Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Keith Jarrett y Chick Corea seducen en Montreux


Chick Corea en el 'Miles Davis hall' en Montreux. (Keystone)

Chick Corea en el 'Miles Davis hall' en Montreux.

(Keystone)

El legendario pianista de jazz americano, Keith Jarrett protagonizó una gran velada el domingo en Montreux. Acompañado del bajista Gary Peacock y del baterista Jack DeJohnette, el genio de las teclas puso en pie a un Auditorio Stravinski entregado.

Otra figura, Chick Corea, demuestra que la presente edición del festival es una de las más jazzísticas de los últimos años.

Fue una noche para el recuerdo y, sin duda, de lo mejor que se ha visto en lo que va de la presente edición del Montreux Jazz Festival. Y es que ver en carne y hueso a Keith Jarrett es ya de por sí un raro privilegio.

El pianista nacido en Pensilvania es poco dado a la publicidad, no se prodiga en entrevistas en los medios de comunicación y sus escasos conciertos se pueden apuntar con cuentagotas. A pesar de ello, es una auténtica leyenda viviente desde que en 1975 revolucionará la improvisación para piano con el mítico “The Köln Concert”, disco del que vendería la inusitada cifra de 5 millones de copias.

De hecho, este celebrado pianista goza de privilegios inauditos entre los músicos de jazz. Privilegios que en Montreux sólo están a la altura de una estrella del calibre de Prince. Y es que Keith Jarrett se puede permitir excepciones como no admitir fotógrafos de prensa a su concierto, prohibir al festival que filme o retransmita por pantallas de circuito cerrado su concierto, o que adelante a las 19 horas una cita que, normalmente, es a las 20 hs. El motivo? Que Keith Jarrett desea volver a Niza temprano para dormir en su propia cama.

A todas y cada una de estas inhabituales exigencias se pliega sin quejas el Festival de Montreux. Y a todo esto se suman reglas tales como el público que no esté en la sala a las 19 horas se queda fuera, o que no se puede salir del recinto... ¡ni siquiera para cumplir con las necesidades fisiológicas!

Si a ello sumamos que el Montreux Jazz Festival sólo acreditó a 10 periodistas (incluyendo a swissinfo.ch) para cubrir el evento, se puede hacer una idea de lo extraordinaria que parece ser una cita con Keith Jarrett.

Un concierto magistral

Pero cuando el trío de veteranos (llevan más de 25 años tocando juntos) compuesto por Gary Peacock al contrabajo y Jack DeJohnette en la batería ataca los primeros compases de “Have you met Miss Jones?” todas las excentricidades y exigencias quedan perdonadas por un público embrujado por el piano de Jarrett.

Comenzaba así un concierto en el que hubo lugar para el “blues” y el “swing” en estado puro. Y volviendo a las “rarezas” de Keith Jarrett, una bien conocida de los amantes de la música es que es capaz de interrumpir un concierto si alguien tose o hace ruidos.

Es por ello que las 4.000 personas presentes en el Auditorio Stravinski parecían casi atemorizadas, como niños en misa. A tal extremo que el propio Claude Nobs, fundador y director del Montreux Jazz Festival, debió salir a escena a explicar al público...que ¡aplaudir no estaba prohibido! Parece un chiste, pero no lo es. Si consideramos que las entradas más baratas al concierto costaban la friolera de 200 francos suizos, esta rigidez se antoja algo excesiva. Cosas raras que tiene el genio creador...

Tras una conmovedora balada, que puso los pelos de punta al público, el mítico trío se tomó un descanso para volver a hacer entrega de una segunda hora de jazz de muy alto calibre. Se llegó a los bises y a una conmovedora lectura de “When I fall in love” antes de un musculoso “blues” que puso fin a una noche memorable.

Magos de las teclas

Pero en esta 44 edición del Montreux Jazz Festival, Keith Jarrett no fue el único pianista en cautivar al público. Además del “Imagine Project” del gran Herbie Hancock, que verá la luz el próximo viernes 16, se ha presentado también Chick Corea.

Pero el pianista que fue muy esperado por crítica y público es un joven a quien muchos consideran como el digno heredero de Keith Jarrett. Se trata de Brad Mehldau, quien sedujo al exigente público del festival suizo en su concierto del domingo pasado.

Mehldau se ha hecho mundialmente famoso por sus imaginativas versiones de temas “pop” a los que revisita en clave de un jazz moderno e intimista. En lugar de recrear, como hacen casi todos los pianistas de jazz, temas compuestos en los años 40 o 50, Mehldau se sumerge en el repertorio de nuestro tiempo, y es así que pueden escucharse en su piano temas de Massive Attack o Radiohead. Toda una novedad que ha sido muy apreciada por el público joven, que ha hecho de Brad Mehldau uno de los pianistas de referencia de hoy.

Con Keith Jarrett, Brad Mehldau, Chick Corea y Herbie Hancock, no cabe duda que Montreux ha apostado fuerte este año por el instrumento rey, así como por un cierto retorno al estilo musical que da nombre a la prestigiosa cita de la Riviera suiza: el jazz.

Rodrigo Carrizo Couto, Montreux, swissinfo.ch

Keith Jarrett

Keith Jarrett nace el 8 de mayo de 1945 en Allentown, Pensilvania
Comenzó su carrera profesional acompañando a Art Blakey, Charles Lloyd y Miles Davis. Posteriormente, comenzó a experimentar con el piano eléctrico y formó sus propias bandas como líder.

En 1971 inicia una colaboración histórica con Manfred Eicher, productor alemán y patrón del sello ECM. El fruto de este primer encuentro es el disco de solo piano “Facing You”.

En 1975 grabó en Colonia, Alemania, el que sería uno de los discos instrumentales de mayor éxito de todos los tiempos. Se trataba de “The Köln Concert”, del que se han vendido hasta la fecha más de 5 millones de copias.

Posteriormente, ha grabado discos de improvisaciones para piano solo en Nueva York, París, Tokyo o La Scala de Milán. En Suiza ha grabado el CD “Live in Montreux” en el año 2001.

Hacia el fin de los años 90 se le diagnosticó un “síndrome de fatiga crónica”, que le alejó de los escenarios por una larga temporada. Su retorno al trabajo fue el CD “The melody at night, with you” (ECM) compuesto por “standards” de jazz tocados de manera esencial y despojada.

Keith Jarrett ha sido galardonado en 2003 con la Orden de la Estrella Polar, una de las más altas distinciones del mundo musical, equivalente del Premio Nobel, concedida por el rey de Suecia.



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×