Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Tras el daño, Suiza cuidará de su imagen

¿Será difícil hacerse oír en el Capitolio?

El gobierno helvético espera invertir millones de francos para el cuidado de sus intereses en Washington y en Berlín, en momentos en los que progresivamente se despejan las tensiones que han marcado las relaciones con esos dos países.

Las autoridades suizas destinarán 2 millones de francos en 2009 y 2.5 millones en 2010 para las tareas de promoción de la imagen de Suiza y el fortalecimiento de la defensa de sus intereses políticos.

En los últimos tiempos, Berna se ha confrontado a dificultades legales debido a dos asuntos: los ilícitos cometidos por el banco UBS en los Estados Unidos y la defensa de su secreto bancario ante una Europa crítica a esa práctica, contra la que Alemania hizo los comentarios más severos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha afirmado que Suiza no tiene un problema general de imagen en los Estados Unidos, aunque admite que los recientes acontecimientos en el caso del UBS y el fisco de ese país, justifican una campaña de relaciones públicas.

"El objetivo de estos esfuerzos es consolidar y mejorar nuestra imagen para favorecer el conocimiento de Suiza en el círculo de los líderes de opinión estadounidenses", explica Erik Reumann, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La última estrategia del género en territorio estadounidense tuvo lugar en la década pasada, durante la crisis relacionada con los fondos judíos depositados en bancos helvéticos durante el Nazismo. Medio millón de dólares costó entonces la operación.

Tarea difícil

"Es difícil poner en marcha esta labor cuando se encuentra uno en posición de defensiva, es decir, cuando se ha perdido el apoyo de amigos y socios", afirma Roman Geiser, responsable para el mercado suizo de la empresa internacional Burson-Marsteller, especializada en relaciones públicas.

Según Geiser, en casos similares "se debe recurrir a una estrategia diplomática discreta para explicar las posiciones diversas y mostrar un acercamiento mucho más activo en comunicaciones o en relaciones públicas... pero esto requiere también un concepto integral de comunicaciones y un mensaje muy coherente, lo que no ha sido el caso hasta ahora".

Gobierno poco coordinado

"Obviamente, actuar así significa, de cualquier modo, intervenir cuando el daño ya se ha hecho", declara el senador Peter Briner, presidente de la Asociación Parlamentaria Suiza-EEUU. "Las agencias de relaciones públicas no podrán ya reemplazar una acción política eficaz. Debimos actuar de una manera de no requerir esos soportes", advierte.

En particular, algunas voces críticas han subrayado la falta de coordinación organizativa en el seno del ejecutivo helvético. De hecho, aunque el secreto bancario y sus implicaciones competen a cuatro de los siete ministros que componen el gobierno, no se designó un portavoz único.

A título de ejemplo, el ministro de las Finanzas y quien ocupa la presidencia rotativa anual helvética, Hans-Rudolf Merz; la ministra de Exteriores, Micheline Calmy_Rey; la de Economía, Doris Leuthard; y la titular de Justicia y Policía, Eveline Widmer-Schlumpf se expresaron públicamente sobre las relaciones entre Suiza y los Estados Unidos. Por su parte, el ministro de la Defensa, Ueli Maurer, eligió una estrategia ofensiva, al declarar a un diario dominical en julio pasado que EEUU era un socio de negociaciones "poco fiable".

Estas intervenciones no convencen a Roman Geiser: "Es un modo de proceder poco coordinado, demasiadas personas haciendo declaraciones".

"Daños indeterminados"

Briner considera que la disputa en torno al secreto bancario fue "basada en mucha incomprensión" y que el gobierno subestimó el daño que podía causar.

Simonetta Sommaruga, senadora del Partido Socialista, acusó en marzo al Gobierno de permanecer en estado de letargo. "El gabinete habría tenido que prepararse desde hace diez años a estos cambios".

Por su parte, el Ministerio de Exteriores señala como "considerables" sus esfuerzos para cuidar sus relaciones con EEUU.

Geri Müller, un parlamentario del Partido de los Verdes (ecologista) y al frente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la diputación, indica que la mejor comunicación es "cambiar el sistema".

"Si se cambia el sistema, si queda claro que no se defiende a criminales, entonces estamos en el buen camino".

Justin Häne, swissinfo.ch
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Contexto

Una encuesta realizada por swissinfo.ch y el diario SonntagsBlick indica que la mayoría de los estadounidenses mantiene una imagen positiva de Suiza.

Los expertos consideran que el asunto del secreto bancario no modificará la opinión de la sociedad estadounidense de modo significativo.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes