Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Como una espina en la política interna suiza"

Un miembro de la comunidad jenich en Suiza.

(Keystone Archive)

El concepto de "gente de viaje' abarca a unas 3.000 o 4.000 personas de nacionalidad suiza que forman parte de las comunidades roma, jenich y sinti, aparente origen del retardo de Suiza para ratificar el Convenio 169 de la OIT.

Kaspar Haller, de la Sociedad en favor de los Pueblos Amenazados -integrante de la coalición Swisspro-ILO169-, aborda el tema en entrevista con swissinfo.

swissinfo: ¿Por qué es importante que Suiza ratifique el Convenio 169 de la OIT?

Kaspar Haller: Una de las razones principales es que Suiza repite constantemente que una de las prioridades de su política exterior es que se respeten los derechos humanos en todo el mundo. Y nosotros creemos que la política exterior de Suiza puede también ganar mayor credibilidad dentro de las fronteras mostrando esa señal simbólica, ratificando este convenio en favor de los pueblos indígenas y tribales.

Además, este convenio es el único instrumento jurídico obligatorio para la protección de las poblaciones indígenas. Y está claro que este instrumento puede ser efectivo si muchos Estados lo ratifican.

Resulta importante que sea ratificado por Estados que en su territorio no tienen propiamente comunidades indígenas, pero son países que como Suiza participan activamente en el intercambio comercial con países que tienen poblaciones autóctonas, en la importación de materias primas como la madera. Por eso se trata casi de una responsabilidad moral jurídica.

swissinfo: ¿Qué cambiaría con su ratificación?

Kaspar Haller: Hay que ser realistas. Se trata de una norma internacional que directamente cambia muy poco el panorama en Suiza.

Es ante todo de una señal simbólica, como lo fue el apoyo suizo a la Declaración para la Protección de los Pueblos Indígenas, este verano, en el nuevo Consejo de los Derechos Humanos de la ONU. Una señal que indica en principio que asumimos que alrededor de 350 millones indígenas existen en el mundo y que hay que defender sus derechos, su desarrollo y su protección.

Hay un segundo factor: Suiza realiza su tarea de cooperación en diversas partes del mundo, por lo que la ratificación del Convenio le permitiría mayor credibilidad.

Conozco la situación con el Programa de Paz en Chiapas, México (PROPAZ), cuyos participantes suizos repiten constantemente lo difícil de su tarea en defensa de los derechos humanos cuando en sus encuentros con las autoridades mexicanas deben admitir que Suiza no ha ratificado el Convenio 169 de la OIT, lo que les resta credibilidad ante un país que sí lo ha ratificado.

La ratificación facilitaría estas tareas de cooperación al desarrollo y a los indígenas les permitiría saber que no están solos, sino que reciben el apoyo desde ese marco jurídico internacional.

Suiza podría reclamar así que esos derechos de los indígenas deben ser defendidos; pero sin haber ratificado el documento carece de credibilidad suficiente.

swissinfo: Hace 15 años entró en vigor este Convenio, ¿Es normal que Suiza aún no lo haya ratificado?

Kaspar Haller: Es normal para convenios como éste que no tienen mucho "lobby" (grupos de interés de cierto poder que los impulsen). Sólo 17 países lo han ratificado, sobre todo en la zona latinoamericana.

swissinfo: La coalición swissproILO169 afirma que el gobierno suizo "no ratifica el Convenio por miedo a reivindicaciones ulteriores a favor de la 'gente de viaje". ¿Qué significa esto?

Kaspar Haller: Es un tema viejo. El Ministerio de Exteriores y otros círculos políticos se congratularían de la ratificación, pero la Secretaría de Estado de Economía (seco) dice que esto resultaría muy caro debido a un problema político interno: la 'gente de viaje'.

Esta gente no se puede declarar como grupo indígena, sino como población tribal. Y entonces podría entrar en los parámetros del Convenio 169.

Si así fuera -dice la seco-, exigirían ciertos derechos al gobierno suizo y provocarían costos adicionales a la administración.

swissinfo: ¿Estamos hablando de los gitanos?

Kaspar Haller: Se trata de los roma, jenich y sinti. El concepto de "gente de viaje' abarca a unos 3.000 o 4.000 personas con la nacionalidad suiza. Este grupo es como una espina en la política interna, ya que la gente teme exigencias adicionales de su parte.

swissinfo: Un temor que la coalición califica como infundado...

Kaspar Haller: Presentaremos en otoño un anteproyecto del informe del gobierno suizo sobre la situación de la "gente de viaje" en Suiza. En él mostraremos que alrededor del 90% de las exigencias que pide esta gente en Suiza ya deberían ser cumplidas en el marco del vigente derecho a favor de las minorías y en contra de la discriminación.

En realidad, ya no hay ningún problema que no pueda resolverse actualmente.

Esta opinión también la comparte la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que visitamos hace dos semanas.

Las cuestiones financieras que argumenta la seco no son ciertas. Un contraargumento es que algunos cantones suizos están muy adelantados en la resolución de este problema, como Sankt Gallen, Friburgo o los Grisones, que solucionan esos conflictos sobre la base del derecho en vigor en sus territorios.

swissinfo: El Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el 9 de agosto pasado, parece haber tenido poco eco en Suiza...

Kaspar Haller: Es un reflejo de la situación de los pueblos indígenas. Pertenecen a los grupos minoritarios. Casi no se les escucha y pocos se comprometen con el tema en el ámbito político. Parece un tema muy lejano, y la ignorancia predomina.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

La 'Gente de viaje'

· Así se denominan en Suiza a los tres grupos gitanos de los roma, sinti y jenich.
· En Suiza viven unos 80.000 gitanos en total, alrededor de 4.000 de entre ellos son suizos.
· En Europa hay unos 12 millones roma.
· Al menos 500.000 roma murieron víctimas del nazismo.
· En Suiza sufrieron estigmatización y rechazo desde principios del siglo XX y durante la persecución nazi.
· Hubo casos en los que las autoridades decidían quitar a los niños de sus padres gitanos para evitar que reprodujeran las conductas "indeseables" que se les atribuían (vagabundaje, robo o promiscuidad, por ejemplo). Cabe decir que estos clichés no han desaparecido del todo.

Fin del recuadro

El Convenio 169 de la OIT

Ratificado por 17 países hasta el momento:
Argentina
Bolivia
Brasil
Colombia
Costa Rica
Dinamarca
Dominica
Ecuador
Fiji
Guatemala
Honduras
México
Noruega
Países Bajos
Paraguay
Perú
Venezuela

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes