Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bettina Castaño Cuando el flamenco trasciende nacionalidades y fronteras

Bettina Castaño con bata de cola blanca acompañada por una banda de folclore suizo

En el espectáculo 'Flamenco & Appenzell', Bettina Castaño comparte escenario con la banda ‘Alder Buebe’, cuarteto de música folclórica suiza. 

(Anja Beutler, H. Amman)

La bailaora, percusionista y coreógrafa suiza, Bettina Castaño, explora la música y danza de diversas culturas –gitana, india e incluso las melodías tradicionales de Appenzell– para crear fusiones. Y como base utiliza el flamenco, “que es un crisol de culturas, porque tiene múltiples influencias y ha sido testigo de muchos intercambios culturales. Es un poco como mi vida”, dice.

Los problemas a veces pueden convertirse en una oportunidad. Y en ocasiones, en algo mucho mejor, como le sucedió a Bettina Castaño-SulzerEnlace externo. Oriunda de Appenzell, pronto descubrió su amor por la danza y, en particular, por el flamenco. “En mi entorno había muchos españoles, así conocí el flamenco. Y desde pequeña bailaba y tocaba esta música. En mi pueblo también se bailaba y había un aprecio especial por esta danza”, cuenta Bettina.

La música de AppenzellEnlace externo se basa hoy en su mayor parte en la música del siglo XIX. En la música folclórica se emplean a menudo instrumentos de arco. Una banda de música de arco original de Appenzell tiene dos violines, clavecín, violoncelo y contrabajo.

Fin del recuadro

Una vez que terminó el colegio, partió a Sevilla para estudiar flamenco de manera profesional. Luego comenzó a bailar en diversas compañías españolas, alcanzando un reconocimiento que llegó hasta su pueblo natal. “En 1996 me dieron un premio cultural del cantón de Appenzell y me pidieron hacer una presentación. Yo siempre había bailado con mi banda de música, porque un ‘show’ de flamenco no puede hacerse con música grabada. Pero traer a los músicos desde España era un costo que no podíamos asumir”, recuerda.

Y donde todos vieron una dificultad, Bettina encontró una gran oportunidad. “Le conté a los organizadores de esta actividad que yo siempre había querido bailar con música de mi pueblo, así que les propuse bailar flamenco, pero con melodías tradicionales de Appenzell. Así nació esta vertiente de mi baile, esta fusión que ha tenido mucho éxito dentro y fuera de Suiza. Hemos ido a Alemania, Dubái, España y también a Sudamérica”, precisa durante esta entrevista, realizada en Santiago de Chile, donde actuó en la residencia del embajador suizo en el marco de la celebración de la Fiesta Nacional de Suiza.

Actuación en Chile, en el marco de las actividades de celebración del Día Nacional de Suiza.

Espectáculo Flamenco y Appenzell de Bettina Castaño y el cuartero Alder Buebe

Actuación en Chile, en el marco de las actividades de celebración del Día Nacional de Suiza organizadas por la embajada suiza.

swissinfo.ch: Las fusiones no suelen ser bien recibidas por los amantes de la música más tradicional, por los ‘puristas’ de una disciplina. ¿Cuál es su experiencia?

Bettina Castaño: Cuando empecé a hacer esta fusión, la gente me decía: “Pero tú estás loca, esta música no pega nada, porque son dos mundos distintos”.  Sin embargo, después de ver el espectáculo, encontraron que la fusión quedaba increíble, porque se respeta la esencia de cada cultura. ¡Y al final, es un poco mi vida!  Cuando me gusta una música –sea cual sea–  la quiero bailar, interpretar. No tengo miedo de hacer esas fusiones. Y el flamenco te da una base buenísima, porque nos expresamos con el cuerpo, pero también tenemos los pies, el zapateo, los palillos, la bata de cola. Puedo bailar con sombrero, con abanico, con mantón… ofrece muchas posibilidades.

swissinfo.ch: ¿Continúa practicando el flamenco más tradicional?

B.C.: Sigo con mis presentaciones de flamenco puro, pero también exploro otras vertientes. Por ejemplo, bailo mucho con música clásica, porque forma parte de mi educación. Hace poco toqué el violonchelo con una sinfónica en Alemania y en un festival de música de cámara en Finlandia. También voy mucho a la India, donde desarrollo la fusión del flamenco con los bailes típicos de este país, pues tienen similitudes.

Hay que tener en cuenta que el flamenco en sí es una mezcla de culturas. Tiene influencias y orígenes vinculados a los gitanos, y uno de los orígenes de la música gitana está justamente en la India. Hoy se sabe que, hace cientos de años, un grupo importante de gitanos se desplazó desde el norte de la India hacia Europa, por distintas vías, y algunos llegaron a Andalucía.

Bettina Castaño-SulzerEnlace externo, reside en Sevilla. Además de bailaora, es percusionista, coreógrafa, profesora de baile, autora de varios libros y DVD didácticos. Ha creado más de 20 espectáculos mezclando melodías de diferentes culturas, como Turquía, Irán, Afganistán, Egipto, Marruecos, India, América Latina y Europa.

