Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

¿Un nuevo Tesino con Alptransit?


Por Andrea Clementi


Vista aérea de la galería de base del San Gotardo en Faido. ()

Vista aérea de la galería de base del San Gotardo en Faido.

¿Cómo cambiarán el cantón y las regiones limítrofes tras la inauguración de la galería de base del Gotardo y la finalización de las obras? swissinfo.ch ha hablado del tema con el profesor Remigio Ratti y con Patrick Lardi, vicedirector de Tesino Turismo.

Aproximadamente una hora y cuarenta minutos entre Lugano y Zúrich. Dos horas y 40 minutos entre Zúrich y Milán; además, sólo tomará unos diez minutos llegar de Belinzona a Lugano, y apenas unos veinte para unir las ciudades de Locarno y Lugano.

Estas cifras nos hacen pensar en un futuro cercano, o sea en el periodo posterior a la entrada en funcionamiento de las galerías de base del San Gotardo (2017) y de Monte Ceneri (2019)

Los dos triángulos

“El efecto provocado por estos cambios puede ser esquematizado a través de dos triángulos: uno incluye Lugano, Bellinzona y Locarno. El otro abarca Mendrisio, Varese y Como. En este último se notarán ya cambios significativos a partir del 2013 – 2014, gracias a la inauguración de la vía férrea que unirá Lugano – Mendrisio – Varese – Malpensa”, explica Remigio Ratti, profesor universitario experto en la economía de los transportes.

Esto redunda en “un importantísimo efecto de red en un Tesino transformado en zona transfronteriza, uniendo Varese y Como a través el Mendrisiotto. Por otra parte, al poder contar con las conexiones de trenes cada cuarto de hora en el triángulo del Tesino, puede hablarse con toda propiedad de una revolución”.

“Sin embargo”, precisa el profesor, “visto en perspectiva de futuro – o sea más allá del 2020 – persiste un problema muy serio entre Lugano y Mendrisio. De hecho, las autopistas están llegando al límite de su capacidad, y desde el punto de vista del ferrocarril se corre también el riesgo de llegar a lo que llamamos un “cuello de botella”. Es por ello que es esencial que la Confederación prevea en su programa de inversiones la continuación de la alta velocidad al sur de Lugano”.

Capacidad empresarial

No convertirse en un mero corredor de paso, “dependerá de la capacidad empresarial para comprender y anticipar los efectos resultantes de estas nuevas conexiones ferroviarias. Por poner un ejemplo, en el Cantón del Valais las autoridades se pusieron a estudiar las posibles situaciones fruto de la entrada en funciones de la galería de base del Lötschberg seis años antes de que éste hecho se produjera”, destaca Remigio Ratti.

En tal caso se tomaron iniciativas privadas como la construcción de 10.000 viviendas en la zona de Visp. “Pero el sector público lo ha hecho posible, dando los necesarios apoyos y permisos”, aclara Ratti. Aunque por su parte, en el sector inmobiliario del Tesino – incluso en la parte directamente afectada y donde la coyuntura es favorable – no parece que haya por el momento mucha actividad entre los promotores a la vista del Alptransit.

Pero si bien no se nota por el momento una estrategia clara en la región ante la llegada del Alptransit, Ratti explica que se están llevando a cabo proyectos interesantes, muy en particular en la zona Locarno – Muralto y en Lugano. En esta ciudad se planea incluso instalar la sede a la Escuela Universitaria profesional de la Suiza italiana.

Incluso Chiasso y Mendrisio podrían aprovecharse de notables oportunidades: desarrollar una aglomeración en la frontera en el primer caso, y planificar un nuevo barrio entre la estación y la carretera en el segundo.

Desafío turístico

De hecho, para el sector turístico del Tesino, los próximos años serán cruciales. Por poner un ejemplo, ante la apertura del Lötschberg, el Cantón del Valais había investido 1.600.000 francos suizos en una campaña turística específica para la región de Zúrich.

“La nueva galería de base del San Gotardo constituye un hito para el Tesino, como ya lo ha sido en su momento la apertura del primer túnel y posteriormente la inauguración de la autopista. Gracias a estas obras, los habitantes del Tesino han podido redescubrir la hospitalidad. Esto no fue un proceso fácil, vista la historia de la región, caracterizada por las penurias y la emigración”, resume Patrick Lardi, vicedirector de Tesino Turismo.

