Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Biografía de mujer’, teatro en español en Suiza

Sobre la mujer, por un grupo de inmigrantes que hacen teatro de calidad.

(swissinfo.ch)

Abordar el papel de la mujer sobre el escenario tal vez sea la manera más efectiva para mostrar al sexo opuesto realidades que incomodan, también en Suiza…

Ese ejercicio es el de las mujeres inmigrantes que conforman el grupo de teatro La Vox de Zúrich, dirigido por la actriz Elizabeth Arciniega con esta puesta en escena.

Desde hace 8 años en la principal ciudad helvética, Arciniega no desiste, ni lo hará, en su labor de actriz, carrera que bien esculpió en su tierra natal. Su historia en Suiza inicia como la de muchas mujeres latinoamericanas que han dejado su tierra por el amor.

La mexicana es ejemplo de tenacidad y ante su propia historia de inmigración ha sabido con esfuerzo crear un espacio artístico en Zúrich para su propio desarrollo y el de un grupo de apasionadas del teatro.

En la multicultural Zúrich se encontró con Csilla Mórocz, de origen húngaro, y con la española Elvira Delgado en el Teatro intercultural Maxim y ante el común denominador del idioma español iniciaron en 2007 la aventura de presentar ‘Rosa de dos aromas’, en la que Arciniega se estrenó como directora.

Esta vez las integrantes del grupo, a las que en escena se ha unido Fátima Villa, cuestionan el papel de sumisión o abandono de la mujer.

“No son realidades exclusivas de esta historia centrada en México. Como en todos sitios, aquí en Suiza existe el machismo. Sé de casos de mujeres extranjeras en matrimonio con europeos que están bajo el control de su marido”, comenta Arciniega.

‘Biografía de mujer’, es en cierta forma se trata de un soliloquio protagonizado por cuatro actrices distintas y lejanas una de la otra, pero lo suficientemente fuertes como para levantar su voz y expresar la marginalidad en la que se hunde el mundo femenino.

Personajes de hoy y de siempre

En esta obra de teatro se recoge el testimonio de personajes que resultan familiares al espectador, tan familiares como el destino de millones de mujeresque viven dentro de una sociedad en la cual el Estado y la Iglesia han sido por siglos los paradigmas del poder masculino.

Sin embargo, en la historia de cada una de ellas hay vivencias y desenlaces que las hacen ser únicas y diferentes, heroínas casi.

En ‘Biografía de mujer’ todas sus integrantes se presentan bajo el papel de madresde familia, como María Müller -protagonizada por Mórocz-, la campesina menonita que vive en el norte de México.

Ella está casada con Abraham, quien más adelante la abandonará para irse a buscar una vida mejor y bien pagada al otro lado de la frontera. Allá donde se piensa que El Dorado da manzanas de oro, es rico y prometedor, pero esto ocasionará el rompimiento de miles de familias humildes y de esposas e hijos abandonados a su suerte, como el caso de María la menonita.

Del mismo modo, aparece la mexicana Fátima Villa, en el papel de Consuelo Armenta, una joven originaria del norte de México, atrabancada y enamoradiza, que con su peculiar acento norteño y un humor chistoso y negro a la vez, sabe narrar su triste y alucinante historia.

Es la de su vida junto a un esposo convertido en un narcotraficante, peligroso y matón, que incluso la amenaza de muerte. En las palabras de Consuelo se escucha el eco de miles de víctimas asesinadas cruelmente en aquella cortante y filosa ‘frontera de cristal’, como bien la llama el autor mexicano, Carlos Fuentes. 

Voces que convencen

Otra escena que viene a ser un eslabón importante en esta serie de biografías femeninas que presenta el grupo La Vox, es la de la Madre, limpiamente interpretada por Elvira Delgado.

Sentada frente a una luz blanquecina, como la que se emplea en los interrogatorios de la policía para hacer confesar a los delincuentes, esta mujer va desgranando la tragedia de tener un hijo de solo 24 años convertido en un terrorista.

En el monólogo de este personaje solitario, de un sobrio y elegante dramatismo que más parece una confesión, surgen sus propias culpas, el hecho de haber fallado en la educación dada a su hijo, el cuestionamiento en su rol de madre, hasta ver al fin aniquilado su núcleo familiar.

Reír para no llorar

Elizabeth Arciniega aparece en el último cuadro. Interpreta el papel de la clásica ama de casa sola y un tanto cuanto histérica, llamada también María; otra María en este mundo de vírgenes dolorosas, protagonistas salidas de una novela.

Encerrada en la intimidad de su casa, María limpia, plancha, acomoda la ropa, escucha la radio a todo volumen acaso para aturdirse y no pensar. Está tan aislada que lo único que le queda es inventarse una vecina a quien llama, señora: ‘Sí señora, espéreme tantito, señora. No se vaya, señora. ¡Ay!, usted sí sabe, señora…’

Esta mujercita de hogar no puede quejarse de su jaula de oro que es perfecta, tan perfectos como sus electrodomésticos: una lavadora con 23 programas diferentes, una nevera que aunque no lo crean hace cubitos de hielo, un hijo que siempre está dormido y un marido fantasma que solo la llama por teléfono para controlarla.

Es así cómo esta prisionera atraviesa sus días, rodeada de fantasmas, recordando un amor fugaz con un joven por lo cual su esposo al descubrirla decidió dejarla encerrada entre aparatos domésticos y quehaceres interminables. Paloma atrapada en una cotidianidad abrumadora y sin sueños. 

Un teatro sobrio y directo

En las escenas que componen ‘Biografía de mujer’, uno de los rasgos más sobresalientes es el vacío interior de sus cuatro protagonistas y la sobriedad del escenario donde narran sus vidas. Esto permite, sin duda, liberar la voz de cada una y acentuar la tensión dramática que las caracteriza.

Sin necesidad de adoptar grandes y complicados recursos escenográficos, ni un vestuario portentoso, estas mujeres llevan un traje de poesía, como decía García Lorca, a través del cual puede reconocerse la calidad de un buen actor, puesto que dejan ver al público sus propios huesos y su sangre.

Tercera llamada, tercera llamada, ‘Biografía de mujer’… se levanta el telón.

Elizabeth Arciniega

Formada en Literatura Dramática y Teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha actuado en numerosas producciones teatrales y cinematográficas.

En Suiza participó de la película "Grounding" (2006), en la serie "Línea di confine" para la RTSI y en 2008 personificó a la novia de Mr. White en la película de James Bond "Quantum of Solace" (2008).

Dirige el grupo de teatro La Vox.

Fin del recuadro

‘Biografía de mujer’

Próximas representaciones:

31 de marzo y 14 de abril a las 20:00 horas en el Teatro Zentrum Karl der Grosse, Kirchgasse 14, 8001 Zúrich.

En el Centro Cultural Hispanoamericano, Riedhofstr 354, 8049 Zúrich: 24 de marzo a las 20 horas. y domingo 25 de marzo a las 18 horas.

Puesta en escena: Elizabeth Arciniega, basada en textos de Víctor Hugo Rascón Banda, Franca Rame /Dario Fo y Marta Elizondo.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes