Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Prix de Lausanne 2016 Cuando el maestro contagia su pasión a los bailarines de mañana

Es un lujo que un coreógrafo se desplace al Prix de Lausanne para impartir una clase. Goyo Montero, director y coreógrafo del Ballet de Núremberg, lo ha hecho. “He venido para que los bailarines aprendan correctamente mi pieza”, explica. Un fotógrafo de swissinfo.ch le siguió durante una jornada.

La particularidad del Prix de LausanneEnlace externo es que los profesores de danza corrigen y asesoran a los candidatos en las variaciones contemporáneas que han aprendido en sus países a partir de un vídeo para poder concursar en Lausana.

El ensayo con Goyo MonteroEnlace externo, bailarín español galardonado del Prix de Lausanne en 1994, es muy intenso, enérgico y apasionado. “Hay que elevar el brazo derecho y bajarlo de golpe como cuando estiramos una cinta elástica al máximo y la soltamos de repente”, explica, mientras traduce sus palabras en movimientos para que los jóvenes bailarines entiendan a qué se refiere.

La pieza concebida especialmente para los candidatos del Prix sobre una composición muy moderna y mecánica de Owen Belton se titula ‘Grindling the teeth’. Es la historia de un hombre que intenta alcanzar un objetivo sin conseguirlo y vuelve a intentarlo hasta que se siente la frustración”, explica el coreógrafo español.

La obra dura cinco minutos, pero incluye 30 o 40 movimientos muy complejos. “Es seguramente una pieza complicada, pero los concursantes de Lausana son bailarines de alto nivel. Lo pueden aprender”, asegura.

Para las concursantes, Montero ha creado la variación contemporánea ‘Bow’, basada en la música calma y espiritual de Arcangelo Corelli (1653-1713). “‘Bow’ significa inclinarse, saludar, pero también arco y arco instrumental. Quise utilizar todas estas acepciones en mi obra, como un juego de palabras. Primero, la bailarina se va a inclinar para dar las gracias al escenario, un espacio sagrado para los bailarines, y luego va a moverse como si se transformara en un arco instrumental y, como tal, debe seguir fielmente la música”, explica.

“Estoy muy emocionada”

Al terminar la clase impartida a las candidatas femeninas, Yume Okano, la bailarina japonesa de la John Cranko School, en Stuttgard, confiesa: “He aprendido muchas cosas, los movimientos que ensayaba antes de venir a Lausana eran completamente diferentes. Estoy muy emocionada, porque el señor Montero nos ha mostrado los movimiento para transmitirnos el sentido verdadero de su coreografía”.

Y es que como dijo una vez el propio Goyo Montero: “Para interpretar una pieza contemporánea, los bailarines tienen que ser, ante todo, completamente fieles a los movimientos. Y si en lugar de moverse solamente, intentan dar sentido a los movimientos, entonces emerge lo más íntimo”.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes