Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una ley para castigar a los traficantes de arte

El Disco de Nebra, recuperado por la policía suiza en el 2002.

(Keystone Archive)

Este miércoles entró en vigor la Ley sobre la Transferencia de Bienes Culturales que permite a Suiza aplicar la Convención de la UNESCO.

Durante años, Suiza fue la excepción en materia de reglamentos del comercio de arte, lo que la convirtió en sitio propicio para el tráfico.

"Los bienes culturales no son bienes comunes... Hay una gran diferencia entre el robo de una televisión y el de una obra de arte", subraya Andrey Raschèr, responsable de la sección de Derecho y Asuntos Internacionales de la Oficina Federal de Cultura.

En Suiza, el tráfico ilícito de bienes culturales se convirtió en un asunto particularmente sensible hace unos años cuando se produjo el debate sobre el desvío de los fondos judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El tema fue debatido más tarde a escala política para llegar finalmente a la creación de una ley que sitúa a Suiza en conformidad con la legislación internacional.

Oveja negra

La nueva ley pone fin al comercio anónimo. Desde ahora, los comerciantes de arte y las casas de subastas están obligados a declarar con quién llevan a cabo sus transacciones.

Asimismo, deben llevar una contabilidad sobre sus actividades y estar en disposición de proporcionar informaciones detalladas con respecto a las mercancías extranjeras.

"Es importante que se pueda distinguir a las ovejas negras de los profesionales que trabajan correctamente", agrega Andrea Raschèr.

A partir de este primero de junio, fecha de entrada en vigor de la nueva ley, el propietario de un bien cultural robado podrá exigir su restitución en un plazo de 30 años. Hasta ahora el lapso era de apenas un lustro. Empero, los nuevos lineamientos se aplican sólo a las obras de arte cuyo precio de compra supere los 5.000 francos.

Una unidad especial de la Oficina Federal de Cultura se encargará de controlar el mercado del arte y la aplicación de la ley.

Patrimonio cultural

La Ley sobre la Transferencia de los Bienes Culturales juega un papel esencial en la preservación del patrimonio cultural mundial. Por otra parte, los valores arqueológicos serán objeto de una particular atención.

"Es uno de los problemas más importantes y más difíciles, puesto que es imposible controlar todos los objetos arqueológicos y etnológicos que son actualizados, toda vez que representan la identidad de una nación", destaca Andrea Raschèr.

Centro de tráfico

Suiza ratificó la Convención de la UNESCO en el 2003. El texto regula la transferencia de los bienes culturales en 94 países y estimula la cooperación internacional.

De acuerdo con la Oficina Federal de Cultura, Suiza forma parte de los cinco mayores mercados mundiales en el terreno del arte con intercambios que alcanzan los mil millones 500 mil francos.

"En el plano internacional, el tráfico de arte representa el tercer mercado ilegal, luego de aquellos de las drogas y de las armas", agrega Andrea Raschèr.

Durante mucho tiempo, Suiza fue excepción en lo que atañe a los reglamentos del comercio del arte en virtud de las lagunas de su legislación. No obstante, logró diversos éxitos en su lucha contra el tráfico de bienes culturales robados.

El Disco de Nebra

En el 2002, el Disco Celeste de Nebra causó sensación cuando apareció en el mercado internacional de antigüedades, surgiendo de la nada. El objeto, de 32 centímetros, de oro y bronce, y que data del 1600 Antes de Jesucristo, es una de las más antiguas representaciones del cosmos.

Su vendedor aseguró que había sido descubierto en 1999 por unos cazadores de tesoros en Nebra, Saxe-Anhalt, en la otrora Alemania del Este.

De hecho, el disco había sido robado en medio de la confusión reinante durante la reunificación de Alemania y circuló durante años en el mercado negro a un precio de 10 millones de dólares.

Gracias a la policía suiza, que lo confiscó en el 2002 en Basilea, el Disco de Nebra volvió a su propietario: el Estado de Saxe-Anhalt, que alberga el sitio arqueológico en el que había sido descubierto.

swissinfo, Thomas Stephens
Traducción, Marcela Águila Rubín

Datos clave

1962: Suiza ratifica la Convención de La Haya sobre la Protección de Bienes Culturales en caso de Guerra.

2003: Suiza ratifica la Convención de la UNESCO de 1970 contra el Tráfico Ilegal de Bienes Culturales.

Este 1° de junio entra en vigor la nueva Ley Federal sobre la Transferencia de Bienes Culturales, un texto que el Parlamento suizo había aceptado en junio del 2003.

Fin del recuadro

Contexto

La Ley sobre la Transferencia de Bienes Culturales tiende a impedir el tráfico ilícito de obras de arte.

Pone fin al comercio anónimo. En adelante, los comerciantes de arte y las casas de subastas deben declarar con quién hacen transacciones.

El propietario de un bien cultural robado puede exigir su restitución en un plazo de 30 años. Hasta ahora el lapso era de apenas un lustro.

Suiza es uno de los cinco mayores mercados mundiales en el campo del arte con intercambios hasta por mil millones 500 mil francos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes