Turismo: en algunos países hay que tener cautela

La inestabilidad en algunos países reclama cautela a los turistas. Keystone

Los suizos son turistas por excelencia. Viajar y conocer su país o las naciones europeas vecinas marcan sus preferencias. Pero hay quienes buscan destinos distantes; por ejemplo, Bolivia.

Este contenido fue publicado el 16 agosto 2007 - 13:49

Dada las precarias condiciones de seguridad en la nación andina, las oficinas consulares informan a sus compatriotas sobre los riesgos que deben tomar en cuenta si quieren ir allí.

La falta de infraestructura adecuada y la inseguridad ciudadana, así como los constantes bloqueos de carreteras por diversas razones políticas internas perjudican el avance del turismo en Bolivia, un país cuyas características geográficas e históricas podrían situarlo entre los más llamativos de América Latina.

El altiplano con sus ruinas arqueológicas, el Salar de Uyuni, las lagunas coloradas y las ciudades coloniales de Sucre y Potosí son algunas de las atracciones que podría explotar para beneficio del país.

"No hay una política de desarrollo de turismo y eso hace que a Bolivia no lleguen grupos de turistas sino el individual, particulares en lo que se denomina turismo mochilero", señaló a swissinfo Eros Robiani, primer secretario y cónsul de Suiza en La Paz.

Los turistas mochileros buscan alojamientos baratos en barrios considerados peligrosos, sobre todo en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Sucre y Potosí, lugares donde son fácil presa de los delincuentes que en los últimos meses parecen haber aumentado sus asaltos a turistas extranjeros.

Como es norma, las oficinas consulares mantienen informados a sus compatriotas sobre los peligros que podrían correr si deciden viajar a Bolivia o a otros considerados de riesgo.

Deficiencia de la policía turística

Los delincuentes no despojan a los turistas de sus pasaportes ni de sus tarjetas de crédito. Se apoderan de sus cámaras fotográficas, de video, dinero y otras pertenencias, de manera que si llegan a ser detenidos suelen salir en libertad después de 48 horas porque no se les pudo probar el delito.

Es en este contexto que Eros Robiani insiste en la necesidad de una política de prevención policial, porque la policía turística es ineficiente y no sabe a qué mando debe obedecer.

"En la última reunión que tuvimos con las autoridades bolivianas como asociación consular nos dijeron que los efectivos que tienen es tan bajo que no se puede garantizar la presencia de la policía en los lugares turísticos de la ciudad y menos las 24 horas", precisó el diplomático.

Los delincuentes emplean métodos ingeniosos tales como los denominados taxis blancos, falsos policías y otros, pero, advierte Robiani: "A nosotros, como Embajada, no nos queda nada más que informar a los ciudadanos suizos en la página Web del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre los riesgos existentes en Bolivia".

Viceministro relativiza la situación

"La inseguridad ciudadana en Bolivia no es comparable a otras grandes urbes de América Latina como las ciudades de México, Sao Paolo o Río de Janeiro en Brasil, Lima en Perú y Bogotá en Colombia" declaró a swissinfo el viceministro de Turismo de Bolivia Ricardo Cox.

Agregó que la delincuencia no es sustancialmente distinta a las de algunos países europeos como Italia o España, pero indicó que Suiza se encuentra efectivamente entre los más seguros del Viejo Continente.

Cox atribuyó las deficiencias señaladas a la falta de recursos financieros. En los últimos años en Bolivia se ha asignado sólo 120.000 dólares para la seguridad ciudadana y la protección de los turistas, un monto ínfimo en comparación, dijo, con los 20 millones que por ejemplo Perú gasta anualmente en este rubro.

Por lo demás, el viceministro de Turismo coincide con Robiani en que Bolivia es un país casi desconocido pese a las maravillas que tiene, razón por la cual el actual gobierno de Evo Morales estaría ajustando su política de promoción turística para atraer visitantes de otros países, entre ellos de Suiza.

swissinfo, Félix Espinoza R., La Paz.

Suiza, país de turismo y de turistas

Acoge anualmente unos 12 millones de turistas de diferentes partes del mundo, pero también del país porque casi la mitad de esa cantidad son turistas nacionales que pasan vacaciones en las montañas, lagos o grandes ciudades como Zúrich y Ginebra.

Suiza tiene 12 regiones turísticas, genera alrededor de 22.000 millones de francos por año; casi 5.1% del Producto Interno Bruto y da empleo a unas 250.000 personas.

Los suizos son también viajeros por excelencia. Si no se quedan en el país prefieren Francia, Alemania, Italia o España para pasar vacaciones.

Auinque en general son unos cinco millones de suizos que viajan a distintas partes del mundo por distintas razones, no son muchos los que parten a sitios distantes de Asia, América, África u Oceanía (9% en total). Entre ellos hay quienes van a América Latina por diversas razones: aventura, interés cultural o simple curiosidad.

Bolivia es uno de los países que atrae por sus referencias históricas, geográficas, sociales y culturales. Pero la falta de infraestructura y la inseguridad postergan el desarrollo del turismo.

La oficina consular suiza informa a sus compatriotas sobre los riesgos que corren si piensan pasar vacaciones en el país andino.

Las autoridades bolivianas anuncian ajustes para fortalecer este sector. Un primer paso sería la asignación de siete millones de dólares por año para mejorar las condiciones de seguridad y la infraestructura básica.

Son pocos los turistas suizos que viajan últimamente a Bolivia, donde es más notable el turismo "mochilero".

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo