Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un observatorio eurocompatible de la xenofobia

Más de la mitad de los suizos desconfían de las personas que no tienen pasaporte con la cruz blanca.

(Keystone)

Suiza puso en funcionamiento un instrumento de vigilancia de la misantropía y el extremismo de derecha comparable a los del resto de Europa.

Su primera prueba revela que más de la mitad de los suizos tiene prejuicio contra los extranjeros, pero que 77% de entre ellos desea una mejor integración. Un 7% se sienten tentado por el extremismo de derecha y 90% lo rechaza.

"No teníamos ningún dato sobre el extremismo de derecha. Debíamos pues recurrir a los sondeos de los medios de comunicación. ¡Vamos a poder hacer un buen papel frente a nuestros colegas europeos y frente al Consejo de los Derechos Humanos de la ONU!"

Michele Galizia, responsable del Servicio de lucha contra el racismo del Ministerio del Interior, celebra esa medida.

Fue necesaria una resurgencia de los actos de violencia de la extrema derecha para que el Consejo Federal (gobierno) se decidiera a reaccionar. Empero, para remediar el fenómeno, falta todavía elaborar un diagnóstico.

En lo sucesivo, es cosa hecha. El Departamento de Sociología de la Universidad de Ginebra puso en funcionamiento un instrumento que permite medir el desarrollo de las actitudes misantrópicas y de extremistas de derecha.

Los resultados de una primera encuesta, elaborada con apoyo de ese dispositivo de vigilancia, fueron publicados el pasado fin de semana por el Fondo Nacional Suizo de la Investigación Científica (FNS).

De la tolerancia al conservadurismo

¿Los suizos son más misántropos o xenófobos que sus vecinos? "Como en todo, se sitúan en la media", responde Simone Prodolliet, secretaria de la Comisión Federal para los Extranjeros (CFE).

Luego de 3.000 entrevistas, el equipo del profesor Sandro Cattacin dividió al 85% de la población suiza y extranjera en cuatro categorías.

Hay una "clase creativa" (37%), tolerante frente a la diferencia y opuesta a la violencia y a la intolerancia. Situados políticamente a la izquierda, sus miembros son urbanos, cultivados y más bien jóvenes.

Entre los "nacionalistas conservadores" (23%), las actitudes xenófobas o misantrópicas dominan.

Políticamente a la derecha, a menudo creyentes, son menos cultivados y se preocupan por el futuro. Los investigadores consideran a esta clase como "ligeramente inquietante", porque sin dejar de participar en la sociedad, quiere orden y admite en parte el recurso a la violencia.

Los "empresarios liberales" (16%) tienen miedo de los extranjeros, pero aceptan la diferencia y no son misántropos. Se pronuncian por la justicia y el orden, están más bien a la derecha políticamente y confían en el mercado libre.

La tentación de la violencia

Finalmente, entre los "tradicionalistas desorientados" (9%), las actitudes xenófobas o misantrópicas son dominantes. Sus miembros no están comprometidos políticamente, tienen miedo del futuro y pueden concebir el recurso a la fuerza.

Según Sandro Cattacin, este último grupo plantea problemas porque está constituido por personas a menudo separadas de la sociedad.

El sociólogo ginebrino concluye que entre 3.8 y 7% de la población puede ser clasificado en una esfera de influencia de la extrema derecha, que es rechazada por el 90% de los entrevistados.

Otra mancha en el mantel: el 23% de las personas se dice antisemita. Sandro Cattacin considera que esa cifra es una consecuencia de los ataques contra Suiza durante el asunto de los fondos de los desheredados (pertenecientes a familias judías y depositados en Suiza durante la II Guerra Mundial) y a la actualidad en el Oriente Cercano.

La ambivalencia frente al otro

Globalmente, más de la mitad de las personas interrogadas puede ser calificada de xenófoba. Pero el 77% desea una mejor integración de las minorías y el 55%, una naturalización facilitada para los extranjeros.

¿Cómo explicar esa paradoja? "Esta cifra refleja perfectamente la ambivalencia de Suiza con relación al otro", responde Simone Prodolliet a swissinfo.

Para el responsable del estudio, Sandro Cattacin, las cifras siempre pueden ser interpretadas de varias maneras. "Pero, de hecho, estas contradicciones aparentes demuestran la madurez de Suiza con respecto al fenómeno migratorio. A pesar del miedo al otro, reconocen que los extranjeros son 'constructores de Suiza'", explica.

El turno del sector político

Acerca de este nuevo dispositivo de monitoreo, Sandro Cattacin, considera que "sería un excelente sistema de alarma de la cohesión nacional, con la realización de una encuesta cada dos años que ponga de relieve las diferencias según la evolución de la coyuntura socioeconómica".

¿Y, por ahora? La pelota está en el campo del sector político. Según Michele Galizia será necesario comenzar por "analizar este estudio y ver la manera de efectuar un verdadero monitoreo que nos permita establecer puntos de comparación en el tiempo".

Sandro Cattacin estaría a favor de la creación de un sistema de rotación entre los diversos institutos de sondeo, que laboran particularmente durante las votaciones populares (Vox, GFS, etc.), e incluso por la creación de un centro de competencia.

Más tarde, precisa Michele Galizia, "habrá que encontrar el medio de repartir los costos de este monitoreo sistemático y regular entre las diferentes oficinas federales"

swissinfo, Isabel Eichenberger
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Los investigadores efectuaron 3.000 entrevistas, incluidas las con extranjeros que residían en Suiza, formulando las cuestiones de manera positiva.

El 90 % de los entrevistados rechazan el extremismo de derecha, el 77 % desean una mejor integración de las minorías y el 55 % una naturalización facilitada.

La misantropía implica la desestimación de minorías como los minusválidos, las mujeres, los homosexuales, los judíos, los musulmanes y sin domicilio fijo. La xenofobia engloba el miedo o el rechazo a los emigrantes.

Fin del recuadro

Contexto

El estudio fue realizado en el marco de un proyecto del Programa Nacional de Investigación 'Violencia en lo cotidiano - crimen organizado' (PNR40+) del FNS.
Este programa pretende comprender mejor las condiciones de formación, el perfil social y la propagación de la extrema derecha en Suiza.
Preocupado por el aumento de los actos de violencia de esa tendencia, el Consejo Federal consagró al programa un presupuesto adicional de cuatro millones para la investigación complementaria 'Extremismo de derecha- causas y contramedidas' a desarrollarse en tres años.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×