Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Escuelas suizas Los maestros piden que se proteja su salud

TEACHERS  IN A CLASSROOM

Una de las razones para el agotamiento es la creciente presión laboral que soporta el personal docente. 

(Keystone)

El 40% del personal docente está en riesgo de sufrir desgaste profesional, según el último estudio realizado en la Suiza francófona. La falta de tiempo, las gestiones interminables y los alumnos y padres difíciles son algunos de los motivos por los que los educadores suizos se 'queman'.

Los maestros demandan medidas para proteger su salud dentro y fuera de las aulas. Y esto incluye poner a su alcance los recursos suficientes, asegurar que las escuelas cumplan con los estándares de salud y lograr que los profesores tengan el apoyo conveniente siempre que lo necesiten. Todas estas medidas están recogidas en el plan que el Sindicato de Maestros de la Suiza de habla alemanaEnlace externo (LCH) propuso en 2014 y que se dieron a conocer en Berna este jueves, Día de la Enseñanza Suiza.

El tema de la salud es un tema recurrente entre los enseñantes. De hecho, el sindicato de profesores de la Suiza francófona (SER), a principios de agosto –justo antes de la vuelta a las aulas tras las vacaciones escolares– hizo público que se está deteriorando la salud de muchos profesores, hasta el punto de poner en peligro la calidad de su trabajo. 

Mantenerse a flote

“La mayoría de los maestros están luchando por mantenerse a flote. Y algunos, para poder seguir enseñando, en vez de buscar ayuda arriesgan su salud”, declaró el presidente del SER, Samuel Rohrbach, en rueda de prensa, el pasado 9 de agosto.

Día de la Enseñanza Suiza

La salud de los profesores es el argumento central del Día de la Enseñanza SuizaEnlace externo, reunión de carácter bianual que tiene lugar este jueves en Berna. Está previsto que las asociaciones de docentes –el Sindicato de Maestros de SuizaEnlace externo (LCH) y el Sindicato de Maestros de la Suiza francófonaEnlace externo (SER)– reivindiquen una mayor protección para su salud, tanto en las escuelas como a nivel institucional.

Fin del recuadro

Un estudio encargado por SEREnlace externo, y realizado este año entre 5 500 docentes, ha detectado que el 40% de los enseñantes se encuentra en “una situación de desgaste profesional”. Sin embargo, esto no significa que el 40% sufra desgaste o agotamiento, como explicó Rohrbach a swissinfo.ch.

Para ilustrar la situación, el presidente de SER ha ofrecido algunas cifras muy significativas. Al 40,8% de los encuestados le resulta difícil desconectar de su trabajo. La mitad cree que, a menudo o muy a menudo, necesita un esfuerzo extra para poder hacer frente a la situación. El 60% siente que su salud se deteriora a medida que avanza el curso.

Estos datos son el resultado de una encuesta nacionalEnlace externo realizada por el Sindicato Suizo de Maestros Suizos en 2014. El sondeo reveló que uno de cada cinco profesores se siente “continuamente desbordado”.   

Las razones para el agotamiento pueden ser varias. Y entre ellas está el incremento de la presión laboral que soporta el personal docente. También por parte de los padres.

Asimismo, el estudio de 2014 hacía referencia al presentismo [el hecho de ir al trabajo sin estar en las mejores condiciones de salud]. Según esta investigación, los trabajadores a tiempo parcial –a menudo obligados a hacer malabares para compaginar trabajo y familia o estudios extras– y las mujeres son quienes corren mayor riesgo.

El desgaste profesional se puede manifestar a través de distintos síntomas: cansancio permanente, falta de entusiasmo por el trabajo y sensación de no poder controlar la situación. El Sindicato de Maestros de Suiza resalta el caso de LucioEnlace externo, un profesor de gimnasia de unos 40 años, que describe cómo abandonó el centro escolar tras una reunión para preparar el curso. 

“Comencé a sudar. Se me empezó a nublar la vista. Estaba tan agobiado que no podía conducir, por lo que me quedé en la escuela toda la noche. Me ocurría a menudo, pero esa vez fue diferente. Por la mañana llamé al director. Le expliqué lo que me estaba pasando y le dije que estar en la escuela me asustaba”.

Apoyo

Lucio recibió apoyo tanto por parte del colegio como de su médico. Los profesores afectados también pueden acudir a los centros de orientación que existen en la mayoría de los cantones de la Suiza germanohablante y que ayudan a combatir el desgaste profesional. Son centros especiales para el profesorado y apoyan a los docentes para que puedan reintegrarse a la vida académica. Una opción puede ser comenzar con una jornada reducida y en otro centro escolar. Muchas de las personas afectadas se recuperan. Pero para ello tienen que cambiar su estilo de vida y el modo en que se plantean su trabajo, tal y como explicó a swissinfo.ch un experto en la materia.

Las personas perfeccionistas son más propensas a sufrir este síndrome. Además, este experto indica que el estrés general va en aumento y que las personas que desarrollan profesiones que conllevan mucho contacto humano, como maestros y médicos, sufren un mayor riesgo de desgaste profesional. 

La información es un elemento fundamental, y cuanto antes se detecten los síntomas, más fácil será evitar una crisis.

El Sindicato de Maestros de Suiza hace tiempo que reivindica clases con menos alumnos, así como que las horas lectivas de los profesores se reduzcan a 26 semanales. Estas medidas, según el sindicato, evitarían que los profesores tengan que trabajar 55 horas a la semana, cálculo estimado teniendo en cuenta el tiempo que también dedican a la preparación y a otras tareas administrativas.


Traducción del inglés: Lupe Calvo, swissinfo.ch

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×