“¡Le arruinaron la imagen de neutralidad a Suiza!”

La valentía de Las Madres de la Plaza de Mayo, que desde 1977, en plena dictadura militar, ganaron la calle para reclamar a sus hijos, contribuyó a construir el derecho a la verdad. AFP

Un premio Nobel de la Paz, una Abuela de Plaza de Mayo, un excombatiente de la Guerra de Malvinas y un experto en política internacional, analizaron para swissinfo.ch el alcance que tuvo en Argentina la noticia del "golpe de inteligencia del siglo" que involucra a la empresa suiza Crypto AG.

Este contenido fue publicado el 05 marzo 2020 - 11:19
Norma Domínguez, Buenos Aires

La Operación Cóndor de las dictaduras de América Latina, las violaciones de los derechos humanos, los desaparecidos, los 'vuelos de la muerte' y la Guerra de Malvinas, fueron algunas de las atrocidades que los gobiernos de Estados Unidos y Alemania conocían, manipulaban y callaban.

La 'caja de Pandora' develada por la investigación realizada por la cadena alemana ZTE, la radiotelevisión estatal suiza SRF y The Washington Post, puso al descubierto cómo la empresa suiza Crypto AG era en realidad propiedad de los servicios secretos de Estados Unidos (CIA) y la otrora Alemania Occidental (BND), y desde el país más neutral de Europa espiaban a 120 naciones en todo el mundo, convirtiéndose en cómplices y artífices de Dictaduras, Guerras y Genocidios.

Mientras en Europa y Estados Unidos los medios de comunicación y la opinión pública explotaban en torno al ‘Crypto Gate’, la prensa Argentina era cooptada casi en su totalidad y durante días por el 'Caso Fernando Baez' (el asesinato de un joven de 18 años perpetrado por un grupo de rugbiers), dejando en segundo plano la crisis económica y el 'coronavirus', y sacando prácticamente de la agenda al escándalo de espionaje que afecta directamente al país en temas de derechos humanos y soberanía nacional.

En Argentina, ‘nada de ruido, nada de nueces’

swissinfo.ch se reunió con el sociólogo, periodista y analista de política internacional Pedro Brieger y le preguntó por qué creía que el gobierno argentino aún no ha reaccionado ante las informaciones sobre el Crypto AG, considerando que se trata de temas sensibles para el país.

“Creo que el gobierno argentino es muy nuevo y éste es un tema realmente antiguo y que involucra a la Argentina con algo que pasó hace mucho tiempo que, si bien tiene que ver con la Guerra de Malvinas, para un gobierno que recién asume es en todo caso un motivo de investigación”, argumentó el experto.

Sobre la escasa cobertura en los medios televisivos e impresos, Brieger consideró bastante sorprendente que no le hayan dado trascendencia siendo que el informe salió publicado por el Washington Post y además, involucra a dos países centrales, como lo son Estados Unidos y Alemania, y a una empresa de origen suizo.

Si bien el director de NODAL tomó y desarrolló el tema en sus columnas de televisión y radio, reconoció que para su sorpresa no tuvo mucha trascendencia en otros medios televisivos.

Esta aparente ‘apatía’ de la prensa argentina y sudamericana frente a un escándalo internacional de tanta envergadura, que además implica temas muy sensibles para el país y la región, como la llamada Operación Cóndor y la Guerra de Malvinas, resulta inexplicable y ‘dudosa’ para dos de los mayores defensores de Derechos Humanos que tiene Argentina, como lo son la Madre de Plaza de Mayo, Lidia Miy Uranga de Almeyda (más conocida como Taty Almeida), y el activista y Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

La madre de Plaza de Mayo Taty Almeida recibió en su casa a swissinfo.ch. “Hoy es el día del cumpleaños de mi hijo Alejandro, secuestrado y desaparecido en 1975”, dice con tristeza. Norma Domínguez, swissinfo.ch

"Suiza siempre fue sinónimo de brazos abiertos"

“Esta noticia fue una bomba porque muestra todo el horror y todos los cómplices detrás del Plan Cóndor. Yo, como madre de Alejandro Martín Almeida, a quien con apenas 20 años detuvieron y desaparecieron en 1975, como a los otros 30 000 desaparecidos, debo confesar que estoy muy afectada de que esto haya pasado en Suiza. ¡Es insólito! ¡Más que rabia siento dolor!” exclama angustiada Taty Almeida.

“Cuando me llamaste, me sorprendí mucho porque no estaba enterada, y eso es porque no se ha difundido lo suficiente”, dice, y asegura que lo primero que sintió fue decepción porque no esperaba que Suiza fuera sospechosa en un tema como este.

“Suiza siempre fue sinónimo de brazos abiertos. Ha recibido a muchos refugiados y ha dado asilo a muchos militantes. Por eso, a mis casi 90 años, me decepciona. Igualmente hay que investigar, y si se comprueba, hacer justicia”.

El gobierno suizo está pidiendo explicaciones y espero que investigue e informe. ¡Le han arruinado la imagen de neutralidad a Suiza! ¡Que hayan estado en medio. de la Guerra de Malvinas es un espanto! Espero y exijo que se investigue y que se haga justicia. En paz, sin violencia, pero que se haga justicia”, reclama con fuerza la madre de Plaza de Mayo.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, recibe a swissinfo.ch en la sede de los Servicios de Paz y Justicia (SERPAJ) en Buenos Aires. Norma Domínguez, swissinfo.ch

Perez Esquivel: “Me enteré del tema cuando me llamaste”

Para el Premio Nobel de la Paz (1980) y  Presidente del Consejo Honorario del Servicio Paz y Justicia Latinoamericano, la noticia fue una ingrata sorpresa.

Confiesa que se enteró del tema cuando swissinfo.ch se comunicó con él para consultarlo, momento en que estaba tomando un descanso en las afueras de la ciudad.

"Esto sorprende más porque pasa en un país que es considerado confiable y seguro y además es ‘el país creíble’”, asegura, y acota:

“La primera vez que estuve como refugiado fue en Suiza, así que conozco mucho el trabajo que siempre hizo por los Derechos Humanos”

Mientras se pregunta en voz alta qué se puede hacer frente a situaciones como las del caso Crypto AG, dice que “hay que darlo a conocer y, por supuesto, repudiar”.

Pérez Esquivel cuenta que desde que se enteró del tema Crypto AG se informó y supo que ya se está investigando desde el Gobierno suizo.

“Imagino que se abrirán muchas investigaciones más; que esto es una especie de principio”.

"Quisiera encontrar (mentalmente) una línea de trabajo como para denunciar todo esto con mayor fuerza. Siempre supimos que Estados Unidos y muchos países del mundo sabían lo que pasaba en Argentina y en la región con las Dictaduras, con los desaparecidos, con las torturas… Yo mismo lo he denunciado en esos años”, asevera.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo