Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Teléfonos móviles conquistan el espacio aéreo

Llamadas telefónicas en el avión: para algunos es una bendición, para otros un vicio.

Para algunos es una buena noticia, para otros no: dentro de poco se permitirá usar los teléfonos móviles en los vuelos europeos. Sin embargo, no todas las compañías se apuran en ultimar las nuevas normas de la Unión Europea (UE) y liberar las ondas.

'Swiss International Air Lines' no ha instalado todavía los equipos requeridos y se mantiene a la espera.

"Swiss permanece atenta al desarrollo tecnológico pero, por el momento, aún no tiene intención de introducirlo", declaró a swissinfo el portavoz de la compañía suiza, Jean-Claude Donzel.

"Nuestros clientes dicen que no quieren ser molestados por cientos de pasajeros que hablan por teléfono en las cabinas aéreas."

En un avión es imposible retirarse a otra estancia como por ejemplo en los trenes. "No estoy seguro si en un vuelo de doce horas a Tokio los pasajeros quieran escuchar la vida entera del ocupante de al lado", dijo.

"Pero en la vida nunca se debe decir jamás. Observaremos la situación en el mercado y escucharemos a nuestros clientes. Si existe una demanda reconsideraremos nuestra decisión."

Nuevas tecnologías, nuevas reglas

Hasta hace poco los pasajeros no podían utilizar sus teléfonos móviles en los vuelos porque afectaban al sistema técnico a bordo. Con las nuevas tecnologías se han superado estos problemas técnicos.

Los teléfonos celulares de los pasajeros se conectarán ahora a la red de la aeronave. De hecho, se trata de un poste de telefonía móvil denominado 'picocell' que está conectado con la Tierra vía satélite. Esto permite mantener bajos los niveles de transmisión para omitir interferencias.

Las compañías aéreas pueden decidir si quieren introducir esta tecnología o no. El objetivo de las nuevas normas de la UE consiste en conceder el permiso legal a las aerolíneas que ya la emplean en sus flotas.

Bajo la nueva normativa, las autoridades nacionales de telecomunicaciones europeas están obligadas a permitir hasta finales de año el uso del teléfono portátil dentro de las aeronaves durante el vuelo.

Un paso importante para facilitar esto es el reconocimiento mutuo. Los aviones obtendrán la licencia de las autoridades del país en el que están registradas. La licencia expedida en uno de los países comunitarios será automáticamente válida en los demás territorios de la Unión.

Además, se asignarán nuevas frecuencias a los móviles, y el sistema técnico tendrá que estar provisto de un certificado de seguridad.

En ambos casos, los entes públicos responsables en Suiza colaboran estrechamente con las respectivas autoridades reguladoras de la UE.

Oficina Federal de Comunicación
En Suiza, las solicitudes para la obtención de nuevas frecuencias se tendrán que enviar a la Oficina Federal de Comunicación (OFC). Esto no supone ningún problema si se sigue coordinando la asignación de éstas a escala continental como se hace actualmente, explica la portavoz de la OFC, Caroline Sauser.

En lo referente al aspecto técnico de las instalaciones, la responsabilidad recae sobre la Oficina Federal de Aviación Civil (OFAC), aunque es poco lo que tiene que hacer.

"El trabajo principal la realiza en el fondo la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) con sede en Colonia", señala a swissinfo el portavoz de la OFAC, Anton Kohler. "Suiza es miembro de la AESA, por eso se podrán utilizar las instalaciones también en Suiza a partir del momento en que se hayan certificado."

"Sólo tenemos que cerciorarnos de que se desarrolle correctamente el proceso y que el sistema trabaje bien."

Aún no se ha definido cómo se llevará esto a la práctica, pero algún sistema de seguimiento habrá que introducir ya que las modificaciones implican un mayor cambio en el diseño de los aviones.

Hasta el momento, la oficina de aviación nacional no ha recibido todavía ninguna solicitud.

No hay motivo para estar preocupado

La empresa conjunta OnAir con sede en Ginebra, que ofrece la nueva tecnología en sus vuelos y que ya tiene clientes apuntados, aprueba por supuesto la introducción de la normativa reguladora.

Charlie Pryor, el portavoz de OnAir, desvanece los temores difundidos que el constante resonar de los móviles y las conversaciones en voz alta puedan molestar a los pasajeros.

"Las líneas aéreas son expertas en gestionar bien el ambiente en las cabinas", explica a swissinfo. "El sistema OnAir proporciona a la tripulación de a bordo un sistema de control completo. Pueden apagar el volumen o la red telefónica de la cabina en cualquier momento."

Propuso que las líneas aéreas apagasen el sistema durante la noche. En cambio, en los vuelos de entre semana, cuando más gente de negocios hay a bordo, se convertirá en un sistema muy requerido.

Dio una buena noticia a todos aquellos que tienen miedo a tener que aguantar el continuo murmullo de conversaciones telefónicas a bordo.

"El sistema puede operar un máximo de doce llamadas simultáneas, por eso no van a poder hablar todos los pasajeros a la vez", explica. "En breves ensayos OnAir pudo constatar que en aeronaves de un solo pasillo el límite es de 12 llamadas simultáneas."

Pero el asunto tiene un inconveniente: 12 es el número límite para un 'picocell'. Lo que pasa es que no hay nada que impidiera instalar más si existe una demanda.

Once compañías aéreas –entre ellas cuatro europeas– ya han mostrado su interés por OnAir. Quieren ponerlo en operación e instalar más 'picocells'.

Mientras tanto, la compañía Swiss quiere esperar y escuchar lo que dicen sus clientes que por ahora todavía están exentos de tener que oír los parloteos de sus vecinos de asiento.

swissinfo, Julia Slater
(Traducción del inglés: Antonio Suárez Varela)

Teléfonos móviles en aviones

Se estima que un 90% de los pasajeros en vuelos europeos llevan teléfono móvil.

En altitudes superiores a 3.000 metros los pasajeros podrán de ahora en adelante utilizar su móvil.

Las llamadas se cobrarán acorde a una tarifa fija independientemente de la línea aérea en las que se efectuarán.

Air France ya ha realizado una prueba de llamadas con teléfonos móviles en vuelos.

Otras compañías europeas que tienen pensado instalar el nuevo sistema son la TAP portuguesa, la BMI británica y la irlandesa Ryanair.

Fin del recuadro


Enlaces

×