Suizo habría recibido fondos del Estado angoleño

Isabel Dos Santos, hija del expresidente de Angola y la mujer más rica de África, y su marido Sindika Dokolo, en Oporto, Portugal, en 2015. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved.

Una investigación basada en documentos filtrados sugiere que Isabel dos Santos, la mujer más rica de África e hija del expresidente de Angola, supuestamente desvió cientos de millones de dólares de fondos públicos a cuentas en el extranjero, y que parte de ese capital habría terminado en Suiza.

Este contenido fue publicado el 21 enero 2020 - 10:00
ICIJ/Tribune de Genève/BBC/sb

De acuerdo con Luanda Leaks, más de 700 000 documentos obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y compartidos por 36 medios de comunicación, señalan que un ejército de empresas financieras occidentales, abogados, contables, funcionarios de gobierno y empresas de gestión ayudaron a dos Santos y a su esposo, Sindika Dokolo, a ocultar activos a las autoridades fiscales y a depositarlos en el extranjero. En entrevistas recientes, la pareja ha rechazado las acusaciones y ha asegurado que el actual gobierno angoleño emprendió una “caza de brujas” contra la familia dos Santos.

Los periódicos suizos Tribune de Genève y Tages-Anzeiger, que tuvieron acceso a los documentos, afirmaron el lunes que el joyero ginebrino De Grisogno recibió más de 140 millones de dólares (136 millones de francos) de fondos estatales angoleños.

Según la Tribune de Genève, el joyero en apuros fue rescatado por Dokolo y la empresa estatal angoleña de diamantes Sodiam en 2012 mediante la creación de una estructura en Malta para comprar una participación en la lujosa marca ginebrina por 25,7 millones de francos. Los diarios suizos afirman que el uso de los millones de dólares de fondos estatales angoleños se había atribuido al pago de deudas y gastos de Sodiam.

En entrevista con la BBC, Dos Santos aseguró que las acusaciones en su contra eran falsas. En su respuesta a las denuncias de los periódicos suizos, ella y su marido defienden la legalidad y la viabilidad económica de sus operaciones con De Grisogono. Afirman que los ordenadores de sus empresas fueron pirateados y que la información fue filtrada a la prensa para perjudicarlos.

Isabel dos Santos, la hija del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos, fue designada como la mujer más rica de África por Forbes con una fortuna estimada en más de 2 000 millones de dólares. La mujer afirma que ha logrado su fortuna por sí misma y que no se ha beneficiado de los fondos del Estado ni de sus lazos familiares. Sus críticos señalan que ella encarna la plaga de la corrupción en el continente.

El 31 de diciembre, Angola confiscó los bienes domésticos de la pareja, alegando que Isabel dos Santos y su esposo dirigieron pagos de más de mil millones de dólares de la compañía petrolera estatal Sonangol y del grupo oficial de comercio de diamantes Sodiam a compañías en las que tenían participaciones. Para la mujer, se trata de una “caza de brujas” destinada a debilitar la influencia de su padre y a distraer de los fracasos de Joao Lourenço, el nuevo presidente de Angola.

Desde que sucedió a Eduardo Dos Santos en 2017, después de un gobierno de casi cuatro décadas, Lourenço frenó la influencia de los hijos de su predecesor en las empresas estatales. Despidió a Isabel dos Santos de la presidencia de la empresa petrolera Sonangol y a su hermano de su cargo en el fondo de riqueza soberana.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo