Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Los tres días más bellos del año"

Unos 12.000 participantes en la fiesta carnavalera de Basilea.

(Keystone)

El Carnaval de Basilea comenzó a las 4 de la madrugada de este lunes, con el tradicional "Morgenstreich". Cerca de 500 cliques (grupos de tambores y pífanos), es decir 12.000 participantes activos, se han inscrito para la edición 2001.

Apagadas todas las luces de la zona medieval de la ciudad a orillas del río Rin, a las cuatro en punto comenzaron a salir grupos musicales ataviados con disfraces y máscaras, interpretando con sus tambores y pífanos antiquísimas melodías de este típico carnaval.

Los fuertes ritmos de las viejas marchas fluyen así alborotadamente como olas de todos los rincones de las tortuosas callejuelas de la ciudad vieja, apareciendo y desapareciendo como por encanto.

Una fiesta de colores y fantasía que se parece más a una danza medieval de la muerte que a una alegre conjura primaveral.

Para el resto de las celebraciones el tema oficial carnavalero de este año es "Der Schuss isch duss", algo así como "el golpe ha sido dado". Los organizadores han querido marcar con esa frase la apertura próxima del nuevo estadio de fútbol de St-Jacques, el "Super Joggeli" como se lo denomina ya popularmente en la ciudad renana.

Precisamente, la insignia oficial del carnaval 2001, la "Blagedde", representa a un personaje de carnaval que surge del nuevo estadio en una actitud de futbolista. La venta de esta insignia es la principal fuente de financiación del carnaval basilense.

Este año, uno de cada dos grupos carnavaleros que participan en el desfile de la tarde ha elegido un tema puramente local para sus críticas, constata el comité de organización. Entre los temas nacionales más tratados está la dimisión del popular ministro de la Defensa, Adolf Ogi, nombrado ahora consejero de la ONU para la promoción del deporte y la paz en el mundo.

También se hacen alusiones a la adaptación suiza de la popular emisión de la televisión "Big Brother", así como a la venta gratuita de diarios locales en los trenes de la región. La adhesión a la Unión Europea ha sido otro asunto de referencia.

El número de grupos y de activos es estable con relación a la edición precedente. Uno detrás de otro, los 500 grupos, cliques y carros alegóricos forman un cortejo de más de 15 kilómetros. Además del desfile de este lunes habrá otro el miércoles.

También el lunes y miércoles por la noche, los entusiastas aficionados del carnaval basilense acuden a escuchar los "Schnitzelbänke", es decir, poemas satíricos cantados en los restaurantes, bares y cantinas. El único problema es que sólo los basilenses pueden apreciar el humor satírico de los poemas ya que son declamados o cantados en dialecto local.

Como es habitual, acudan decenas de miles de personas, de toda Suiza y del extranjero, a las calles medievales de la ciudad renana para el "Morgenstreich". No en vano los basilenses consideran su carnaval como los tres días más bellos del año.

Tampoco se menosprecian los efectos económicos de la fiesta carnavalera. El presidente del Gobierno de Basilea considera que el año pasado los carnavales dejaron entre 30 y 35 millones de francos.

Juan Carlos Moreno

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes