Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Arquitectura contemporánea


"Le Corbusier es aún un referente"


Por Ghania Adamo


 (Keystone)
(Keystone)

La nueva generación de arquitectos suizos, aunque se inspira en sus ancestros, conserva su libertad de pensar el espacio. ¿Cuáles son sus temas predilectos y sus tendencias? Una conversación con Lorette Coen, historiadora del arte.

Le Corbusier, Herzog & De Meuron, Mario Botta, Peter Zumthor, entre otros, han llevado a Suiza a la cumbre mundial de la arquitectura. Todos ellos son estrellas. La nueva generación no ha alcanzado aún la misma celebridad, aunque no le falta ambición.

Entrevista con ocasión del 125º aniversario del nacimiento de Le Corbusier.

swissinfo.ch: Si tuviera que definir la obra de los jóvenes arquitectos suizos, ¿establecería diferencias entre las regiones francófona, alemana e italiana del país?

Lorette Coen: Es lo último que haría. A diferencia del pasado, hoy la movilidad entre las tres regiones lingüísticas de Suiza es intensa. Antes, los arquitectos de la región francófona no solían mostrar interés por sus homólogos suizos alemanes y viceversa. Los tesineses, por su parte, se orientaban hacia Milán. Pero los tiempos han cambiado. Los francófonos trabajan un año o dos en Zúrich o Berlín; y los de habla alemana se establecen en la Suiza francesa. Es más, varios estudios de jóvenes arquitectos trabajan a caballo entre las dos regiones. Hay una gran circulación. En dos palabras: no se puede identificar claramente a los arquitectos suizos.

swissinfo.ch: ¿Pero podemos identificar un estilo?

L.C.: Yo diría que tampoco. Pero podemos observar una tendencia común a todos. Por ejemplo, su creciente interés por la arquitectura simplista. Me explico: Hoy, los jóvenes no utilizan materiales de lujo como la piedra. Suelen optar por la fibra de madera, el hormigón, aleaciones de chapas por una cuestión económica, a la que se suma la conciencia ecológica. Todos nuestros arquitectos se adaptan en mayor o menor medida y algunos dosifican más que otros el consumo energético.

swissinfo.ch: ¿Hay algún tema en la industria de la construcción que acapare la atención de los jóvenes arquitectos?

L.C.: Sí, la construcción de viviendas. Pero me gustaría hacer un inciso histórico. Durante la Segunda Guerra Mundial se suspendieron todos los proyectos arquitectónicos en Europa, incluida Suiza. En los años de la postguerra (1950-1960), se reanudó de forma frenética. Luego se moderó. Hoy, observamos que renace el interés por la construcción de viviendas, solo que los jóvenes arquitectos tienen una concepción diferente del espacio, de cómo llenarlo y habitarlo.

swissinfo.ch: ¿Existe un denominador común entre los jóvenes arquitectos y Le Corbusier, cuya finalidad era ahorrar espacio en sus renombrados bloques de viviendas?

L.C.: Le Corbusier es, evidentemente, un referente para los jóvenes arquitectos. Pero no nos engañemos: eso no significa que los jóvenes lo imiten y construyan rascacielos de viviendas. En su trabajo priman más los parámetros sociales que la verticalidad de los edificios. Su reflexión gira en torno a cuestiones como: ¿Qué tipo de ciudad queremos? ¿Qué movilidad? ¿Qué accesibilidad?

Hoy, prima la funcionalidad; mientras que lo que caracteriza a artistas como Le Corbusier o su homólogo francés Jean Nouvel es el virtuosismo, su empeño por crear una obra arquitectónica perfecta. Si existe un denominador común entre la nueva generación de arquitectos y Le Corbusier, diría que reside en su forma de pensar y concebir un proyecto

swissinfo.ch: ¿Puede citar algunos proyectos recientes de jóvenes arquitectos suizos?

L.C.: Pienso, ante todo, en la pequeña Villa Chardonne (cantón de Vaud), en metal y vidrio, una obra del estudio ginebrino Made in Sàrl. Está construida en una pendiente y en ella se reflejan los viñedos que se extienden hasta las orillas del lago.

Otro ejemplo es el Establo (para 30 cabezas de ganado) Lignières (Neuchâtel) del estudio Localarchitecture, de Lausana, que es también el autor de la Capilla de Saint-Loup (Vaud), una joya arquitectónica en forma de origami (arte japonés del plegado de papel) en la comunidad protestantes de diaconisas. Son algunos ejemplos de arquitectura experimental.

swissinfo.ch: Varios estudios suizos se han asociado con arquitectos extranjeros. ¿Se trata de una práctica habitual o un enriquecimiento que es fruto de la globalización?

L.C.: No es una tendencia nueva que jóvenes arquitectos de diferentes orígenes se asocien. En el estudio de Herzog & De Meuron se hablan veinte idiomas. Otro ejemplo es el tándem Richter y Dahl Rochat, en Lausana. El primero es suizo; el segundo argentino.

Asociarse con un estudio extranjero es una práctica antigua. Quizás hoy se ha acentuado, ya que debido a la crisis muchos jóvenes arquitectos europeos intentan participar en concursos que se convocan en Suiza.

Recientemente, el Estudio Barozzi Veiga catalán ganó el concurso para el nuevo Museo Cantonal de Bellas Artes de Lausana. Y para disponer de una antena en Suiza cuando inicien las obras, se va a asociar con Fruehauf Henry & Viladoms, arquitectos de Basilea afincados en Lausana.

La circulación es intensa, repito, tanto dentro de Suiza como en el extranjero.

Lorette Coen

La historiadora del arte, periodista y comisaria de exposiciones nació en 1943 en Brasil. Actualmente, vive y trabaja en Suiza.

Es licenciada en Humanidades por la Universidades de Lausana y París VIII.

Su especialidad es la arquitectura paisajista. Entre 1997 y 2000, lanzó y dirigió el proyecto Lausanne jardins, debates y exposiciones sobre los jardines en el espacio público.

Ha sido miembro de jurados de premios suizos e internacionales.

Fue comisaria de la exposición Grandes paisajes de Europa, en la Fundación César Manrique, Lanzarote (Islas Canarias), en 2008.

Lorette Coen ha publicado, entre otras obras, Lausanne, côté jardins (éditions Payot).


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch



Enlaces

×