Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Gilles Jobin


Arte y ciencia danzan juntas


Por Norma Domínguez, Buenos Aires


'Quantum', una coreografía de Gilles Jobin en la que cada escena se inspira en un principio de la física. (Keystone)

'Quantum', una coreografía de Gilles Jobin en la que cada escena se inspira en un principio de la física.

(Keystone)

Gilles Jobin ha presentado en Argentina ‘Quantum’, obra que desarrolló a partir de una residencia en el CERN, el laboratorio de partículas más importante en el mundo. El coreógrafo suizo y el físico argentino Daniel de Florian entablan un diálogo sobre dos disciplinas aparentemente antagónicas, pero que se retroalimentan cuando artistas y científicos trabajan juntos.

Gilles Jobin, galardonado en su tierra con el Gran Premio de la Danza 2015, y Daniel de Florian, doctor en Física especializado en el estudio del bosón de Higgs, compartieron el lenguaje de la abstracción y la contra intuición de sus espacios y demostraron que las ciencias duras y el arte son capaces de danzar juntos.

De hecho, con la inspiración y la ayuda de científicos del CERN, en Ginebra, el coreógrafo suizo creó “generadores de movimiento” para sus bailarines a partir de los principios de movimiento de física de partículas, de las cuatro fuerzas fundamentales del universo y de las múltiples simetrías existentes.

swissinfo.ch: ¿Cómo fue el encuentro de dos expertos, supuestamente antagónicos, para dar conferencias en torno a ‘Quantum’?

Daniel de Florian: La propuesta me llegó por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), donde trabajo, pero ya tenía referencias de colegas de Suiza que habían colaborado en las conferencias. Yo participé en un proyecto del Ministerio Nacional de Ciencia y Tecnología (MINCyT) de hace unos años junto al pianista Horacio Lavandera, y me fascinó la idea de relacionar el arte con la ciencia, así que siempre estuve atento y a la expectativa de nuevas propuestas.

Nos entendimos de manera excelente. Gilles es una persona fabulosa, muy generoso y extremadamente amable. El aprendió mucho de física en su estadía en el CERN y por su interacción con científicos, así que pude hablar del tema con precisión.

Gilles Jobin: La conferencia no fue difícil porque normalmente el físico hace su introducción en su área y yo cuento lo que pasó con mi residencia. Lo bueno con ‘Quantum’ es que, como viajamos mucho, me encuentro con físicos en cada lugar, entonces hago ‘nuevos amigos’, que a su vez son nuevas conexiones.

Creo que cuando Daniel vio ‘Quantum’ se quedó bastante fascinado. Es una obra que está basada en principios de la física y tiene un ritmo, una especie de mundo, que yo creo que es el mundo donde vive él.

Se quedó fascinado con las simetrías con las que trabajamos, por ejemplo, con la Simetría de gauge. Cuando nos vio demostrarla, dijo que es la mejor demostración que ha visto. Porque sobre la base de esta materia de las partículas, que es contraintuitiva y abstracta, se puede generar un movimiento de una forma comprensible y visible. Y eso es lo que les pasa a los físicos que vieron la obra. Se quedan fascinados porque les ‘suena’ a eso que manejan todos los días.

swissinfo.ch: ¿Qué cosas creen que sus disciplinas se aportaron mutuamente con este trabajo?

D.d.F.: En primer lugar, me dio la oportunidad de cumplir con una de las tareas de un científico, que es trasmitir a la comunidad el conocimiento que ha adquirido, además de investigar y formar nuevos recursos humanos.

Es una tarea complicada porque el nivel de especialización y detalle de la ciencia moderna, y la falta de conocimiento científico de la población en general, hace que la distancia sea muy grande. Por un lado, hay que intentar trasmitirlo de una manera comprensible, pero además hay que acceder a diversos sectores de la comunidad. Y experiencias como esta, donde Gilles por sí solo es capaz de convocar a una variedad de gente muy diversa, nos da la oportunidad de llegar a ellos directamente.

En segundo lugar, algunas ideas de Gilles de cómo llevar conceptos científicos muy complicados a la danza, me abrió la mente para pensar en otras formas de comunicarlo, no solo en charlas de divulgación, sino también a estudiantes de física. Sé que muchos colegas que vieron la obra se sorprendieron por la increíble representación de fenómenos que suelen ser muy complicados.

G. J.: La formación del bailarín no conlleva mucha física de partículas. Ellos están acostumbrados a los sistemas coreográficos. Saben seguir instrucciones para componer, y todo mi sistema actual se basa en componer. Yo quiero que el bailarín vaya componiendo sus frases coreográficas en base a unas instrucciones que son parecidas a algoritmos. Y ellos lo entienden muy bien.

El ejemplo más claro es que invité a dos físicos del CERN –Michael Doser y Nicolas Chanon– a trabajar con nosotros en mi estudio en Suiza e hicimos unas sesiones con ellos para que toda la obra tuviera una coherencia con la física. A mí me fascinaban los Diagramas de Feynman, que son unas descripciones de las interacciones de las partículas, y él encontró este sistema de describir por la lógica y dibujos esta interacción. Los físicos enseñaron esa lógica de los diagramas a los bailarines para que fueran capaces de escribir sus interacciones. Y ‘Quantum’ tiene al final una escena que se creó utilizando principios de la física de partículas, alrededor de las interacciones fundamentales –fuerzas de no contacto– o los Diagramas de Feynman.

Esto es lo que más me impactó en todo el proceso: que una herramienta de los físicos sirva a los bailarines.

swissinfo.ch: ¿El mundo de la danza está abierto a trabajar con físicos o científicos?

G. J.: Yo creo que sí. Creo que tiene que ver más con las oportunidades que con los contextos. Por eso se creó este programa en el CERN, porque siendo un laboratorio enorme no tenía ningún programa artístico. Se acercaban muchos artistas, visitaban el lugar, hacían obras, pero no tenían programa.

Dimos con Diego una conferencia en la Universidad de San Martin, donde tienen un departamento de arte y uno de física, y tienen que ser ellos los que provoquen esa interacción. Es cuestión de voluntad.

Por eso creo que el CERN, que es líder en la investigación de partículas, también tiene que ser líder en este modelo, porque es de vanguardia y es para el futuro. 

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×