Navigation

Prevalece un sentimiento Anti-EE UU en Davos

El primer ministro de Malasia, Mahathir bin Mohamad, contra Washington. Sebastian Derungs

La administración del presidente George Bush, blanco de las críticas en el WEF.

Este contenido fue publicado el 24 enero 2003 - 19:49

La oposición a una guerra en Irak dominó las sesiones de este viernes en el que participó el fiscal estadounidense, John Ashcroft.

Muchos de los asistentes a Davos están seriamente preocupados por la política de Washington, destacó el ex ministro suizo, Adolf Ogi, en declaraciones a swissinfo tras la participación del fiscal estadounidense.

"Siento que los estadounidenses y sus formas no cuentan con el apoyo de todos", dijo.

"Todos estamos muy preocupados porque si tenemos una guerra en Irak, tendremos problemas no sólo en Irak, sino alrededor del mundo. Los líderes de la economía que se encuentran aquí lo saben claramente", añadió.

Inquietud

Kenneth Roth, director ejecutivo de la organización Human Rights Watch, con sede en Estados Unidos, señaló por su parte, que nunca había encontrado tanta oposición hacia Washington, como en el actual Foro Económico Mundial (WEF).

"Esta vez la economía no es el centro de la atención", destacó Roth a swissinfo.

"Los temas dominantes son claramente la posible guerra en Irak y la lucha contra el terrorismo, y en cada uno de los dos casos es muy preocupante la actuación de Estados Unidos. Yo sólo espero que los representantes de Estados Unidos adviertan esto", subrayó.

Ashcroft utilizó la tribuna para defender la política de su país al declarar que las acciones de Estados Unidos garantizaban la libertad alrededor del mundo.

Declaraciones al margen

"Pienso que la gente se siente más libre (para expresarse) en Davos que en Nueva York, dijo Ogi.

"El WEF siempre estuvo dominado por los estadounidenses, especialmente el año pasado cuando participaron en todos los paneles. Esta vez es diferente y tal vez algunos se sienten más libres para manifestar sus puntos de vista", agregó.

El tono anti-Washington alcanzó su máxima expresión cuando Mahathir bin Mohamad, primer ministro malasio, advirtió que los intentos estadounidenses de acabar con el terrorismo pueden conducir a un periodo de odio, venganza y codicia.

Pobreza y desesperación

Mahathir sugirió que los bombardeos suicidas y los secuestros, así como los ataques del 11 de septiembre del 2001, eran motivados por la pobreza y la desesperación.

"La gente no lanza bombas o estrella aviones para divertirse", dijo.

Los comentarios de Mahathir se produjeron luego de que el presidente suizo, Pascal Copuchepin, lanzara una advertencia a Estados Unidos sobre la posibilidad de que emprenda una acción unilateral contra Irak.

Ambos funcionarios recibieron una nutrida ovación de parte de los 2.000 participantes.

Atmósfera inusual

El tono antiestadounidense es inusual en las cumbres del WEF, en particular, dados el alto número de participantes estadounidenses y la historia del Foro.

Kenneth Roth subrayó que en años anteriores el evento había sido celebrado en una atmósfera empresarial y una filosofía de negocios.

"Esta vez no hay un tono de celebración en torno a la economía, porque es un asunto espinoso y a causa de los escándalos financieros de Eron y WorldCom", señaló.

Pero la diferencia de este año no se limita sólo al cambio de tono.

Muchas de las más importantes figuras faltaron a la cita. La lista de ausencias incluye a los dirigentes de Gran Bretaña, Francia y Alemania.

swissinfo, Jacob Greber, corresponsal especial en Davos (traducción y adaptación Marcela Águila)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.