Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fortaleza Munot La campanera de Schaffhausen vela por la ciudad

Schaffhausen es custodiada por una mujer. Es la primera vez en la historia de la fortaleza de Munot, emblema de la ciudad más septentrional de Suiza, situada en la frontera con Alemania.

Desde hace dos años, Karola Lüthi es la guardiana de MunotEnlace externo. Es una mujer de cincuenta años plena de vitalidad. “Desde hace 20 años quería realizar este trabajo. En ese momento no era fácil. ¿Una mujer? ¡Nunca!", narra desde la mesa en el apartamento de la torre. Pero hace tres años vio un anuncio para el puesto de “guardián de la fortaleza de Munot”. Habló con su marido porque se buscaba una pareja. “Presenté la candidatura del siglo porque quería absolutamente este trabajo”. Y sucedió: Fue seleccionada entre 80 aspirantes.

El orgullo de Schaffhausen

Munot fue construida en el siglo XVI como fortaleza y es el punto de referencia de Schaffhausen. Domina la pequeña ciudad desde las alturas. Sin embargo, ya en la época en que fue erigida era considerada como una construcción obsoleta desde el punto de vista militar. Se utilizaba para la vigilancia de la ciudad en casos de ataques o de incendios. El guardián de Munot, que vivía con su familia en el apartamento de la torre, tenía una vista panorámica en todas las direcciones y debía tocar la campanaEnlace externo para dar la alarma en caso de peligro. Además, cada noche a las 21 horas, la echaba al vuelo durante un cuarto de hora. Al final de los tañidos, las puertas de la ciudad eran cerradas. Las tabernas cerraban también y la gente tenía que irse a casa. La quietud envolvía a la ciudad.

El ritual de cada noche

Incluso hoy, Karola Lüthi toca la campana todas las noches a las 21 horas, durante cinco minutos. Ese ritual se ha convertido en un hábito para la gente de Schaffhausen. “Después del toque hay que ir a la cama”, dicen los padres a los niños. Para la pareja Lüthi se trata de una tarea de 365 días por año. Eso significa planificar con mucha antelación las vacaciones y las idas al cine.

Deberes y placeres

Por supuesto, las labores de la guardiana de Munot son muy variadas: Cuidado y mantenimiento de las instalaciones, alimentación de los ciervos que viven en los alrededores, visitas guiadas para los numerosos visitantes y preparación de los actos culturales organizados por la Asociación MunotEnlace externo. “Trabajo 40%, mi marido 20% y 1% extra por la campana”, bromea Karola Lüthi. Gesticula con las manos mientras nos habla de su permanente interés por la historia y la manera en que vivía la gente antiguamente.

“Estamos muy aislados aquí arriba, eso debe sentar bien”. Otrora, no era bien visto que el guardián de Munot paseara por la ciudad. Se suponía que debía permanecer en la torre cumpliendo con su deber. Hoy, ya no es así, señala Lüthi. Los habitantes de Schaffhausen le dan la bienvenida y se complacen de que una mujer vele por la ciudad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes