Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Justicia internacional Erwin Sperisen, a juicio en Suiza

Erwin Sperisen Vernon, ex director de la Policía Nacional de Guatemala en una imagen de archivo de 2006.

Erwin Sperisen Vernon, ex director de la Policía Nacional de Guatemala en una imagen de archivo de 2006.

(Keystone)

El Ministerio Público de Ginebra dirigió este viernes al doble nacional suizo guatemalteco Erwin Sperisen, a juicio ante el Tribunal Criminal. Solicita una pena de prisión de más de 10 años para el ex jefe de la policía guatemalteca.

El otrora jefe de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, Erwin Sperisen, será juzgado luego de que el Ministerio Público (MP) de Ginebra considerara tener elementos suficientes para llevarlo a la silla de los acusados por su participación en la planificación, orden y ejecución de los asesinatos de diez detenidos en Guatemala.

El MP de Ginebra publicó un comunicado anunciando su decisión. Explica, además, que Sperisen, después de su arresto, ha sido escuchado en once ocasiones y que el detenido rechaza los hechos que se le imputan.

Durante los seis meses de instrucción, se realizaron 20 audiencias consagradas a la audición de 14 testigos que se desplazaron desde Francia, Guatemala y España. Además, 4 comisiones rogatorias internacionales fueron dirigidas en Austria, España y a Guatemala.

Al Término de la instrucción, el Ministerio Público decidió dirigir al Tribunal Criminal para su juicio a Erwin Sperisen. La competencia de las autoridades ginebrinas se fundamenta en el artículo 7 del Código Penal que impone seguir crímenes cometidos en el extranjero por un ciudadano helvético, cuando el presunto autor se encuentra en Suiza y cuando no puede ser extraditado.

Sperisen podría ser castigado con más de 10 años de prisión

El MP advierte que no hará comentario suplementario sobre este caso, pero se limita a recordar que el Tribunal Criminal juzga a los autores de infracciones penales, contra los que el Ministerio Público solicita una pena privativa de libertad superior a los diez años.

El doble nacional fue detenido el 31 de agosto de 2012 en Ginebra, donde se mudó en abril de 2007.

El ex jefe de la policía guatemalteca (de 2004 a 2007) – y quien tiene la nacionalidad suiza por el lado paterno (es hijo del diplomático Eduardo Sperisen) ha sido señalado concretamente por su presunta participación en ejecuciones extrajudiciales contra prisioneros en dos cárceles de Guatemala.

Caso único en la experiencia helvética

La sección suiza de Amnistía Internacional y la organización TRIAL (Track Impunity Always) denunciaron el caso en septiembre de 2010 y reiteraron en 2012 su exigencia de juicio y castigo a todos los responsables de violaciones de derechos humanos en Guatemala. En Suiza solicitaron concretamente que se hiciera todo lo necesario para que Sperisen rindiese cuenta de sus actos.

Philip Grant, Director de TRIAL indica a swissinfo.ch que su organización ha seguido con interés cada una de las etapas del procedimiento que condujo el MP a anunciar la apertura de un proceso en el caso Sperisen antes de verano de 2014.

“Este anuncio representa una etapa importante en un asunto de ramificaciones internacionales, como Ginebra, sin duda, jamás había conocido desde hace muchos años”, indica Grant.

“TRIAL espera ahora el desarrollo del proceso y espera también que sea la oportunidad para las víctimas de hacer escuchar sus voces y obtener justicia”, concluye Grant.

Parte de una estructura criminal

Sperisen es uno de tres altos funcionarios cuya captura solicitó un tribunal guatemalteco, en respuesta al señalamiento de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), creada en 2006 con el acuerdo de Naciones Unidas e integrada por juristas internacionales.


De acuerdo con las investigaciones de la CICIG, Sperisen y otros ex altos cargos, entre ellos el ex ministro de Gobernación Carlos Vielman, conformaban una estructura criminal del Ministerio del Interior y de la Policía, dedicada a la ejecución de reos.

"Esta estructura prosiguió con una actividad criminal continuada en delitos de asesinatos, tráfico de drogas, lavado de dinero, secuestros, extorsiones y robos de droga entre otros", de acuerdo con la CICIG.

En 2006, la organización habría estado a cargo del Plan Pavo Real que llevó a la ejecución de siete reos en un penal.

swissinfo.ch


Enlaces

×