Tras la apertura de la nueva línea ferroviaria, la Suiza alemana estará aún más cerca de Italia. ¿Por qué entonces debería el visitante pararse en el Tesino? “Gracias a la alta calidad de la oferta, a la seguridad, al clima mediterráneo y, naturalmente, gracias a la cordialidad que nos distingue. El Cantón Tesino seguirá siendo un destino atractivo que no podrá más que seguir ganando en interés”.

Lardi prosigue: “Se deberá seguir apostando a esos puntos fuertes y otras atracciones como pueden ser el Aquapark (en construcción), el futuro Museo de la Arquitectura, los parques nacionales y sus productos únicos, cada vez más cercanos a las necesidades del mercado. Incluso la vieja línea del Gotardo debería ser replanteada en clave de atracción turística”

Un trayecto difícil

Actualmente los trabajadores que realizan el trayecto entre el Tesino y la Suiza alemana son bastante raros. Aunque la “NZZ am Sonntag” ha recientemente presentado el curioso caso de una joven abogada italiana, residente en Zúrich por razones familiares, que cada día pasa cinco horas en el tren para trabajar en el tribunal de Lugano.

Pero a pesar de esta anécdota, parece más bien inverosímil aventurarse en hipótesis sobre un futuro de trabajadores que hagan el trayecto Tesino – Zúrich cada día tras la inauguración de la galería de base del Gotardo.

“A diferencia del Valais, donde la distancia hasta Berna es inferior a una hora, viajar cotidianamente de Lugano a Zúrich significa pasar más de tres horas en el tren. Algo que en Japón sería considerado normal, pero no en la Confederación”, analiza Ratti.

Por otra parte, esta posibilidad ha generado en el Valais efectos colaterales. “A fin de evitar las escuelas bilingües, algunos estudiantes de habla alemana han decidido realizar sus estudios en Thun”.

Aunque, según concluye Ratti, “Más bien me quedo con la idea de que pronto será posible hacer ofertas a nivel de congresos en la región que impliquen una o dos noches de estadía en el Tesino. Estas peculiaridades deberían ser debidamente promovidas posteriormente incluso en la vecina Italia”.

EL “NUEVO” GOTARDO

La longitud de su túnel principal es de 57 kilómetros, lo que constituye el récord mundial. El túnel de Seikan, en el Japón, mide 54 kms. Y el Eurotúnel bajo el Canal de la Mancha, 53 kms.

La longitud total incluyendo galerías, pozos y puntos de acceso es de 151.8 kms.

El material excavado es de 13.3 millones de metros cúbicos, lo que equivale a cinco veces el volumen de la pirámide de Keops.
Tiene dos portales: Ertsfeld al norte, y Bodio al sur.

Características: dos tubos paralelos de vía única para tráfico de pasajeros y mercancías. Su velocidad máxima es de 250 kilómetros por hora para trenes de pasajeros y 160 km/h en el caso de mercaderías.

Caída del último diafragma: el 15 de octubre de 2010 en el tubo Este, y primavera de 2011 en el tubo Oeste. Su puesta en funcionamiento está prevista para diciembre de 2017. Tiempo de servicio: 100 años.

El costo total para todo el complejo del San Gotardo asciende a 13.200 millones de francos suizos.

La entrada en servicio de la galería de base de Monte Ceneri está prevista para el 2019, mientras que la de la conexión directa Lugano – Malpensa es para 2013.

Gotardo 2020

Proyecto de exposición para cuando entre en servicio el nuevo túnel ferroviario, previsto para diciembre de 2017.

Propone una Exposición Nacional sobre las cimas de la Suiza central, señalada en principio para verano de 2018. El primer proyecto no entusiasma al mundo político, aún molesto tras las polémicas que rodearon a la Expo.02.

La idea es cubrir un vasto rombo que vaya desde Bellinzona hasta Lucerna y de Chur a Brig poniendo acento en la cultura, la movilidad, la energía y la naturaleza.


Traducción, Rodrigo Carrizo Couto, swissinfo.ch



Enlaces

×