Solidaridad: entre información y acción

Los voluntarios atienden las llamadas y registran las donaciones. Keystone

La Cadena de la Solidaridad lleva décadas recolectando fondos para las víctimas de catástrofes naturales y guerras. Irak es el eje de la última campaña.

Este contenido fue publicado el 24 marzo 2003 - 15:22

Pero la institución no ha decidido celebrar una jornada de acción a favor de ese país.

La colecta de fondos se lanzó inmediatamente después del inicio de los ataques militares estadounidenses contra Irak.

"La Cadena de la Solidaridad ya había decidido meses atrás intervenir en apoyo de Irak tan pronto se produjera un cambio de régimen, pero no necesariamente impuesto por una guerra", explica Roland Jeanneret, presidente de la institución y periodista.

Para la población iraquí, la guerra significa un deterioro ulterior de su situación y conlleva la destrucción completa de las infraestructuras ya precarias, puntualiza Jeanneret, al tiempo que recuerda que más de un millón de iraquíes - la mitad de ellos niños - han muerto desde la imposición del embargo.

Apoyo sin condiciones

La Cadena de la Solidaridad se vuelca tanto en proyectos para Suiza como para el extranjero. Entre el 30% y el 40% de los fondos recolectados están destinados a programas de apoyo nacionales.

Las ayudas no están sometidas a condición alguna. "Nuestros estatutos estipulan que debemos ayudar a la gente independientemente de los motivos por los que se encuentran en una situación de apuro", precisa Roland Jeanneret.

El factor determinante para que la Cadena de la Solidaridad decida lanzar una colecta es la consternación de la población por una catástrofe o una guerra.

La catástrofe natural que azotó la localidad valesana de Gondo en octubre del 2000, por ejemplo, conmocionó a la población suiza. En esa ocasión, la Cadena de la Solidaridad logró recolectar 74 millones de francos, un récord absoluto en sus veinte años de existencia.

Apoyo a largo plazo

Los proyectos que promueve la Cadena de la Solidaridad deben ser de carácter duradero. La institución exige que los destinatarios hagan una declaración detallada sobre la utilización del dinero y el seguimiento de las inversiones a largo plazo.

La Cadena de la Solidaridad trabaja actualmente con una treintena de ONG, una colaboración que sorprende en el extranjero.

"No conozco otro sistema en el que treinta organizaciones, que habitualmente suelen competir entre ellas, puedan trabajar bajo una misma dirección", declara Roland Jeanneret. "Sé que en Alemania hay mucha desconfianza en el momento en que más de dos o tres organizaciones deciden trabajar juntas."

Siempre dispuestos a ayudar

La población suiza se muestra generosa. En promedio, las donaciones a la Cadena de la Solidaridad oscilan entre 110 y 130 francos, una suma elevada en comparación internacional.

El éxito de la Cadena de la Solidaridad también se debe al hecho que muchas colectas se destinan a proyectos internos.

"Con esos proyectos locales, podemos demostrar de cerca cómo actuamos. En el extranjero eso es más difícil. Por ello se necesitan ambos campos de intervención", concluye Roland Jeanneret.

swissinfo, Anita Hugi (Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

La Cadena de la Solidaridad colabora con unas 30 organizaciones.

Una de ellas es la Organización de los Suizos del Extranjero.

Del 30% al 40% de los fondos se destinan a proyectos en Suiza.

End of insertion

Contexto

La Cadena de la Solidaridad fue fundada en 1946 por dos periodistas de radio.

Este 24 de marzo conmemora el 20° aniversario de su transformación en una fundación.

La radio y televisión han participado desde el inicio en las campañas de recolecta de fondos.

La Cadena de la Solidaridad forma parte de la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión SRG SSR idée suisse.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo