Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Retrospectiva en Berna Antonio Saura: Un pintor mayor del siglo XX

"Perro de Goya", Antonio Saura (1985), en Kunstmuseum de Berna.

(Succession Antonio Saura 2012)

El prestigioso Kunstmuseum de Berna propone la mayor retrospectiva realizada hasta hoy de la obra de Antonio Saura. Esta abarcadora muestra permite descubrir más de 200 obras del artista de Huesca. Marina Saura, hija del pintor, presentó a swissinfo.ch la exposición en una exclusiva visita guiada.

En la conferencia de prensa previa a la inauguración de la exposición que puede visitarse hasta el 11 de noviembre, el comisario Cäsar Menz no dudó en afirmar que “Antonio Saura es, junto a Pablo Picasso y Joan Miró, el tercer pintor más grande del Siglo XX español”.

La mencionada conferencia fue igualmente la ocasión de desvelar un imponente catálogo, y varias publicaciones de, y acerca de, Antonio Saura. Por su parte, Olivier Weber-Caflisch comentó: “Saura no fue solo pintor, sino que escribió numerosos libros y ensayos, además de destacar como ilustrador”.

Y es que Weber-Caflisch es el otro comisario de la muestra y responsable de la Fundación Antonio Saura, cuya sede se encuentra en Ginebra. Esta institución contiene la mayor biblioteca disponible sobre el artista, se ocupa de administrar su legado y de producir un catálogo razonado de la obra del pintor de Huesca.

De hecho, Suiza no es solo la sede de la Fundación Saura, sino que es también el país donde una importante parte de la obra de Antonio Saura se encuentra en manos de coleccionistas privados, y es también el domicilio de Marina Saura.

La hija del pintor, que vive igualmente en Ginebra, se ofrece al cronista para una exclusiva visita guiada de la exposición presente en el Kunstmuseum.

Una guía de lujo

Marina Saura comienza mostrando las primeras salas, que presentan los inicios de la carrera de Antonio Saura, que ella define como su “prehistoria”.

“En su adolescencia, mi padre pasa mucho tiempo enfermo y en cama a causa de la tuberculosis”, explica Marina Saura. “Entonces, toda su experiencia del mundo le llega a través de sus lecturas. Pero en los años 50 viaja a París, donde entra en contacto con André Breton y el círculo de los surrealistas”.

Una participación en dicho movimiento artístico que no duraría mucho, pues el pintor español continúa experimentando y buscando su propia voz. En estas primeras salas son evidentes las influencias de otros artistas como Man Ray o Max Ernst, pero a medida que la visita avanza, los modelos se hacen menos obvios.

“A partir de los años 50 mi padre desarrolla un lenguaje propio, único e irrepetible, que podemos ver bien reflejado en su ciclo de pinturas conocidas como “Damas” y que muestran la evolución de su estilo”, confirma Saura.

Es así que todo un muro expone al visitante a estas mujeres y los cambios operados en la mirada de Antonio Saura a lo largo de las décadas. “Son todos cuadros que he visto de pequeña en casa. Cada tela me produce numerosos recuerdos personales”, rememora nuestra guía de lujo.

“De hecho, las mujeres han sido siempre el mayor centro de interés de mi padre. Tanto en el arte como en la vida”, comenta con un guiño Marina Saura. Pero en un tono más serio añade: “De hecho, a mi padre no le interesaba tanto la belleza, sino la intensidad. Es por eso es que sus “Damas” son tan tremendas”.

La utilización del espacio

Al llegar a la gran sala central, explica que este espacio, “contiene todas las etapas de la carrera de Antonio Saura: sus damas, sus multitudes o sus crucifixiones, inspiradas en la obra de Diego Velázquez”.

En la sala dedicada a las “Multitudes”, Marina Saura se detiene y se muestra conmovida de forma especial. “Esta es una sala que me emociona y me hace pensar casi en una experiencia mística”, confía a swissinfo.ch.

“Y es que la gran preocupación de mi padre, como la de todos los grandes pintores de la Historia, fue siempre la investigación sobre la utilización del espacio”.

“Otra constante en la obra de mi padre es la mirada. Los ojos. Piense que si a una masa informe le hacemos dos agujeros, ya tendremos la sensación de estar siendo observados”, continúa explicando esta española de Ginebra.

En otras salas del Kunstmuseum podemos ver desde “collages” a trabajos realizados a partir de fotografías tomadas en el Muro de Berlín, cómics o piezas varias de técnica mixta, hasta llegar a las “Crucifixiones” y los “Perros de Goya”, casi al final del recorrido.

En estos “perros”, Saura parte del legendario cuadro de Goya para desarrollar sus propias lecturas. Un ejercicio que realiza igualmente a partir de los retratos de Dora Marr pintados por Pablo Picasso, quien fuera uno de sus modelos de juventud.

¿Y cuáles son las obras con las que la hija de Saura se siente más identificada? “Es una pregunta difícil, pero personalmente considero que los periodos más interesantes del trabajo de mi padre son el final de los años 60 y su última época”

¿Algunas palabras sobre esta muestra, que sirvan de resumen? “El gran interés de esta gran exposición es que es la primera gran retrospectiva del trabajo de Antonio Saura. De hecho, su obra nunca pudo ser vista unida y en tal extensión. Agradezco de todo corazón a Suiza que haya hecho posible esta gran exposición y haga una tal apuesta por la obra de mi padre”.

“Ahora espero que este trabajo pueda ser visto también en España, aunque aún estamos en negociaciones al respecto y no hay nada definido. Pero de momento viajará a Wiesbaden, Alemania”, aclara Marina Saura.

A modo de conclusión, se impone una última pregunta a la hija del gran artista español. ¿Qué siente al ver esta muestra, a título personal? Tras reflexionar un instante, Marina Saura comenta: “Siento una inmensa alegría al ver que la obra de mi padre ha conseguido vivir y superar las barreras del tiempo. Me honra mucho poder ver aquí reunido en Suiza el resultado de tantos esfuerzos”.

Fundación Archivo Antonio Saura

Esta institución tiene su sede en Ginebra, Suiza.

Fue creada en el año 2006 con el objetivo de garantizar la difusión de la obra de Antonio Saura. Gestiona igualmente sus archivos y se ocupa de la presentación de los trabajos.

La Familia Saura proporciona a la Fundación la integralidad de los archivos y bibliotecas del artista, las cuales están a disposición de investigadores, comisarios y periodistas.

La Fundación ha publicado trece libros que presentan los escritos de Antonio Saura y que representan todos los aspectos de su obra.

La Fundación y Archivo Antonio Saura ha sido declarada “de interés público” por la Confederación Helvética y por la Ciudad de Ginebra.

Fin del recuadro

Antonio Saura

Nace en Huesca, España, en 1930.

Pasa su infancia postrado a causa de la tuberculosis.

En 1946 pinta su primer cuadro, producto de una alucinación.

En 1950 realiza su primera exposición, y en 1952 viaja a París.

Entre 1954 y 1955 participa del movimiento surrealista, tras conocer a André Breton.

En 1959 realiza su primera exposición individual en la Galería Rodolphe Staedler de París y participa en la Documenta de Kassel.

En 1960 recibe en Nueva York el Premio Guggenheim y en 1961 expone por primera vez en la ciudad americana.

En los años 60 le llega la consagración y presenta su obra en Argentina, Holanda, Brasil

En 1965 y 1967 destruye 200 de sus telas.

Participa en la IV Documenta de Kassel.

En 1979  se realiza la mayor exposición de su trabajo en el Stedelijk Museum de Amsterdam. La muestra viajaría luego a Düsseldorf, Madrid y Barcelona.

Muere en 1998 en Cuenca, España.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes