Johanna Spyri, una célebre desconocida

El personaje Heidi regresa a la actualidad suiza este verano con ocasión del centenario de la muerte de su autora, la zuriquesa Johanna Spyri. Durante esta semana estamos siguiendo las huellas de "la niña de los Alpes". Hoy recordamos la vida y la personalidad de su "mamá" literaria.

Anónimamente, a finales de 1879, un editor alemán recibe la obra "Heidi's Leer- und Wanderjahre".El libro se publica y tiene rápidamente un enorme éxito. La autora, una zuriquesa de 52 años, Johanna Spyri, se iba a convertir, gracias a Heidi, en uno de los principales autores para la juventud de la literatura mundial.

Curiosamente, no se conoce en realidad a Johanna Spyri. El éxito de la heroína, en esta caso Heidi, eclipsó casi completamente a su creadora. Además, los biógrafos de Spyri han intentado durante mucho tiempo identificarla con sus personajes y, en particular, con la protagonista. Pero desde hace unos veinte años, la imagen de la escritora se ha hecho más precisa y auténtica.

Una madre poetisa

Johanna Spyri nació en 1827, en Hirzel, una aldea situada en las alturas que rodean el lago de Zúrich. Su padre, hijo de campesinos, era médico. Su madre, hija de pastor protestante, era conocida en el mundo de habla alemana por sus poemas piadosos. En un animado ambiente familiar creció Johanna. Porque además de sus dos hermanos y tres hermanas, la mansión familiar albergaba también a dos tías y dos tías-abuelas. Sin contar a los pacientes que su padre acogía regularmente.

Para sus estudios, Johanna fue enviada a Zúrich y después pasó un año en Yverdon, en la Suiza de expresión francesa. Se casa con el abogado Johann Bernhard Spyri, seis años mayor que ella, y la pareja se instala en la ciudad de Zúrich, en 1852. Tres años después, Johanna da a luz a su único hijo, Bernhard Diethelm.

Diez años de depresión

Comienza entonces el periodo más sombrío de su existencia. Visiblemente, la maternidad no la llena. Incluso le produce un sentimiento de culpabilidad y la sumerge en una depresión que durará diez años. Su esposo, mientras tanto, está acaparado por su carrera. Además del trabajo como abogado, Spyri es redactor del diario "Eidgenpössischen Zeitung". En 1868 se convierte en un personaje público al ocupar el puesto de escribano forense de la ciudad.

Johanna vive entonces la existencia de una mujer de la sociedad zuriquesa, en una ciudad que la industrialización transforma y desarrolla rápidamente. Establece un intenso contacto con el medio intelectual y cultural de la ciudad, sobre todo con la familia del gran escritor Conrad Ferdinand Meyer. Su esposo es uno de los mejores apoyos que tiene Richard Wagner, durante la larga estadía del músico alemán en Zúrich.

La biblioterapia de Johanna Spyri

En 1871 Johanna Spyri comienza a escribir y publicar sus trabajos. Tiene entonces 44 años. Una actividad que sin duda le ayuda a superar sus sufrimientos físicos. "Se podría hablar de una biblioterapia. Johanna escribe para vencer sus problemas y sus estados sombríos", señala Denise von Stockar, del Instituto suizo de literatura para la juventud.

El reconocimiento público llegará rápidamente y después el éxito, tras la publicación de Heidi. Pero en 1884, Johanna es duramente golpeada por el destino. Uno tras otro mueren sus seres queridos: su hijo (gravemente enfermo durante varios años) y su esposo. Para ella se abre entonces un periodo extremadamente fértil en el terreno literario.

Sorprendida por el éxito

Denise von Stockar la compara con la condensa de Segur, en Francia. "Como ella, Johanna Spyri fue primero hija, madre y esposa. Su escritura era su pasatiempo, al que se consagra, sobre todo, tras la muerte de su esposo y de su hijo. Y como ella se sorprende de su propio éxito". Pero si la vida de la autora de Heidi no es realmente un modelo para las feministas, no ocurre lo mismo con los personajes de sus escritos.

"Hay mujeres, sobre todo en el libro "Heidi", capaces de crear un mundo opuesto al mundo de poder y económico de los hombres. Una imagen que se repite en el feminismo protestante, por ejemplo en la Suiza de expresión francesa", comenta Denise von Stockar.

Hasta su muerte, el 7 de julio de 1901, en Zúrich, Johanna Spyri escribió una treintena de obras. Sin embargo, su celebridad mundial se la debe a un solo personaje: Heidi, la niña de los Alpes.

Pierre Gobet, Zúrich



Enlaces

×