulación de personas.

Gobierno suizo sorprendido

El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores se declaró "sorprendido" de que Bruselas "se manifieste en estos términos sobre un asunto que es competencia del pueblo suizo", antes de que los votantes "se hayan pronunciado libre y democráticamente" sobre el tema.

La jefa de la diplomacia helvética, Micheline Calmy-Rey, contactará a la comisaria europea Benita Ferrero-Waldner. En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores recuerda que no existe una vinculación jurídica entre Schengen y la extensión del acuerdo sobre la libre circulación de personas.

También el titular de Justicia, Christoph Blocher, se manifestó sorprendido. En su opinión, será fácil esclarecer si existe o no una relación entre los dos acuerdos.

"Chantaje", según la UDC

Por su parte, la derechista Unión Democrática del Centro (UDC), uno de los cuatro partidos que integran el gobierno colegiado suizo, califica de "chantaje" las declaraciones de la comisaria europea.

Los tratados de "Schengen/Dublín se negociaron por separado y ahora se establece un vínculo. Esto demuestra que la Unión Europea no es un socio de negociación fiable", señaló Gregor Rutz, secretario general del partido.

Aunque sorprendido, el Partido Socialista Suizo (PSS) sostiene que las palabras de Benita Ferrero-Waldner no constituyen "ni una presión, ni una amenaza, sino sencillamente una declaración".

La comisaria recuerda los vínculos jurídicos interdependientes, una vez que los acuerdos de Schengen/Dublín han recibido el aval de las urnas, según Jean-Philippe Jeannerat, portavoz del PSS.

El Partido Demócrata Cristiano (PDC) no se muestra sorprendido por las declaraciones de Bruselas. "Está claro que la aplicación de Schengen depende de la extensión de la libre circulación de personas. No se puede dividir a los ciudadanos de la UE en dos categorías diferentes", destacó Reto Nause, secretario general del PDC.

Finalmente, los miembros del Partido Radical (PRD, liberal) confían en que los suizos avalarán la extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la UE, por lo que no se va a plantear el problema.

Aún así su portavoz, Christian Weber, recalcó que la UE debe ocuparse de sus problemas y dejar que Suiza decida de forma autónoma.

swissinfo y agencias

Datos clave

5 de junio: los suizos aprueban los acuerdos de Schengen/Dublín por 54,6% de los votos.
25 de septiembre: el pueblo helvético se pronunciará sobre la extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la UE.

End of insertion

Contexto

La extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la UE (Chipre, Estonia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría) es una adaptación del acuerdo uno de los siete acuerdos que Suiza y la UE firmaron en el marco de la primera ronda de negociaciones bilaterales.

Es la primera vez que la Comisión Europea vincula oficialmente la libre circulación de personas a los tratados de Schengen/Dublín, que son objeto del paquete de acuerdos entre Berna y Bruselas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?