Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nicolás Pereda "Busco la ficción en la vida"

'Los mejores temas', de Nicolás Pereda.

(pardo.ch)

Dos películas latinoamericanas compiten por un Leopardo de Oro en la 65ª edición del Festival de Locarno, que concluye este sábado: ‘Los mejores temas’ (2012), de Nicolás Pereda, y ‘Polvo’, de Julio Hernández Cordón.

Ambas cintas tratan el tema del desarraigo familiar, la ausencia del padre y el descontento de los hijos que crecen con la única presencia  -a veces agobiante, otras, consoladora-, de la madre.

En Los mejores temas, una coproducción de México, Canadá y Países Bajos, se mezclan ficción y documento.

Se llega al extremo de que el mismo director interviene dentro del filme, preguntando a los actores por qué hacen lo que hacen. Y el camarógrafo cambia de posición y se acomoda, mientras la segunda cámara filma la escena.

swissinfo.ch: ¿Qué está pasando en esta película?

Nicolás Pereda: La ficción es solo un pretexto que me doy para descubrir qué piensan los actores sobre ciertos hechos.

swissinfo.ch: Usted ha filmado dos veces la misma película; la primera parte es ficción, y la segunda, documental.

N.P.: Sí, la segunda parte explica la razón por la cual filmé la primera. En la segunda, se muestran cuáles fueron las herramientas del documental para reconstruir la primera parte.

swissinfo.ch: Pero aquí no se entiende quién es el padre o la madre, ni de quién son los hijos… Hay una gran confusión...

N.P.: Quiero mostrar cómo todo es complicado en la realidad. Nosotros no podemos saber a dónde vamos, son los actores quienes nos guían.

swissinfo.ch: ¿No sigue usted una línea narrativa?

N.P.: No, los problemas no se resuelven gracias a lo que pensamos, es la cotidianidad la que acomoda las cosas, para bien o para mal. Esto sucede en la realidad y quiero que suceda en mis películas.

swissinfo.ch: ¿Qué es lo más importante en un filme?

N.P.: Son los elementos vivos, los actores. Ellos no son colores, ni palabras, y yo no soy un pintor o un poeta. Soy un cineasta que trabaja con una materia viva, pulsante. Ni yo mismo sé qué es lo que tendría que pasar, pero seguramente todo se va a arreglar.

swissinfo.ch: ¿Es como si su cine fuera experimental?

N.P.: No, es cine documental, acciona dejando que una cosa sea lo que es. Mi cine quiere ser un documental de observación con figura de ficción.

swissinfo.ch: Entonces, ¿no existen personajes ni una línea a seguir?

N.P.: No, los personajes son como son los actores, yo les digo: éste es el juego de ser tú mismo dentro una ficción, porque lo que yo quiero, finalmente, es entender quién es la persona que está en la pantalla.

swissinfo.ch: Es como partir desde un no saber, comenzar sin saturar con expectativas, filmar sin conocer toda la historia de antemano…

N.P.: Exactamente, el filme es como la vida, no sabes por qué haces una cosa, aunque pretendas saberlo, aunque te des razones.

swissinfo.ch: Si no se conoce la historia, ¿qué se pretende narrar?

N.P. Las relaciones que se establecen ahí. No se narran las cosas linealmente, según causa-efecto, porque eso es falso. O quizás no sea falso, pero nosotros no tenemos conocimiento de ello.

swissinfo.ch: Finalmente, todo ello puede resultar caótico...

N.P.: No se puede prever todo, o controlar todo...Hitchcock es interesante, me gusta, pero a veces me molesta, parece un titiritero... Yo al actor no le doy emociones, le digo pasó esto, le doy hechos. Las emociones las pone él, y entonces yo me pongo a mirarlo.

‘Polvo’

La película de Julio Hernández Cordón, una coproducción de Guatemala, España, Chile y Alemania, los dos protagonistas han perdido a sus respectivos padres, víctimas del clima aterrorizador en el que el país vivió durante la larga guerra civil (1960-1996).

Uno de los hijos, Ignacio, de 30 años, parece tranquilo, pero somatiza la angustia que lleva dentro con una alergia pulmonar al polvo. Y qué va a hacer Ignacio, si todo es polvo en ese lugar, salitre y tierra que se mete en los ojos, que enferma y que mata.

De hecho, el segundo protagonista, Juan, un joven violento que intenta controlarse con ayuda de la religión -sin lograrlo-, tratará de suicidarse comiendo tierra a granel después de cometer su delito. Mas la vida continúa, de ella no podemos escapar tan fácilmente. Al final cada uno tendrá que responder por sus acciones.

Fin del recuadro

Carte Blanche

Leonardo García Tsao ha sido invitado a Locarno como moderador de ‘Carte Blanche’, sección que muestra producciones en fase de elaboración y que este año está dedicada a México.

“Existe en Latinoamérica una buena producción”, afirma el  crítico cinematográfico del diario mexicano La Jornada y ex director de la Cineteca Nacional. "Por ejemplo, en México se producen 70 películas al año. Hay mucha sangre nueva, pero el cine necesita el apoyo de las instituciones".

"Se están haciendo cosas interesantes: cine político, como Colosio, el asesinato, de Marina Stavenhagen, o algunas películas sobre el narco: El infierno, de Luis Estrada, o Miss bala, de Gerardo Naranjo. Hay que aprovechar que ahora que estamos en democracia, la censura es menos intolerante que antes”.

Fin del recuadro


Locarno, swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes