Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Plurilingüismo


El inglés en una Suiza de cuatro idiomas




 ()

El país alpino tiene cuatro lenguas nacionales delimitadas por regiones. La principal es el alemán, seguida del francés, el italiano y en una muy reducida proporción, el romanche. Pero la fuerza del inglés, foráneo, les hace sombra a la hora de aprender un segundo idioma en la escuela, sobre todo al francés y al italiano en las aulas de la parte germanófona.

La idea de que el inglés se esté transformando en la lengua franca en detrimento del francés y el italiano suscita con regularidad debates mediático-políticos. Las minorías helvéticas reiteran que se trata de la defensa de la cohesión nacional, en un país compuesto por cuatro grupos lingüísticos distintos.

La discusión se ha avivado desde hace ya varios años. Un fuego encendido ya en 1999 por el cantón de Zúrich, donde se habla alemán, que decidió de dejar de lado al idioma hermano, el francés, para enseñar el inglés como primer idioma después del local en sus escuelas.

Una decisión que se extendió como una mancha de aceite hacia casi todos los cantones de la parte germanófona de Suiza, la mayor parte del territorio helvético del lado oriental.

Actualmente, el francés se enseña antes que el inglés solamente en tres de los 17 cantones cuyo idioma local es el alemán. Se trata de los semicantones de Basilea-Ciudad, Basilea-Campo y Solothurn.

No toda la economía habla inglés

Un modo de ceder a las presiones de la economía globalizada. Pero si se observa bien, la realidad del mundo económico helvético es mucho más heterogénea que el discurso tajante de las estadísticas y del sector de los grandes patrones empresariales.

Si bien el inglés progresa, “los temores de verlo dominar la economía del país no parecen confirmarse”, indica a swisinfo.ch Raphaël Berthele, profesor del Instituto de Plurilingüismo de la Universidad de Friburgo.

La importancia del inglés difiere considerablemente de acuerdo a los sectores de actividad referidos, advierte Berthele, quien acaba de efectuar una investigación en Suiza en el marco del proyecto internacional Langage Rich Europe (LRE).

“En las grandes empresas, los cuadros apuestan por el inglés, pero en el interior de esas mismas empresas se hablan varios idiomas. Existen grupos de trabajo mixtos, con miembros que hablan diversos idiomas y que se comunican entre ellos en esa diversidad de idiomas”, afirma Georges Lüdi, profesor de la Universidad de Basilea, quien también realizó un estudio sobre idiomas en la economía helvética. Y a esto se suma el hecho de que en numerosas pequeñas y medianas empresas, sector mayoritario la economía suiza, se utiliza una sola lengua, y es la local.

“Las estadísticas muestran ciertamente una disminución del número de alumnos que estudian el francés en la escuela obligatoria, pero no hay cifras sobre las competencias lingüísticas de la gente en general. Sería necesario realizar estudios más detallados sobre los idiomas utilizados en el trabajo”, comenta Lüdi, autor de muchos estudios sobre el multilingüismo.

Muchas personas aprenden otros idiomas en el marco de su formación continua y el fenómeno de intercomprensión aumenta, es decir, “aquellas personas que reconocen varios idiomas y logran incluso hablarlos, o al menos, comprenderlos, sin haberlos estudiado en clases”, recuerda Georges Lüdi.

El inglés, predominante en la universidad

Por otro lado, el idioma inglés se extiende mucho en las universidades y en los politécnicos nacionales. “Sobre todo en ciencias, en los niveles  de maestría o doctorado”, señala Raphaël Berthele. “Pero no se puede definir si se trata de un problema, pues es una cuestión de puntos de vista”.

Para el profesor Lüdi, es incontestablemente un problema: “Las ideas, las filosofías del pensamiento, las interpretaciones difieren de acuerdo al idioma. La lengua materna (aquella que se domina mejor), tiene una enorme importancia para comprender las ciencias con profundidad. Por ello, el Fondo Nacional Suizo de la Investigación Científica promueve una ciencia multilingüe. Es importante saber inglés, pero también otros idiomas”.

El italiano no resulta tan sexy

El conocimiento de otros idiomas no nacionales en Suiza va en detrimento del italiano. La erosión del tercer idioma nacional en otras regiones lingüísticas helvéticas parece inexorable, y esto incluye su relación también con los idiomas hablados por los inmigrantes, en particular, en el caso del español. Un proceso que se revela no solo en la enseñanza básica, sino en todos los sectores estudiados en el marco del Langage Rich Europe.

Pero el italiano tiene una gran vitalidad en su territorio, en el cantón del Tesino, precisa el experto. Efectivamente, en esa zona se registra la mayor asimilación del italiano entre aquellos cuya lengua materna es otra que la local, a tal grado de que hablan italiano también en casa. “Por el contrario, los italófonos que viven en la parte germanófona de Suiza tienen mucho menos tendencia a integrar el alemán o alguno de los dialectos locales de raíz alemana en su vida cotidiana”.

Para favorecer la competitividad

Con sus cuatro idiomas nacionales y todos aquellos de la inmigración, Suiza posee un patrimonio lingüístico envidiable. Si lo utiliza de modo eficaz, puede convertirse en un instrumento de bienestar y de cohesión. Para ello se requiere de voluntad para elaborar una estrategia plurilingüística.

El Langage Rich Europe podría facilitar esa orientación. El Consejo Británico (British Council) -organización internacional para la educación y las relaciones culturales-es el precursor y coordinador de este proyecto, cuyo objetivo es desarrollar y favorecer las políticas y las prácticas multilingüísticas en Europa.

Este estudio “aporta una nueva dimensión al desafío: una comparación entre los diversos países y regiones”, comenta Georges Lüdi. Se trata de la “primera investigación transnacional completa sobre las políticas y prácticas del multilingüismo en Europa”, precisa Verio Pini, consultor de la Cancillería Federal para las prácticas lingüísticas.

Idiomas en Suiza:

Alemán: 63,7%

Francés: 20,4%

Italiano: 6.5%

Romanche: 0,5%

Idiomas foráneos: 9,0%

(Fuente: censo suizo 2000)

Langage Rich Europe

Este proyecto en red analiza y compara las políticas y las prácticas de los idiomas calificados como nacionales, extranjeros, regionales o minoritarios en 18 países de Europa, incluida Suiza.

De abril de 2011 a abril de 2012, los investigadores de cada país miembro del proyecto reunieron y estudiaron los datos relativos a la enseñanza de idiomas desde la institución maternal a la universidad, así como en los medios, las empresas, los servicios y los espacios públicos, además de los documentos de datos oficiales.

Un documento de consulta fue presentado y discutido por primera vez en Suiza el 23 de mayo pasado en la Universidad de Berna y, hasta finales de junio será evaluado en otros países.

Los resultados serán publicados durante la primera conferencia internacional sobre el tema, que se llevará a cabo en diciembre de este 2012 en Londres.

Una conferencia final se realizará en marzo de 2013 en Bruselas para presentar las recomendaciones a las instituciones de la Unión Europea.

Nueva iniciativa

Una nueva iniciativa para la promoción del plurilingüismo en Suiza fue lanzada en mayo pasado: el Foro para la comprensión lingüística y cultural.  Esta estructura profesional es un centro de competencias que propone varios servicios, consultación y proyectos, pero también contactos, encuentros y propuestas.

En la misma línea, a mediados de junio se presentará un primer dossier intitulado Por un Gobierno suizo que represente mejor la diversidad cultural y lingüística del país.


(Traducción: Patricia Islas), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×