En Flamenco & AppenzellEnlace externocomparte escenario con el cuarteto de música folclórica suiza ‘Alder BuebeEnlace externo’ que interpreta los tradicionales ‘zäuerli’, polca, vals y cantos de yodel con influencias que se mezclan armónicamente con el flamenco. Durante las actuaciones recrea escenas propias de las danzas suizas, como el ‘talerschwinger’, que consiste en crear sonidos de percusión moviendo una moneda en un cuenco.

Desde 2010, el flamenco es patrimonio cultural inmaterial de la humanidadEnlace externo dela UNESCO.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: A pesar de ello, se asocia el flamenco casi exclusivamente con España…

B.C.: Siempre hay estereotipos. Sin embargo, el flamenco no es España. Es Andalucía y, además, no toda Andalucía. Y como ya he dicho, tiene influencia de muchas culturas, como la árabe, la sefardí, de la India. Luego tenemos todo el intercambio cultural que ha habido con Sudamérica, donde podemos encontrar bailes como la guajira, la rumba, las milongas, pero todo aflamencado. Hay muchas influencias e intercambio cultural en el flamenco.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la respuesta cuando una extranjera baila flamenco en España?

B.C.: Hay quienes se alegran mucho de que esta disciplina genere interés en tan diversos lugares y haya trascendido fronteras. Cuando comencé a estudiar flamenco, en la clase éramos solo tres extranjeras: una francesa, una japonesa y yo. Ahora, en Sevilla, el 90% de los alumnos son extranjeros. Cada vez hay más extranjeros bailando flamenco, incluyendo varios chilenos, gente de gran nivel. Quizás todavía queda esa nostalgia de sentirlo algo tan propio de España, pero hoy es un arte que ya ha trascendido nacionalidades. Es como la ópera, que ha sido tradicionalmente italiana, pero hoy nadie pregunta si el que la canta es italiano o no.  Por supuesto, siempre habrá gente que sienta celos de que yo –no siendo española– logre tanto éxito con el flamenco y recorra el mundo para difundirlo.

swissinfo.ch: Además de su versatilidad, ¿qué otros elementos le atrajeron para dedicarse al flamenco de forma profesional?   

B.C.: Al principio lo que más me gustó fue el cante. Cuando fui a estudiar a Sevilla no tenía tan claro si podría dedicarme profesionalmente a esto. Sin embargo, empecé a involucrarme y a encantarme cada vez más con este mundo, hasta hoy. Han pasado 30 años desde que comencé con el flamenco y sigo dando vueltas por el mundo con él.  

Un aspecto que me gusta mucho del flamenco es que muestra a una mujer fuerte, resistente, segura, por ejemplo, a través de la fuerza del zapateo. Pero al mismo tiempo tiene una parte muy femenina y fina. Se puede vivir un poco de todo con este baile. El flamenco es también una actividad que hace bien al cuerpo y puede practicarse como terapia, incluso hasta una edad avanzada, a diferencia de disciplinas como el ballet. Si te vas a dedicar de forma profesional, lo ideal es empezar de pequeña. Pero si es como ‘hobby’, no importa la edad. Yo tengo alumnas que se iniciaron a los 50 o 60 años y están felices.

Cuarteto de música floclórica suiza vestido en rojo y blanco

El cuarteto de música folclórica suiza Alder Buebe acompañó a Bettina Castaño en su actuación en Chile.  

(Gentileza Embajada de Suiza en Chile)

swissinfo: ¿De qué se trata el proyecto ‘Flamenco Suiza’?

B.C.: Es parte de mi objetivo de hacer la difusión de este baile. Cuando daba clases de flamenco me di cuenta que en varias ciudades de Suiza había gente interesada en aprenderlo. Así es que comencé a preparar varios DVD didácticos con distintos estilos de flamenco. También tengo alumnas que toman clases conmigo y que luego pueden enseñar esos bailes con mis coreografías en ciudades como Winterthur, San Gall y Kreuzlingen.

swissinfo: ¿Qué elementos propios de Suiza siente cuando interpreta la fusión con la música tradicional de Appenzell?

B.C.: La música de Appenzell me recuerda siempre mi país natal. Me da mucha nostalgia cuando la escucho y me siento un poco más cerca de mi tierra cuando interpreto estos bailes de tipo fusión.  Aunque he vivido en Sevilla muchos años y me siento muy cómoda ahí, cuando estoy en mi pueblo natal me siento en casa.

Bettina Castaño acaba de presentar 'Flamenco & Appenzell' en Chile y Perú, en el marco de las actividades de celebración de la Fiesta Nacional de Suiza organizadas por las respectivas embajadas suizas.

¿Conoce la cuenta en Instagram de los suizos en el mundo? Marque sus fotos con el hashtag #WeAreSwissAbroadEnlace externo

Fotos de suizos en el mundo

Haga visible la Suiza global: Marque sus fotos en Instagram con el hashtag #WeAreSwissAbroad 

Seleccionamos fotos y vídeos en nuestra cuenta en Instagram y los marcamos con un re-post. De esta manera esperamos poder descubrir en el stream de #WeAreSwissAbroad las historias de los suizos del exterior.

Nuestro gran deseo en swissinfo.ch es ofrecerles a ustedes una plataforma para visibilizar sus experiencias a través de retratos, anécdotas e historias. 

(swissinfo.ch)

swissinfo.ch

×