Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

"Las nuevas tecnologías dominan la vida de los jóvenes"




La protección de datos debe ser una asignatura escolar, exige Hans Peter Thür, encargado de la Oficina suiza de Protección de Datos y Transparencia. Y Roland Näf, maestro, considera urgente que los alumnos aprendan a manejarse mejor con las nuevas tecnologías.

Sólo que los colegios carecen de tiempo y de recursos para asumir esta tarea. Entrevista.

Thür está especialmente preocupado con el 'boom' de redes sociales como Facebook, porque muchos jóvenes no son muy conscientes de los riesgos que encierra la interacción con Internet. Por ello demanda que la protección de datos sea una asignatura escolar.

Se sobreentiende que el manejo idóneo de las nuevas tecnologías se aprenda en los colegios, opina Roland Näf en entrevista con swissinfo.ch. Näf es director de un colegio en Muri, en los alrededores de Berna, y copresidente de la Asociación contra la violencia en los medios, fundada en abril de este año.

swissinfo.ch: ¿La protección de datos debe ser una materia obligatoria en la enseñanza?

Roland Näf: Por supuesto, pues las nuevas tecnologías dominan la vida cotidiana de los jóvenes. No obstante, la protección de datos es sólo uno de los problemas. Por ello no hablaría de una especialidad 'protección de datos', sino fundamentalmente de 'aptitud con los medios'. Ello incluye la gran carga de violencia en la pantalla, la deficiente capacidad crítica de los jóvenes cuando ven ofertas en Internet, o pornografía, a menudo vinculada a la violencia.

swissinfo.ch: ¿La sociedad no delega una vez más la responsabilidad a los colegios?

R.N.: Es un hecho que el colegio paga los platos rotos de todos los procesos sociales equivocados y que en este aspecto asume una función especial. Yo observo que los padres están desbordados. En general, la sociedad está desbordada, también el colegio: simple y llanamente tenemos muy pocos recursos.

El colegio imparte educación sexual, prevención del sida, nos preocupamos de la alimentación adecuada, realizamos campañas preventivas contra la drogadicción y la violencia, y a todo eso se añadiría ahora la protección de datos.

La exigencia excesiva también afecta al personal de enseñanza. Muy pocos tienen la preparación específica para tratar este problema.

swissinfo.ch: Usted enseña informática a jóvenes ¿Cómo maneja este tema?

R.N.: Tomemos un ejemplo concreto de la protección de datos: aquí mis alumnos deben juzgar en Facebook qué les parece bien, cómo les gustaría presentarse y qué encuentran embarazoso.

En otra tarea deben reflexionar en qué situaciones no les gustaría ser fotografiados, en qué otras la imagen les parece correcta.

swissinfo.ch: ¿Los escolares son conscientes de los riesgos y peligros que encierra el manejo de estas plataformas de comunicación?

R.N.: Muy poco. Por cierto, hay padres sensibilizados ante este problema y hablan de ello con sus hijos. Pero la gran mayoría de alumnos no tiene la menor idea de los peligros. Una y otra vez compruebo que ex alumnas mías se muestran sin reservas en bikini en Facebook. Eso es simplemente irresponsable.

swissinfo.ch: ¿Las computadoras e Internet son instrumentos sobreentendidos en la rutina escolar de hoy?

R.N.: Internet se vuelve cada vez más un medio completamente normal, tan sobreentendido como un bolígrafo. El problema radica en que su manejo es, en esencia, no sólo más complicado, sino también mucho más peligroso.

Justamente por ello se necesita una preparación adecuada para manejarlo. Pero estamos sometidos a limitaciones claras: nos falta el tiempo y los recursos. Además, los escolares pasan mucho más tiempo frente a la pantalla en casa que en el aula.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son, en su opinión, los riesgos mayores para los jóvenes?

R.N.: Uno de ellos es la protección de datos. Un adolescente puede cerrarse su camino profesional si muestra ciertas ofertas de sí mismo en Internet. En ese caso no debería sorprenderse si después no encuentra un puesto de aprendizaje.

Otro riesgo es la apología de la violencia. En este aspecto podemos observar una especie de embrutecimiento en el cual la violencia es vista cada vez más como normal.

Además, los jóvenes corren el riesgo de acceder a contenidos ajenos a una sexualidad normal. Si un adolescente o un niño observa regularmente ciertas ofertas en Internet, su acceso normal a la sexualidad se verá dificultado.

swissinfo.ch: ¿Dónde está la responsabilidad de los padres?

R.N.: Con toda seguridad, no podemos librar a los padres de su responsabilidad, son los principales responsables. No obstante, como gran parte de ellos están desbordados, sencillamente no podemos decir que el colegio no asumirá más la responsabilidad que le toca. Los padres necesitan mucho apoyo.

Algunos progenitores se muestran muy abiertos y comprometidos. Comprobamos que los hijos de estos padres tienen menos problemas con el consumo de medios electrónicos.

Por otro lado, tenemos muchos hogares en los que trabajan el padre y la madre u otros en los que no se interesan por el problema. Allí la necesidad de actuar es muy grande. Los padres deben tener claro que la PlayStation o un televisor no tienen cabida en la habitación de un niño.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la situación de los proveedores? ¿Cumplen debidamente sus obligaciones?

R.N.: Para mí, ahí reside el gran problema. Es inconcebible que por un lado en esta sociedad hagamos prevención cada vez más costosa, que invirtamos tantas horas para resguardar a nuestros niños y jóvenes de las consecuencias, y por otro que a los proveedores no les pongan las más mínimas limitaciones.

Se necesita una nueva orientación. No podemos aceptar la glorificación de la violencia, la violencia asociada a la sexualidad o, como en Facebook, una deficiente protección de la privacidad.

Gaby Ochsenbein, swissinfo.ch
(Traducción: Rosa Amelia Fierro)

Recomendaciones de la Oficina Federal de Protección de Datos

Estar alerta a la publicación de datos de personas y otras informaciones personales en una red social.

Usar seudónimos.

Antes de publicar algo, reflexionar si le agradaría confrontarse con los correspondientes datos publicados en una entrevista de trabajo – y por cierto, diez años más tarde.

Respetar la esfera privada de terceros: no publicar datos personales, ninguna leyenda con fotos que incluyan el nombre propio.

Informarse sobre los proveedores de un portal y cómo garantiza éstos la esfera privada de los usuarios.

Elegir opciones que estén conformes a la protección de datos al hacer el perfil del propio concepto.

Permitir el acceso a la información y a los fotos de sí mismo sólo a un círculo de personas limitado. No publicar en Internet contenidos escabrosos.

Utilizar diferentes 'Logins' y palabras claves para servicios diferentes.

Mantener bajo control las actividades de Internet de los niños.

Roland Näf

Nació en Berna en 1957.

Es maestro de secundaria (7° - 9° clase) y codirector del colegio Seidenberg en Muri, un barrio de Berna, donde se encarga de la enseñanza de alemán y la especialidad de informática.

Näf es vicepresidente del Partido Socialdemócrata del cantón de Berna.

Es iniciador y copresidente de la Asociación contra la violencia en los medios, fundada a fines del pasado mes de abril.

Desde hace tiempo se ha comprometido con una mejor prevención de los jóvenes ante la violencia excesiva en los juegos de computadora.

Näf es padre de dos hijos adolescentes.



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×